Un vecino de La Coruña consigue acceder a Google desde un cajero

Un vecino de La Coruña consigue acceder a Google desde un cajero

Un vecino del municipio de Ames, en La Coruña, ha puesto en riesgo la seguridad de los cajeros al conseguir acceder a Google desde un cajero automático instalado en la calle.

La hazaña la podemos leer en el diario La Voz de Galicia.

El usuario, que prefiere mantener el anonimato, explica que “llegar a Internet desde un cajero no significa piratear el sistema pero deja al descubierto un fallo de seguridad de principiante".

Subraya también que dicho individuo trabaja en el sector del software y que ningún ciudadano sin unos mínimos conocimientos informáticos puede detectar un fallo de esta envergadura.

Un vecino de La Coruña consigue acceder a Google desde un cajero

A través de esta entrevista facilitada al diario La Voz de Galicia, el informático afirma que lo que ha querido ha sido llamar la atención de las instituciones para alertar de los fallos de seguridad que tenemos en dispositivos tan cotidianos.

“Cómo es posible que un sistema que identifica a su usuario mediante tarjetas, pines, códigos y demás herramientas de hardware tenga salida a Internet? ¿Dónde quedan las reglas de seguridad de routers, firewalls y demás tecnologías?” comenta al diario.

El informático que consigue acceder a Google desde un cajero declara además haber llegado a una conclusión: “Todas estas iniciativas están encaminadas a proteger al cajero automático, prestando más bien poca atención a los usuarios.

Los sistemas de pago contactless podrían no ser tan seguros

Desde el diario La Voz de Galicia afirman haber contactado con los diferentes responsables de seguridad de los principales bancos españoles y haber obtenido respuestas como que los cajeros “cumplen los estándares más altos de protección”.

Otro responsable de la seguridad en los cajeros afirma que, aunque consigue acceder a Google desde un cajero “un problema técnico de este tipo no afecta a lo que realmente importa, que son los depósitos de los clientes.

El informático termina señalando que no está en juego el dinero de los clientes, sino que va más allá y que es sobre todo un toque de atención para las empresas ante piratas informáticos con altos conocimientos en ello.

[Fuente: La Voz de Galicia]