Skip to main content

Mobile World Congress 2019

Moto G5, toma de contacto y primeras impresiones

Moto G5, análisis en la toma de contacto

27/02/2017 - 19:22

El catálogo de los móviles Moto de Lenovo ha recibido la incorporación del Moto G5, el gama media que la compañía acaba de presentar en la ciudad de Barcelona (España) con un precio de salida de 199 euros. Pero nosotros ya hemos tenido la oportunidad de pasar algunas horas con este terminal, y en estas primeras impresiones del nuevo Moto G os contamos desde nuestra opinión qué nos ha parecido este teléfono.

El Lenovo Moto G5 es el sucesor del Moto G4, y es uno de los dos Moto G que la compañía asiática ha presentado en esta ocasión (el otro es el Moto G5 Plus). De esos dos modelos diferentes, el G5 se podría decir que es el más sencillo -y también el más pequeño de los dos-: tiene una pantalla de 5 pulgadas, y sus características incluyen un procesador Snapdragon 430, 2 GB de RAM, una batería de 2.800 mAh de capacidad y un puerto de carga microUSB.

Ahora bien: si habéis leído alguna review del Moto G4, de lo primero de lo que os habréis dado cuenta es de que en este Moto G5 el diseño cambia radicalmente respecto a su antecesor. Este año, para empezar, tenemos una carcasa de metal que sustituye a la simple cubierta de plástico que traía el modelo de la anterior generación. Pero dejadnos que os contemos todo esto -y muchas otras cosas más- en este primeras impresiones del nuevo móvil de Lenovo.

Descubre la tienda oficial de Lenovo Moto en Amazon

El diseño de metal entra en la familia Moto G

El Moto G5 estrena carcasa de metal

Es probable que algunos recordéis el Moto M, el móvil que en su momento se presentó como una especie de Moto G4 Plus camuflado bajo una carcasa de metal. Ese diseño -limitado al mercado asiático, por desgracia-, con una construcción completamente metálica que por fin dejaba atrás el plástico de los Moto G4, era precisamente lo que yo personalmente llevaba tiempo deseando ver en la gama media de Lenovo. Eso por fin se ha hecho realidad: el metal ha llegado a los Moto G.

El Moto G5 tiene un acabado de metal (de aluminio, para ser exactos)... o al menos lo tiene en la carcasa trasera. Es importante destacar este detalle porque, más allá del metal que efectivamente sí hay en la carcasa extraíble, el resto del cuerpo del propio móvil (sobre todo en la parte de los laterales que quedan justo a la altura de la pantalla) en realidad está formado por plástico pintado con efecto metálico. Estaba claro que por menos de 200 euros algo de letra pequeña tenía que haber en el diseño del Moto G5.

A primera vista no es un detalle significativo, y quizás uno no lo vea hasta que no se fije en profundidad en los laterales, pero habrá que ver qué tal aguanta este plástico el paso del tiempo estando en una zona tan expuesta como lo son los laterales de la pantalla. Esperemos que la pintura no se empiece a borrar tras introducir y sacar el teléfono del bolsillo durante cientos de veces.

Los laterales de la pantalla no son de metal; en realidad es plástico con acabado metálico

En cualquier caso, y dejando a un lado este detalle, en mi opinión el cambio del plástico al metal supone un paso adelante que la gama Moto G venía pidiendo a gritos desde hace mucho tiempo. Este paso lo debería haber dado el propio Moto G4, pero aún perdonando en su momento eso ahora mismo ya hubiera sido simplemente inexplicable que el Moto G5 no trajera una carcasa metálica. Lenovo ha acertado.

Guía en profundidad: Consejos para comprar un móvil nuevo

Teniendo como competidores directos teléfonos que de una o de otra forma destacan a todas luces por su diseño -hablo del P8 Lite (2017) o del Galaxy A5 (2017), por ejemplo-, ya iba siendo hora de que Lenovo diera un cambio de rumbo en los acabados de sus móviles más asequibles. El del Moto G5 es un diseño que sin duda dará mucho de qué hablar -tanto para bien como para mal-, pero en ese debate el teléfono de Lenovo al menos ya no parte con la evidente desventaja de tener una construcción de baja calidad.

Por fin el metal ha llegado a los móviles Moto G

Pero incluso más allá del metal, la verdadera sorpresa que trae consigo este nuevo diseño de Lenovo no está en sus materiales de construcción. En el Moto G5 (solamente en el G5, no en el G5 Plus), resulta que la carcasa es extraíble. Es extraíble tanto la carcasa como incluso la batería, y es un detalle que nos ha sorprendido gratamente: pocos fabricantes mantienen la carcasa extraíble en el momento en que se pasan a los acabados de metal.

La carcasa del Moto G5 es extraíble

La forma de retirar la carcasa de este móvil no cambia en absoluto respecto a lo que hemos visto en teléfonos con carcasas extraíbles de plástico. En la parte inferior de la carcasa del Moto G5 (a la derecha del puerto microUSB) encontramos un pequeño orificio, y si introducimos en él la uña veremos que podemos separar fácilmente la carcasa del resto del terminal. Eso nos da acceso a la batería (que también es extraíble, ahí es nada) y a los puertos de la SIM y la microSD.

Qué tipos de tarjetas microSD existen, y cuál elegir para tu móvil

Por cierto, hablando de ranuras cabe destacar que dice Lenovo que en este teléfono podemos introducir tarjetas de memoria externa microSD de hasta 128 GB de capacidad, mientras que la única tarjeta telefónica que se puede insertar en el móvil ha de ser de formato nanoSIM. La salida minijack de 3,5 milímetros, para aquellos que se lo estén preguntando, está en la parte superior del móvil.

Detalle de lo que se ve cuando quitas la carcasa del Moto G5

En cualquier caso, todo lo que podamos decir sobre el diseño desde el punto de vista estético no deja de ser una opinión subjetiva. De lo que sí os puedo hablar de forma más objetiva es de las sensaciones que transmite el Moto G5 en la mano. Para empezar, es un teléfono ligero, y con sus 144,5 gramos de peso puedo asegurar que resulta cómodo de manejar con una sola mano. Tiene las esquinas bastante redondeadas, por lo que no genera molestia alguna cuando está apoyado en la palma de la mano.

El Moto G5 comparado por detrás al lado del G5 Plus

Quizás te interese leer nuestro análisis del Moto Z Play, el móvil modular "barato" de Lenovo

Según las cifras oficiales, las dimensiones de este Moto G5 están establecidas en los 144,3 x 73 x 9,5 milímetros. Para ser un terminal de cinco pulgadas, lo cierto es que es un dispositivo que tiene una longitud un poco por encima de la media (al menos si se compara con el Sony Xperia XA (143,6 x 66,8) o el Google Pixel (143,8 x 69,5)). En cualquier caso, no es una diferencia que se note en la mano: por resumirlo en pocas palabras, es un móvil compacto que en la mano se siente como tal.

El lector de huellas (que ya de por sí es una novedad en este modelo, ya que recordemos que el Moto G4 no lo traía) está ubicado debajo de la pantalla, y funciona a modo de superficie táctil (es decir, no se pulsa, sino que simplemente se apoya el dedo encima). Está en una posición muy cómoda de alcanzar con el dedo, lo que imagino que no es de sorprender para nadie teniendo en cuenta las compactas dimensiones del móvil.

Este lector tiene un diseño más rectangular que el de anteriores generaciones (sobre todo si lo comparamos con el del Moto G4 Plus), y la buena noticia es que por fin Lenovo se ha dado cuenta de que no es buena idea que el lector sobresalga excesivamente por encima de la carcasa. Y tiene una explicación.

Lector de huellas del Moto G5

En lugar de repetir el error del Moto G4 Plus, el lector de huellas del Moto G5 queda más o menos a la altura del panel de cristal de la pantalla. ¿Eso en qué se traduce? En que con este cambio deberían desaparecer los intentos de desbloqueo accidentales que personalmente yo mismo sufrí con el G4 Plus cada vez que introducía la mano en el bolsillo para sacar el móvil.

Detalle de cómo queda el lector de huellas respecto a la altura de la pantalla

¿Qué tal funciona el lector de huellas? Eso es una pregunta que no podremos resolver hasta que hagamos el análisis final del móvil, pero lo que sí os podemos adelantar es que este lector tiene una función que hasta ahora no habíamos visto jamás en un teléfono. En el siguiente apartado, el de "Pantalla", hablamos de esto más a fondo.

Pantalla: 5", Full HD y panel IPS LCD

Pantalla del Moto G5

Desde el punto de vista del tamaño, en el anterior apartado ya os he hablado de las sensaciones que transmiten en la mano las cinco pulgadas de la pantalla del Moto G5. Lo que quiero comentar ahora es un repaso rápido acerca de qué tal se ve esta pantalla, y sobre todo si está o no a la altura de la ya de por sí razonable calidad de imagen que tenía la pantalla del anterior Moto G4 (5,5" Full HD).

Para ponernos en situación, conozcamos en pocas palabras la pantalla de este móvil: cinco pulgadas, panel IPS LCD, resolución Full HD (1.920 x 1.080 píxeles) y 441 ppi de densidad de píxeles en pantalla. La pantalla del G5 Plus, por su parte, es de 5,2" y también Full HD.

Antes de entrar en detalles, es importante empezar diciendo que este año Lenovo ha decidido no repetir la estrategia de los tamaños de pantalla de los Moto G4 y G4 Plus (recordemos que los dos tenían un panel de 5,5 pulgadas); en esta ocasión, el Moto G5 tiene una pantalla más pequeña que la del Moto G5 Plus. Por lo tanto, en esta generación por fin hay un motivo más allá del rendimiento para elegir entre uno y otro modelo.

Esquina de la pantalla del G5

Aún teniendo en cuenta que ha sido muy poco el tiempo que he podido pasar analizando la pantalla del Moto G5, las primeras sensaciones han sido buenas, muy buenas. Es muy atrevido por parte de Lenovo haber incorporado resolución Full HD en un móvil con 2.800 mAh de capacidad de batería, pero si eso después no lastra a la autonomía... bienvenida sea la nitidez de imagen en que esto se traduce. Analizaremos más en detalle la calidad de imagen en la prueba final.

La sorpresa que esconde la pantalla de la que hablamos en el anterior apartado está en los botones virtuales del sistema operativo. Si a alguien se le quedan cortas las menos de cinco pulgadas de pantalla que quedan libres por culpa del espacio que ocupan los botones virtuales de Retroceso, Inicio y Menú, no hay ningún problema: los botones virtuales se pueden ocultar sin tener que renunciar por ello a estas tres opciones de navegación. ¿Y cómo es eso posible?

En esta imagen se puede ver que los botones virtuales han desaparecido de la pantalla

Resulta que el lector de huellas también tiene la capacidad de servir para navegar por la interfaz. Es algo opcional (se activa desde la aplicación de Moto), y funciona por gestos: para ir hacia atrás en la interfaz, pasamos el dedo sobre el lector de huellas desde la derecha hasta la izquierda; para abrir el menú de apps en segundo plano, lo deslizamos de izquierda a derecha. Es una forma muy interesante de no tener que depender de los botones virtuales, aunque requiere tiempo hasta acostumbrarse a su funcionamiento.

De la interfaz propiamente dicha, poco más os podemos revelar además de que la versión instalada de fábrica es la de Android 7.0 Nougat. Poca personalización hemos encontrado más allá de algún pequeño complemento con seña de identidiad de Moto; todo eso lo podéis ver más en detalle en la siguiente galería de la interfaz del Moto G5.

¿Y del rendimiento, qué se puede decir? El Moto G5 incorpora un procesador Snapdragon 430 de ocho núcleos complementado con una Adreno 505 y 2 GB de RAM, lo que a todas luces no es una combinación que busque batir récords en las pruebas de rendimiento. De hecho, hemos hecho una prueba de AnTuTu a escondidas durante la toma de contacto y la puntuación que ha obtenido este G5 lo dice todo: 44.895 puntos, muy por detrás del Oppo R9 Plus (83.156), Meizu Pro 5 (83.732) o Redmi Note 4 (84.154).

Teniendo estas cifras por delante, es normal tener dudas acerca de qué tal se desenvolverá este procesador en un uso cotidiano. Venimos de un Moto G4 que funcionaba con un Snapdragon 617 y 2 GB de RAM, y todos estaremos de acuerdo en que al menos sobre el papel nos esperábamos un mayor salto en la combinación del rendimiento. El análisis final nos dirá la verdad.

Estos fueron los móviles más potentes de 2016 (según AnTuTu)

Pero lo que de verdad es criticable es la elección de los 16 GB de almacenamiento interno. Es cierto que son ampliables vía microSD, y que Android ya está preparado para hacer funcionar al 99% las aplicaciones en la memoria externa, pero no deja de ser un detalle que lastra al Moto G5 en una comparativa cara a cara frente a cualquier otra alternativa del mismo precio. Pensábamos que 2017 por fin sería el año en que dejaríamos atrás las capacidades de 16 GB en los móviles... incluso en los de gama media.

Detalle de la cámara del G5

Para terminar, algunas palabras sobre la cámara. La principal incorpora un sensor de 13 megapíxeles, y las fotografías que hemos podido hacer en interiores nos han dejado con una sensación a medio gas: parece que van por el buen camino, pero hasta que no veamos los resultados en exteriores preferimos dejar en vuestras manos la valoración de las imágenes que podéis ver en la siguiente galería.

Hasta aquí llega nuestra toma de contacto. Nuestra opinión sobre las demás características, las que requerirían una prueba mucho a más a fondo (la batería de 2.800 mAh de capacidad, el diseño que supuestamente repele el agua o la eficacia del lector de huellas), tendrá que esperar hasta que hagamos el análisis definitivo del Moto G5.

Tags:

#lenovo, #MWC

Ver ahora: