Skip to main content

Usos poco habituales del papel de aluminio que te sorprenderán

Rollo de papel de aluminio

Depositphoto

31/05/2021 - 22:15

A pesar de que el papel de aluminio es un producto muy común y está presente en todas las cocinas, lo cierto es que la mayoría de las personas no le sacan todo el partido. Toma nota de estos usos poco habituales que te sorprenderán por su gran utilidad.

El papel de aluminio es un elemento que no falta en ninguna cocina. Se trata de un producto muy versátil que habitualmente utilizamos para envolver bocadillos y otra comida para llevar, para guardar las sobras (aunque esto puede ser peligroso para tu salud y es mejor usar film transparente para este cometido) o para llevar a cabo algunas elaboraciones, como alimentos en papillote, patatas asadas o carne a la barbacoa. 

Pero, más allá de estas utilidades, el papel de aluminio tiene otros usos menos comunes pero igualmente prácticos e interesantes. Tiene muchas más aplicaciones tanto en la cocina como para realizar tareas de limpieza o conversar objetos. 

Si quieres empezar a sacarle todo el partido al papel de aluminio, presta atención a estos usos poco habituales que te sorprenderán:

  • Mantener calientes alimentos y bebidas. Si quieres evitar que se te enfríe el pan o el café, envolverlo en papel de aluminio es una buena idea. El material ayuda a conservar el calor durante más tiempo. 
  • Eliminar la suciedad incrustada. ¿La base de una olla o una sartén necesita una buena limpieza o tienes que limpiar suciedad muy incrustada? El papel de aluminio te puede ayudar, siempre y cuando el material del objeto que quieras tratar soporte la abrasión. Tan solo tienes que arrugar un trozo de papel de aluminio y utilizarlo a modo de estropajo.
  • Pulir la plata. Tu cubertería y otros objetos de plata pueden recuperar su brillo gracias al papel de aluminio. Para ello, forra una olla con papel de aluminio, llénala con agua fría y añade dos cucharaditas de sal. Introduce los elementos que quieras tratar, déjalos dos o tres minutos, enjuaga y seca. 
  • Mantener limpio el horno. Forra la base del horno, la bandeja o la rejilla con papel de aluminio para evitar salpicaduras y derrames. De esta forma, en lugar de limpiar el horno bastará con que retires el papel de aluminio.
  • Afilar tijeras. Corta un trozo de papel de aluminio, dóblalo en varias capas y corta con tus tijeras para afilarlas. 
  • Limpiar joyas. Para limpiar tus joyas, forra un tazón con papel de aluminio, llénalo con agua caliente y pon una cucharada de detergente para la ropa en polvo (no vale con detergente líquido). Deja tus joyas durante un minuto en esta solución y luego enjuágalas y sécalas al aire. 
  • Limpiar la plancha. ¿La base de tu plancha ha vivido tiempos mejores? Si tiene restos de tejido u otro tipo de suciedad, puedes limpiarla sobre un trozo de papel de aluminio.
  • Hacer un embudo. Si necesitas pasar un líquido de un envase a otro, puedes hacer un embudo improvisado con papel de aluminio.