Logo Computerhoy.com

Intel descubre un original método para detectar el 96% de los deepfakes

Tecnología
Intel descubre un método para detectar el 96% de los Deepfakes, y tiene que ver con la sangre

Los deepfakes empezaron como una broma o como una fantasía sexual, pero han terminado convirtiéndose en un serio problema.

La compañía Intel ha presentado una nueva tecnología llamada FakeCatcher, capaz de detectar cualquier deepfake con un 96% de éxito. ¿Cómo lo consigue?

Un deepfake es una suplantación de la personalidad alterando el rostro y la voz mediante inteligencia artificial. Comenzaron usándose para gastar bromas o en promociones publicitarias, como los tráileres de películas en donde podías poner tu propia cara. Incluso de forma clandestina en vídeos pornográficos en donde se sobreponían rostros de famosos.

Pero con el tiempo los deepfakes se han vuelto tan sofisticados, que son casi imposibles de distinguir a simple vista. Y eso es un problema cuando se usan de forma delictiva, o para violar la privacidad.

¿Cómo detectar los deepfakes?

Hemos visto deepfakes de políticos que dicen cosas que nuncan han dicho, como el vídeo en donde el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, se rendía, o personas que cambian su cara en las entrevistas de trabajo en remoto, o que suplantan el rostro o la voz en llamadas asociadas a estafas y robo de datos.

En este vídeo puedes ver uno de los deepfake más famosos, en donde suplantan la cara de Tom Cruise:

Detectar un deepfake se está volviendo cada vez más complicado, porque incluso usando herramientas de ánalisis de imagen son difíciles de desenmascarar, o requiere mucho trabajo, que facilita la viralización del deepfake.

Pero Intel parece haber dado con la solución. Ha presentado FakeCatcher, una tecnología que detecta el 96% de los deepfakes, incluido los más elaborados.

Para conseguir este porcentaje de éxito se basa en la fotopletismografía, es decir, el estudio del flujo de sangre que recorre la superficie de la piel.

¿Qué es Deepfake?

FakeCatcher busca el flujo sanguíneo en los píxeles del rostro, y compara las señales de múltiples fotogramas. A continuación, pasa las firmas por un clasificador que determina si el vídeo es real o falso, según aparezca o no ese flujo sanguíneo realista.

Lo mejor de esta técnica es que el proceso solo dura unos segundos, así que se pueden detectar deepfakes antes de que se extiendan, o antes de publicarlos.

FakeCatcher, el software de detección de deepfakes de Intel que alcanza el 96% de éxito, puede ser muy útil para evitar casos de estafas, abusos, o manipulación de la información.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Intel, Tecnología

Hoy destacamos

Y además