Skip to main content

La criptomoneda de El Juego del Calamar era, en verdad, una estafa

Personajes de El Juego del Calamar

Youngkyu Park/Netflix

02/11/2021 - 08:50

Las ganas de invertir en criptos desconocidas para hacernos ricos en semanas ha hecho que un montón de gente se haya quedado sin ahorros por culpa de un token que se ha revelado como timo.

La fiebre por las monedas criptográficas es una realidad que en 2021 no podemos negar. Si en 2018 parecía una moda, este año se ha convertido en una parte indisoluble del mercado.

Al igual que el que juega a la ruleta, millones de personas meten su dinero a tokens desconocidos con la esperanza de que se revaloricen en semanas. Meter 1.000 euros y sacar un millón. Ese es el objetivo de todos.

El problema es que si bien hay mucha gente dispuesta a invertir, hay otros tantos que están deseando aprovecharse de esta situación, como es el caso que hoy os traemos.

Criptomonedas

Un token inspirado en El Juego del Calamar, serie de éxito en Netflix que ha roto todas los récords, se ha descubierto como una estafa que ha conseguido llevarse 3,38 millones de dólares en tan sólo una semana.

Squid, que se comercializaba como una criptomoneda para jugar y ganar, cotizaba a sólo 1 céntimo y en menos de una semana su precio saltó a más de 2,8 dólares. Esto la catapultó dentro del mercado.

La criptomoneda Play-to-earn (como era Squid) consiste en que la gente compra tokens para utilizarlos en juegos en línea y puede ganar más tokens que luego pueden cambiarse por otras criptomonedas o monedas nacionales.

Imagen de la muñeca del Juego del Calamar

La cuestión es que esta cripto no dejaba revender los tokens ganados o comprados. Por lo que aquellos que compraron varios miles de Squid por apenas unos céntimos no pudieron sacar ningún beneficio pese a los récords de valoración.

En cambio, lo que sí ocurrió fue que los creadores cogieron el dinero y cerraron el negocio. Sus redes sociales desaparecieron, su página web está caída y ya no hay comunicaciones oficiales.

Los inversores suelen llamar a este tipo de estafa el tirón de alfombra. Esto ocurre cuando el promotor de un token digital atrae a compradores, detiene la actividad comercial y se queda con el dinero recaudado de las ventas.

Squid estaba a la venta en bolsas de criptomonedas descentralizadas como PancakeSwap y DODO, que permiten a los compradores conectarse directamente con los vendedores, sin una autoridad central. De ahí que la estafa haya sido tan fácil de llevar a cabo.

De nuevo El Juego del Calamar se relaciona, indirectamente, con un timo como ya pasó con las apps de la Play Store con su nombre hace apenas dos semanas.

Y además