Skip to main content

Placas solares ante la subida de la luz, cuándo sale rentable el autoconsumo

Placas solares

18/09/2021 - 11:00

Debido, sobre todo, al precio en que se mueve la factura de la luz, el auge del autoconsumo por medio de placas solares ya se está notando, no solo por el interés de las personas hacia este tipo de tecnología, sino porque realmente hay un aumento en las instalaciones. La gran pregunta en todo este tema es ¿cuándo sale rentable? Vamos a explicártelo.

Es cierto que con la subida tan enorme que está dando la luz en España, situándose en record tras record diario, hay mucha gente que empieza a considerar los paneles solares como la manera de ahorrar, aunque la inversión inicial sea sustancial.

También es verdad que hace años todo era mucho más caro y que gracias a los avances en este ámbito, los precios han bajado, pero aun así hay que hacer una primera inversión fuerte para después ver resultados.

Lo que echa para atrás a mucha gente es no saber cuándo se produce ese momento en el que hemos amortizado la inversión y comenzamos a ser autosuficientes en la luz y en dinero, es decir, en el momento en el que realmente ahorramos.

¿Qué son los paneles solares?

Para que entendamos mejor todo lo que engloban los paneles solares, lo mejor es saber que son exactamente. 

Son dispositivos que aprovechan la energía del sol para generar calor o electricidad. Se pueden distinguir entre dos tipos, los colectores solares, que producen agua caliente y suelen ser de uso doméstico, además de los paneles fotovoltaicos, que son aquellos que generan electricidad a partir de la radiación solar que incide en las células fotovoltaicas que lleva el panel.

Paneles solares en una casa

Pixabay

Los colectores solares tienen en su interior un líquido que es el que absorbe la radiación solar, para después pasar al almacenamiento del calor. Esto quiere decir que cuando lo necesitamos, el calor es cedido por el sistema para conseguir que el agua salga caliente.

Los paneles fotovoltaicos constan de un motón de celdas que se llaman células fotovoltaicas, las cuales son capaces convertir la luz solar en electricidad. Esta electricidad se crea gracias a que generan cargas positivas y negativas en dos semiconductores próximos de distinto tipo, lo que hace que aparezca un campo eléctrico que es el que produce la corriente eléctrica.

¿Cuál es la vida útil de unas placas solares?

La vida útil de los paneles solares puede variar dependiendo, como en prácticamente todo, de la calidad de ellos mismos. Aun así, la durabilidad puede llegar hasta los 40 años con un rendimiento garantizado del 80% durante los primeros 25 o 30 años.

A partir de esos años la productividad de los paneles podrían disminuir, aunque existen parámetros como el tratamiento, la calidad de los paneles, el clima y la limpieza periódica que pueden hacer que aumente la vida y el rendimiento.

Normalmente los paneles monocristalinos (sus células se fabrican con silicio de alta pureza) y policristalinos (el silicio fundido se introduce en moldes para conseguir formar las células) son los que confieren una mayor durabilidad gracias a la calidad de sus materiales.

Instalación de paneles solares

Lo primero que debemos saber es el coste que tenemos por instalar estos paneles, para a partir de ahí tener más claro de que inversión hablamos.

Como es normal podemos instalar los paneles en una vivienda unifamiliar o en una comunidad, tendiendo diferencias entre estas dos posibilidades.

Paneles solares

Pexels

Vivienda unifamiliar

A grandes rasgos, la instalación para el autoconsumo en una vivienda unifamiliar que disponga de una cubierta o techo para poder los paneles puede salirle a un coste aproximado de 0,85 euros por watts pico instalado o 1,2 euros por wp en el caso de utilizar baterías. Esto se traduce en una inversión de 4.000 a 8.000 euros aproximadamente.

El número de placas va a variar dependiendo del consumo, pero lo normal es colocar unas 4 o 5 kw. La vida útil suele ser de entre 30 y 35 años y el mantenimiento es sencillo, puesto que con que se realice dos veces al año es suficiente.

La gran ventaja de montar la red solar en una casa unifamiliar es que se puede ir haciendo poco a poco, es decir, según necesidades y presupuesto se podrá ir ampliando poco a poco para no tener que hacer una inversión enorme en un corto periodo de tiempo.

Comunidades

En los edificios con varios vecinos existen dos maneras de hacer la instalación: comunitario o particular.

En el primer caso el autoconsumo sería aplicable al contador comunitario y se podría utilizar solo para ahorrar el gasto de la luz de la escalera, de las bombas de agua, del garaje o del ascensor, por ejemplo. Esto significaría un ahorro sumamente importante en la cuota de la comunidad.

Si lo hacemos a nivel particular porque tenemos espacio para ello y la comunidad da su visto bueno, podemos invertir para nosotros mismos. Pero lo cierto es que no es normal tener tanto sitio, por lo que se podría llegar a un acuerdo con otros vecinos y colocarlo en el techo del edificio para disfrutarlos unos cuantos.

Otra opción es que la comunidad entera se beneficie de los paneles, pero en este caso la inversión es bastante grande y habría que ver si hay espacio suficiente, aunque se puede hacer.

Autoconsumo

El autoconsumo con paneles solares, aunque se denomine de esa manera, no es exactamente así en algún caso, ya que podemos considerar dos opciones.

Existe un tipo de autoconsumo real en el que no hay conexión a la red eléctrica y en el que se utilizan baterías para conseguir acumular energía durante el día para que podamos tener luz cuando no haya sol o este escasee. En este caso el ahorro de la factura que pagamos ahora mismo es del 100%.

Instalando paneles solares

Pexels

Existe otra opción, que a día de hoy es la más común, donde se sigue manteniendo la conexión a la red eléctrica para consumir de ella en los momentos en los que los paneles solares no nos pueden proporcionar energía, ya que no llevan baterías recargables

En este modelo no solo se ahorra dinero principalmente durante el día (horario más caro), sino que incluso se podría bajar el término fijo contratado para que así la factura sea más ajustada. En este caso se sigue pagando factura eléctrica, pero con un porcentaje de ahorro sumamente importante.

¿Cuándo se amortiza la inversión?

Esta es la gran pregunta que todo el mundo se hace cuando quiere montar paneles solares, y no creáis que tiene una respuesta fácil y exacta, porque no es así.

En la rentabilidad y amortización de un proyecto de este tipo debemos tener en cuenta varios factores como son:

  • Precio de los paneles y de la instalación.
  • Vida útil de los paneles.
  • Coste del mantenimiento.
  • Dependencia de la luz eléctrica.
  • Subvenciones que podamos haber recibido.

Lo que está claro es que el beneficio se va a dar como muy pronto a medio plazo, a no ser que la inversión haya sido muy pequeña y solamente para cubrir una parte poco importante de la energía eléctrica que tengamos.

Lo que si es cierto es que, con el precio de la luz actual, la amortización se hace mucho antes y, cuanto más tiempo continúe así, mayor será dicho margen.

Si has optado por el sistema que más se utiliza y tienes paneles solares para las horas diurnas y electricidad para la noche, el ahorro puede ser significativo.

Si una familia consume 9.922 kWh de media (datos del IDAE, Instituto para Diversificación y Ahorro de Energía) y la luz se paga a 0,16 euros KWh (cantidad que se paga ahora mismo en la zona más barata, ya que hoy 14 de septiembre a las 13 horas se va a pagar a 0,33 euros KWh), el consumo anual sería de 1.587 euros, lo que implica que se pagaría casi 133 euros al mes.

Si la instalación cuesta 5.000 euros y nos ahorramos la luz en un 50% del día, al cabo del año dejaríamos de pagar unos 793 euros, es decir, unos 66 euros de ahorro al mes. Esto significaría que entre 8 y 10 años ya tendríamos amortizada la inversión.

Paneles solares

Pexels

Si por el contrario lo que vamos a montar es un sistema para ser totalmente independientes de las eléctricas, debemos saber que ese coste de 1.587 euros nos lo vamos a ahorrar, pero por contra la inversión será mayor, ya que el sistema con baterías recargables cuesta más.

Eso significa que, si tuviéramos que pedir un crédito para colocar las placas solares, podríamos estar en un coste cero en la electricidad, pero con una letra que haría que la amortización fuera real en el momento de dejar de pagar por la financiación. Actualmente 10.000 euros a seis años suelen acarrear un coste de unos 185 euros al mes.

Al tener energía generada por nosotros, el excedente se podrá prescindir de él, almacenar en una batería e incluso verterse a la red para recibir una compensación económica o vender la energía en el mercado eléctrico. Esto lo contempla el Real Decreto aprobado en abril de 2019.

Cuando vendamos energía dependerá de la fluctuación del precio del mercado eléctrico y se le aplicará un 7% procedente del Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica (IVPEE). Por el contrario, la compensación dependerá del valor determinado por la comercializadora y se descontará de la factura de luz.

Todo lo que te hemos contado significa, a nuestro modo de ver, que compensa realizar una inversión en lo que son paneles solares y más si el precio de la luz se mantiene en estos niveles durante mucho tiempo, algo que parece que podría bajar, pero no demasiado, por lo que la energía solar seguirá siendo rentable y amortizable en un periodo más o menos prudencial de tiempo.

Instinct Solar

Instinct Solar

Este reloj deportivo es bastante completo al medir actividades deportivas y cuantificar valores físicos, además de tener carga por energía solar, algo poco habitual en el sector.

Etiquetas:

#Tecnología

Y además