Skip to main content

Adiós a uno de los grandes: Toshiba deja definitivamente de fabricar ordenadores

Toshiba T1100

10/08/2020 - 09:45

35 años se ha mantenido Toshiba como uno de los fabricantes de ordenadores portátiles más potentes del planeta, hasta que la semana pasada anunció el cese definitivo de su actividad.

Si nos ponemos a pensar en grandes fabricantes de ordenadores portátiles, seguro que entre los cinco primeros enumeramos a Toshiba. Con sus más y sus menos, se ha mantenido durante más de tres décadas como una de las mejores opciones a tomar en cuenta, hasta que con los años acabó por verse superada, algo que sumado a sus circunstancias empresariales ha terminado por que deje definitivamente de fabricarlos.

El pasado 4 de agosto Toshiba lanzó un comunicado en el que anunció que tras los movimientos de participaciones que se han vivido en los últimos dos años, finalmente cesaba su actividad independiente como fabricante de portátiles.

A modo de resumen, en 2018 Toshiba vendió el 80,1% de su negocio de ordenadores a Sharp en un movimiento que tuvo un coste de 36 millones de dólares. Esto también conllevó un cambio de nombre de toda la sección hacia Dynabook. El pasado junio Sharp compró las acciones restantes, por lo que ahora le pertenece todo el área de negocio de Toshiba.

Pero ha sido un largo camino hasta que ha llegado el comunicado en el que se ha anunciado que “Como resultado de esta transferencia, Dynabook se ha convertido en una subsidiaria propiedad total de Sharp”. 

El comienzo de la empresa japonesa en este negocio de portátiles tuvo su primer producto con el T1100, un modelo del que dudaron en todo momento y que llegó con MS-DOS. Para hacerse una idea de todo lo que ha cambiado la industria basta con decir que tenía un procesador de 8 MHz, 512 kilobytes de memoria interna y una unidad de disco flexible de 3,5 pulgadas. La pantalla LCD era en blanco y negro, con resolución de 640 x 220 píxeles. 

En su año de lanzamiento se llegaron a vender hasta 10.000 portátiles por un precio que, al cambio actual, superaba los 4.000 euros. Pero si algo destacó desde el primer momento fue cómo se aceptó en Europa, donde la empresa japonesa siempre encontró un buen nicho de mercado.

Pero los años y la competencia hicieron que Toshiba viviese un auge y caída que, como cuenta The Verge, le hizo pasar de los 17,7 millones de unidades vendidas en 2011 a unas 1,4 millones en 2017. En todo caso, unas cifras que no sorprenden a nadie, tanto por la competencia como por los cambios del mercado.

Puede que haya pasado más de un portátil Toshiba por tus manos y lo cierto es que durante algunos años pocas pegas se le podían poner a sus modelos. Ahora, como tantas marcas y productos en el complicado mundo de la tecnología, ha cerrado, pero ha sido un camino largo y con numerosos éxitos.