Logo Computerhoy.com

25 aniversario de Computer Hoy: Historia del almacenamiento en la nube, de Megaupload al desembarco de las 'big tech'

Historia del almacenamiento en la nube Dropbox, Google Drive, Megaupload, Microsoft OneDrive

Getty Images

Foto del redactor Abraham AndreuFoto del redactor Abraham Andreu

Redactor Tecnología

La llegada de servicios en la nube como el de Megaupload supusieron un antes y un después en el intercambio de archivos a través de Internet y, a pesar de un inicio turbulento, consiguieron ser parte fundamental de la era digital. Este reportaje se engloba dentro de un serial de 25 hitos tecnológicos que han marcado la historia reciente con motivo del 25 aniversario de Computer Hoy.

Aunque la nube sea un concepto etéreo como tal, su evolución no hubiera sido posible sin el avance de ordenadores con mayor capacidad de procesamiento o de los centros de datos, para dar soporte a la gran cantidad de información almacenada en el mundo digital.

Lógicamente, la referencia es a la nube que forma parte de Internet, un espacio en el que se guardan –casi– todos los datos, desde algunos más sensibles como los bancarios hasta otros como la información de los sitios web.

Fruto de su desarrollo y de la ampliación de sus capacidades, nacieron servicios online como Dropbox o Google Drive, entre otros que han evolucionado para hacer frente a nuevos retos.

Curiosamente, la primera referencia a este concepto surgiría de una carta escrita por Joseph Carl Robnett Licklider, una de las figuras más relevantes de la ciencia computacional durante la década de los 60.

Aquella fue la primera semilla plantada, aunque el verdadero desarrollo llegaría en los primeros años del siglo XXI, con el nacimiento de la Web 2.0, que ofrecía velocidades más rápidas de transferencias de archivos, el punto más importante de los sistemas de almacenamiento en la nube.

Gracias a este, comenzaron a nacer compañías muy variadas enfocadas en estos servicios, como Amazon Web Services (AWS), iCloud, Google Drive, Dropbox o OneDrive, entre otras.

Auge y caída de Megaupload y RapidShare

Durante los últimos 25 años, Internet se ha convertido en un apartado esencial de la vida de numerosas personas, lejos de su concepto originario para compartir información entre investigadores con una red de ordenadores conectados entre sí.

Gracias al lanzamiento de nuevos productos como el iPhone o la creación de aplicaciones especializadas para almacenar datos en la nube, Internet ha propiciado que muchos consumidores confíen en la misma para guardar y compartir sus archivos.

Todo esto ha podido darse gracias a la llegada de la Web 2.0, un término acuñado entre 2004 y 2005 por Tim O'Reilly, dueño de la editorial O'Reilly Media, y que teorizaba sobre las nuevas plataformas y aplicaciones participativas, en lugar de las web rígidas de la 1.0.

Con esto en mente, nació Megaupload el 21 de marzo de 2005, probablemente uno de los sitios más famosos de almacenamiento en la nube por el alcance mediático que tuvo la detención de 2 de sus cofundadores en Nueva Zelanda.

25 aniversario de Computer Hoy: El futuro de las plataformas de streaming se parece cada vez más a la vieja TV

Su éxito, según compartió el FBI en su momento, era apabullante: controlaba el 4% del tráfico total de Internet, tenía más de 1.000 millones de visitas, más de 150 millones de usuarios registrados y 50 millones de visitantes diarios.

 

Ofrecía gran cantidad de capacidad de almacenamiento y contaba con el apoyo importante de artistas y músicos como Will.i.am o Alicia Keys. Pero también albergaba páginas de terceros, como Cuevana o SeriesYonkis, famosas por su acceso a contenido protegido por derechos de autor.

Este hecho condenó a Megaupload, a la que el Departamento de Justicia de Estados Unidos señaló como "uno de los casos criminales de derechos de autor más grandes que han sido juzgados por Estados Unidos".

A las infracciones por derechos de autor, cuyos daños se calcularon en 500 millones de dólares por el Departamento de Justicia, se sumó la confiscación de 18 dominios de la compañía, afincada en Hong Kong.

En aquel entonces, el grupo de hackers Anonymous lanzó un ciberataque coordinado contra la web del Departamento de Justicia e hizo caer también la página de la SGAE en España, en una denuncia contra el arresto de los cofundadores.

Megaupload cerró definitivamente el 19 de enero de 2012.

Algo parecido ocurrió con el primer servicio de este tipo, RapidShare, que nació en 2002 para ofrecer lo mismo que Megaupload. Al igual que esta, tuvo que luchar contra asociaciones de derechos de autor y terminó cerrando en 2015, debido también a la elevada competencia.

Más allá de este nacimiento turbulento sobre infracciones de la propiedad intelectual y los derechos de autor, el almacenamiento en la nube siguió sumando éxito tras éxito con la llegada de Google Drive o Dropbox, que atacaron en el momento exacto.

La llegada de las 'big tech'

Tras haber quedado demostrado el gran éxito del almacenamiento en la nube, las grandes tecnológicas aprovecharon la situación y se adentraron de lleno en este mercado en crecimiento.

Aunque antes de estas había llegado Dropbox, un servicio que nació en 2007 para ofrecer una alternativa a los usuarios que aún utilizaban el correo electrónico para compartir archivos de toda índole.

Ahora bien, la compañía tampoco ha estado exenta de polémicas, ya que Edward Snowden aseguró a The Guardian que esta era muy "hostil" respecto a la privacidad, por contar con Condoleezza Rice en su junta directiva y aspirar a ser socia de un programa de vigilancia electrónica.

25 aniversario de Computer Hoy: Bizum, el plan desesperado de los bancos que ha cambiado la forma de pagar

Rice había sido previamente Secretaria de Estado durante el Gobierno de George Bush y esto hizo saltar las alarmas, a pesar de que muchas compañías privadas cuentan con políticos de uno y otro lado en sus juntas directivas, como el expresidente Al Gore en Apple.

De forma paralela al nacimiento de Dropbox, una de las grandes tecnológicas, Amazon, se aventuraba en el mundo del almacenamiento en la nube, pero con un servicio algo diferente, y sin centrarse en los usuarios finales.

En 2006, se creaba Amazon Web Services, dedicada a ofrecer servicios a otros sitios web o aplicaciones, con clientes importantes como Glovo, Pinterest, Goldman Sachs, Netflix o Epic Games, entre muchos otros.

En la actualidad, si Amazon Web Services sufre algún corte inesperado, las páginas de los clientes suelen caer con él. Pero Amazon no sería la única big tech que entraría en este mercado, ya que Microsoft había desarrollado su propio "disco duro virtual".

A pesar de que no se denominó Microsoft OneDrive hasta 2014, este servicio llevaba disponible 7 años bajo el nombre de SkyDrive, con un almacenamiento increíble para la época de 25 GB.

De nuevo, con polémicas en torno a la privacidad del servicio, debido a que forman parte de la red de espionaje PRISM, de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos, con lo cual el Gobierno puede tener acceso a los contenidos almacenados.

Por su parte, Google lanzó Drive, cuyo servicio había nacido del famoso Google Docs y, en 2012, cambió el nombre de su dominio de docs.google.com a drive.google.com. Con su llegada, la compañía aumentó el almacenamiento para Gmail hasta 10 GB.

Un espacio que se ha incrementado hasta los 15 GB de forma unificada para todas las aplicaciones de Google.

Aunque todos estos servicios han sido algunos de los más importantes, cabe destacar que no están solos, ya que entre la competencia se pueden encontrar ejemplos muy relevantes como iCloud de Apple.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Almacenamiento, Google Drive, nube, Cloud, dropbox

Foto del redactor Abraham AndreuFoto del redactor Abraham Andreu

Redactor Tecnología

Soy redactor de Tecnología en Axel Springer España. Me encontrarás analizando productos, en vídeos y escribiendo reportajes del sector tecnológico.