Consejos de compra para elegir una barra de sonido

Barras de sonido

Hace ya tiempo que no se ven televisores de tubo en la mayoría de las casas. Lo que es una clara ventaja en cuanto a espacio y posibilidades de colocación, representa un serio problema a la hora de conseguir un sonido potente.

Para lograr unos graves profundos son indispensables unos altavoces grandes y una cavidad hueca en donde resuenen las ondas, y todo esto es imposible en un televisor de sólo 3 cm de grosor.

Para solucionarlo tenemos las barras de sonido, pero hay que tener muy claro en qué características fijarse a la hora de elegir una. Por ello te mostramos una serie de recomendaciones y consejos para comprar la mejor barra de sonido adaptada a tus necesidades.

Potencia y algo más

El dato que más llama la atención de una barra de sonido a primera vista es la potencia. Realmente es un factor muy importante a la hora de decidirse por una u otra. A partir de 150 W se considera una cifra razonable pero, como ocurre con todos los dispositivos de audio, no basta con leer las especificaciones.

Si tienes la oportunidad de probar antes de comprar, mucho mejor.

 

A iguales características, una barra de sonido puede tener mejor sonido que otra dependiendo de la calidad de los materiales de fabricación y de la tecnología usada. El precio de la barra te dará una ligera idea de en qué categoría juega ésta.

El diseño estrecho de las barras de sonido limita el tamaño de los altavoces, así que si quieres unos graves potentes, deberás hacerte con un modelo que incorpore subwoofer externo para conseguir un sonido más profundo. Si el cableado te supone un problema, elige un modelo que sea inalámbrico.

Ten en cuenta que si quieres mantener encendidos los altavoces del televisor, debes usar una entrada analógica para la barra, ya que el retardo que producen las conexiones digitales hará que se escuche con eco.

La mayoría de las barras de sonido incluyen mando a distancia para poder controlar varias funciones como encendido, volumen y ajustes predefinidos de sonido.

Conviértela en tu equipo de música principal

Otro consejo importante a la hora de comprar una barra de sonido es fijarse en que esta incorpore todo tipo de conexiones de entrada. De este modo, podrás usar la que más te convenga y conectar más fuentes de audio.

Debes saber que, aparte de su uso habitual, que es el de mejorar el sonido del televisor, también se pueden utilizar como amplificador de otras fuentes de sonido.

Conectando un reproductor de CD, una memoria USB o un iPod, puedes convertir tu barra de sonido en tu equipo de música principal. Por ejemplo, para reproducir el de smartphones y tabletas, lo mejor es usar Bluetooth.

Una vez decidida cuál es la barra de sonido que mejor se adapta a lo que neceistas y a tu bolsillo (recuerda que el precio en este caso sí es una buena referencia para medir la calidad), es importe que la sitúes en un lugar adecuado en tu salón para sacarle el máximo partido posible.

Para crear la sensación de sonido envolvente, las barras de sonido acentúan el efecto estéreo, ganeran retardos y proyectan el audio en diferentes direcciones. Por esto nuestro consejo de compra es que las dos paredes laterales se encuentren a la misma distancia de la barra. 

En la práctica nunca llega a ser un sistema 5.1, pero sí es mejor que un 2.1 y sufiente para llenar toda la estancia cuando la instalación de altavoces satélite no es posible.