Windows 10 supera la barrera del 20% de cuota de mercado

Windows 10 supera la barrera del 20% de cuota de mercado

La oferta de actualización gratuita a Windows 10 desde un sistema operativo Windows 7 o Windows 8.1 con licencia activa acabó oficialmente el pasado 29 de julio, aunque hay usuarios que indican que todavía es posible aprovecharse de ella cambiando la hora de nuestro dispositivo y yendo a la página web de Microsoft.

Mientras tanto, aquellos que reservaron su actualización para no perderla, porque no querían instalar la nueva versión en este mismo momento, cuentan con la posibilidad de dar el salto a Windows 10 en cualquier momento. Con la reserva realizada no hay ningún impedimento, y si así lo quiere el usuario, su licencia se conservará incluso varios años hasta que tome la decisión.

Con el fin de esta oferta la nueva versión de Windows cumple un año de vida desde su llegada a todos los usuarios de forma pública, y durante este tiempo su crecimiento ha sido el más rápido de la historia frente a cualquier otra plataforma. Está claro que la distribución vía Internet lo ha hecho posible, pero aun así es un gran logro.

Alcanzar un 21,13% de cuota de mercado es algo que ninguna otra versión había logrado en un año, y que por ejemplo a Windows 7 le costó el doble de tiempo. Windows 8 por su parte nunca llegó a alcanzar esa cifra, y tampoco Windows Vista aunque en este último caso está bastante claro por qué no (actualmente su presencia es inferior a la de Mac OS X 10.10 o Linux).

 

Uso de sistemas operativos Windows 10

Un año después de su llegada al mercado nos encontramos ante la situación de que Windows 10 ya supera la cuota de mercado conjunta de Windows XP, Windows 8.1 y Windows 8 (esta última representa un 2,09%). Claro está, el gran obstáculo ahora para el que pretende convertirse en la base del futuro de la compañía es Windows 7.

A este ritmo podría tardar otro año más, aunque quién sabe cómo será la evolución de la cuota de mercado de ambos sistemas operativos. Lo que parece estar claro es que antes o después, todos acabaremos usando Windows 10 si realmente es la última versión del sistema operativo, unificándonos bajo una única plataforma y facilitando su soporte, especialmente los jugadores si pretendemos aprovechar las ventajas de DirectX 12.