Skip to main content

Un dron policial ha conseguido localizar a un delincuente escondido en una cueva durante 17 años

Dron policial

06/10/2019 - 09:15

Las policias de todo el mundo poco a poco van incorporando los drones a su catálogo de herramientas de detención de delincuentes. Y existen pocas más eficientes que un sabueso volador... La policía de Yongshan, en China, ha comunicado que un dron policial ha localizado a un delincuente que llevaba 17 años escondido en una cueva.

La policía china utiliza drones en labores de vigilancia y búsqueda, pues estos dispositivos pueden colarse por lugares en donde los agentes no pueden, o sobrevolar zonas de difícil acceso. Así es como ha capturado a un peligroso delincuente.

Song Moujiang se fugó de la cárcel tras ser acusado de tráfico de personas. Durante 17 años la policía lo ha estado buscando, sin éxito. Hace unos días recibieron un soplo de que había sido visto en un monte cerca de su localidad de nacimiento.

El monte está poblado por un frondoso bosque de difícil acceso, así que la policía utilizó un dron que sobrevoló la montaña por encima de los árboles, en busca de pistas.

Tras cinco horas de rastreo de la montaña, el dron localizó una sospechosa mancha azul entre los arbustos verdosos del interior de la espesura, tal como se puede ver en la foto de apertura.

Los agentes acudieron al lugar y descubrieron que era una especie de refugio en donde había indicios de actividad, y basura doméstica. Se dividieron en tres grupos, que rastrearon el lugar hasta localizar una cueva. Era un lugar de difícil acceso, y tardaron más de una hora en acceder al interior.

 Allí encontraron a Song Moujiang, en una cobertizo que se había construido de apenas 7 metros cuadrados, repleto de basura. Llevaba 17 años escondido sin hablar con nadie, y según el informe policial ha perdido algunas habilidades comunicativas.

Un portavoz de la policía ha reconocido que sin el dron habrían tardado semanas en encontrar al fugado, y posiblemente habrían abandonado la búsqueda antes de localizarlo, porque las pistas que tenían a priori no eran muy sólidas.