Skip to main content

Poner nombre a una estrella, una estafa "legal" con más de 40 años de historia

Cielo estrellado

Getty

31/10/2020 - 08:00

"¡Nombra a una estrella y haz el regalo más brillante de toda la galaxia!" Son muchas las empresas que ofrecen poner a un estrella el nombre que nosotros queramos a modo de regalo, pero ¿qué es lo que están vendiendo realmente?

Casi todos los presidentes de la historia de Estados Unidos, varios miembros de la familia real británica, Diana de Gales, Marthin Luther King y un largo etc. Apenas quedan famosos en el mundo cuyo nombre no figure en el inmenso catálogo de estrellas de la International Star Registry (ISR).

Esta organización fundada en 1979 fue pionera en lo que se ha convertido en una controvertida costumbre en cumpleaños, Navidades y aniversarios, poner el nombre de un ser querido a una estrella. Un negocio en el que medio Hollywood ha contribuido, pero que se enfrenta a las críticas de la comunidad científica

Es posible que al terminar de leer este artículo sigas pensando que hacerle este regalo a una persona es un gesto bonito y romántico, "lo importante es el detalle" que se suele decir. Sin embargo, antes de gastar tu dinero deberías tener claro qué es lo que realmente estás pagando.

La International Star Registry se fundó en Illinois en 1979 con el objetivo de "poner el cielo a disposición de cualquiera que desee dar un nombre a una estrella que solo ha sido numerada en compendios astronómicos anteriormente". Sus precios van desde los 50 hasta los 200 dólares y con ese desembolso sus clientes reciben un certificado de 12 por 16 pulgadas que indica que incluye el nombre que se le ha otorgado a la estrella, sus coordenadas telescópicas, un mapa del cielo con la ubicación de la estrella indicada y un folleto sobre astronomía. 

Coordenadas o nombres históricos

"Los astrónomos no usan los nombres que asignamos a las estrellas" así lo afirman en la propia web de la ISR. Desde el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC) nos lo confirman: "La Unión Astronómica Internacional (IAU) -y no una empresa o cualquier otra persona- es quien se encarga de asignar los nombres de los objetos celestes". Las estrellas se nombran según sus coordenadas (J0815+4729 o K2-239) y estos son los que usa la comunidad científica en sus trabajos. 

Es verdad que algunas estrellas se conocen por otros nombres más fáciles de pronunciar. Antares, Arturo, Polaris recibieron estos nombres de civilizaciones más antiguas, astrónomos latinos, arabes o griegos que las describían en sus estudios del cielo. También podemos encontrar algunas más modernas como la estrella Cervantes que alumbra a los planetas Quijote, Dulcinea, Rocinante y Sancho, antes conocidos como mu Arae b, c, d y e.

El Planetario de Pamplona y la Sociedad Española de Astronomía consiguieron que la Unión Astronómica Internacional homenajeara la obra del escritor español rebautizando este sistema planetario. Para ello fue necesario conseguir más de 38.000 votos, un 69% del total en un concurso en el que participaron 182 países, no se compraron los nombres. La IAU deja claro en su página web que no es posible comprar una estrella ni pagar para ponerle un nombre

 

Millones de estrellas y algunas con varios nombres

Entonces, ¿qué es lo que ofrece International Star Registry? La compañía se defiende de las críticas de la comunidad astronómica alegando que han creado su propio catálogo de estrellas. Un catálogo sin validez científica, pero que cuenta ya con nueve volúmenes y más de 5.000 páginas llenas de nombres de famosos y personas anónimas y las coordenadas que se les ha asignado en el espacio. 

El catálogo está disponible en la Biblioteca Nacional de Estados Unidos, aún así, la situación es aún más complicada. Tras el nacimiento de esta empresa han surgido otras que ofrecen un servicio muy similar y cada una tiene su propio catálogo. La web española Comprar Una Estrella aclara en su información que "al haber varios proveedores de nombres de estrellas en el mundo, desafortunadamente no podemos garantizar que una estrella, sin importar cuan pequeña sea, solo haya sido nombrada una vez. Las empresas que prometen lo contrario y ofrecen un nombramiento oficial no son fiables".

Medallas, pulseras y todo tipo de recuerdos

Junto al certificado y la información sobre la estrella que hemos "comprado" y "bautizado" se pueden también regalar otros productos como tazas, colgantes, medallas con el nombre y las coordenadas de ese astro regalado. Toda clase de objetos y recuerdos en un negocio que ya lleva más de cuatro décadas y que ha aparecido en películas y programas de televisión. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Patrick Stewart, Pete Buttigieg, and LeVar Burton on Jimmy Kimmel Live March 12, 2020 ⭐ StarRegistry.com 800-282-3333 ⭐ Imagine our surprise to see a star named for Sir Patrick Stewart through International Star Registry. It's an out-of-this-world honor for an out-of-this-world star. There are several stars named for Patrick Stewart, including one named for his 60th birthday on July 13, 2000! Enjoy this edited clip of the show! Star Trek's Captain Jean Luc Picard ______________________________________________________________________________________ #nameastar #buyastar #starregistry #internationalstarregistry #funidea #whosthecaptainnow #gameshow #jimmykimmellive #patrickstewart #petebuttigieg #levarburton #starname #socialdistancing #2020election #livetelevision #television #talkshow

Una publicación compartida de International Star Registry (@starregistry) el

 

Estas compañías se han anunciado en el cine y la televisión durante todos estos años, animando a las personas a comprar sus productos. Escenas románticas en las que el chico le ha puesto a una estrella el nombre de su novia se pueden ver en películas como Un paseo para recordar. También en programas de televisión con millones de espectadores como el talkshow Jimmy Kimmel Live! donde le regalaron por su 60 cumpleaños al actor Sir Patrick Stewart, uno de los certificados de International Star Registry.

Otros regalos espaciales

A raíz de esta clase de empresas nacieron otras como My Sky Moment. Desde su web ofrecen mapas estelares de momentos clave de nuestras vidas. Puedes conseguir el mapa de las estrellas y demás astros que se podían ver en el cielo el día de tu nacimiento o de tu boda. La compañía asegura que utiliza métodos científicos para determinar la posición de las estrellas en ese momento y desde el lugar del planeta en el que se encontraba la persona (el Digital Sky Survey Consortium, el Telescopio Espacial Hubble de la NASA y la ESA), similares a los que utilizan algunas aplicaciones para localizar estrellas en tiempo real desde tu móvil. 

Siempre es una opción mucho más creíble que el de poner tu nombre a una estrella que no pertenece a nadie. Aunque si lo que nos interesa es tener un detalle con una persona querida a la que le interesa el espacio, la mejor opción debería ser visitar el planetario más cercano o un centro de observación y aprender más sobre el universo que nos rodea.