Skip to main content

No todos se alegran de la desaparición de Flash: en Sudáfrica van a seguir usándolo con un navegador propio

firefox adobe flash

27/01/2021 - 10:30

Cuando desaparece una herramienta que ha sido muy utilizada pueden surgir problemas y en Sudáfrica seguirán usando Adobe Flash Player con un navegador propio.

Hace poco os informamos que Adobe Flash Player ya forma parte de la historia tras desaparecer de los mismos servidores de la empresa y ser eliminado en los navegadores, pero quizá no sea cierto del todo. En Sudáfrica han decidido seguir utilizándolo, al menos durante un tiempo.

Aunque desde hace más de un año sabíamos que Flash desaparecería de nuestras vidas y que esto pondría fin a muchos de los problemas, no todos han realizado la transición. Bien sabemos que en ocasiones los gobiernos sufren problemas con algunas herramientas, en España ocurre con certificados digitales que solo se pueden usar en Internet Explorer y Microsoft Edge, y en Sudáfrica está ocurriendo algo similar.

South African Revenue Service (SARS), el servicio para la gestión de los impuestos, va a seguir utilizando Flash al no haber actualizado el sistema, pero como los navegadores rechazan esta tecnología en la actualidad, han decidido crear su propia versión basada en Chromium, según informan en Input.

Al no ofrecer una alternativa a Flash, los ciudadanos no pueden gestionar sus declaraciones: los formularios están inactivos y no se guarda la información. Ante esta situación, en el South African Revenue Service han decidido que lo mejor era crear un navegador, no actualizar sus sistemas.

Sin duda, esta es una opción llamativa por el trabajo que supone, mucho más que actualizar sus páginas, pero el navegador está listo para ser descargado, solo es compatible con Windows y únicamente permite acceder a la página del SARS. Afortunadamente para los ciudadanos, parece que no han surgido problemas una vez se ha lanzado.

Cabe pensar si este tipo de medidas incrementan aún más la temida brecha digital que se sufre en la sociedad. Descargar un nuevo navegador, instalarlo, seguir las instrucciones que han publicado... Seguramente estará resultando un quebradero de cabeza para muchos el poder realizar sus gestiones administrativas.

Seguramente, pronto actualizarán sus páginas y eliminarán definitivamente Flash del sistema, pero como anécdota no deja de sorprender: el camino que han tomado resulta impactante porque delata gran improvisación y haber elegido la opción más enrevesada.