Películas en streaming contarán para calcular la audiencia

Los visionados de películas en Wuaki.tv contarán en la medición de audiencia global de las películas

Internet está cambiando la manera en que las personas disfrutan de su ocio. Videojuegos, películas, libros ya se obtienen a través de Internet. Y no estamos hablando de piratería. Existen muchos videoclubes online y tiendas de descarga de juegos y ebooks que los venden de forma legal en nuestro país.

Pero los sistemas de medición de audiencias y registros de ventas aún permanecen anclados en el pasado y se resisten, o no saben cómo computar estas ventas online. Hasta ahora.

El Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), perteneciente al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, ha aprobado una orden ministerial pionera en Europa que va a permitir sumar los visionados legales de peliculas en streaming, a la audiencia global de los filmes. El videoclub online Wuaki.tv ha sido uno de los primeros que se ha sumado a esta iniciativa.

Esta decisión permite dibujar un mapa de la industria del cine mucho más real que el actual, pues es sabido que muchos espectadores no ven sus películas y series favoritas en el cine o la televisión, y lo hacen a través de Internet.

Wuaki TV

 

Se trata de una buena noticia para la industria del cine, porque el cómputo de visionados online sumará espectadores a la audiencia de las películas españolas, y estas cifras influyen en las subvenciones al cine que realiza el Ministerio de Cultura.

Wuaki.tv es un videoclub online de origen español recientemente alquirido por el conglomerado japonés Rakuten, que también dispone de una tienda online estilo Amazon en nuestro país.

En Wuaki.tv puedes alquilar y comprar miles de películas y series, incluyendo las últimas producciones de Hollywood y los estrenos españoles, visionables en el ordenador, tablets iOS y Android, Smart TV de Samsung, LG, Panasonic y Philips, y consolas Xbox 360 y PlayStation 3. Dispone de películas gratuitas, alquileres a partir de 0,99 €, compras para visionar en cualquier momento en streaming desde el servidor de Wuaki.tv, y planes de suscripción mensuales.

Es de esperar que otros servicios de este tipo se sumen a la iniciativa.

El Ministerio también tiene intención de sumar a las audiencias otros canales de exhibición distintos a las salas de cine, como los festivales cinematográficos, la venta minorista o el alquiler de películas en formato físico.

Afrontando la realidad

Sin duda, se trata de una buena noticia para la industria del cine, y para las empresas que compiten en desventaja con la piratería online.

Muchas series se cancelan por la baja audiencia televisiva, y muchas productoras de cine no reciben subvenciones y ayudas por la mala recaudación en taquilla.

Pero la realidad hoy en día es que cada vez más gente ve las series en Internet a través de las webs y las apps que ofrecen las propias cadenas, y alquilan las películas en servicios de streaming como Wuaki.tv, fácilmente accesibles y muy cómodos de usar a través de las Smart TV o las consolas de videojuegos.

Mitele

Registrar la audiencia legal online es un paso importante para conocer el mercado real y evitar cancelaciones injustas, además de repartir con más justicia subvenciones o partidas de publicidad.

Es también un reconocimiento importante para los videoclubes online. Obtendrán más repercusión y están cada vez más cerca de convertirse en una alternativa económica y accesible a la piratería.

Wuaki.tv, por ejemplo, dispone de películas gratuitas y alquileres a partir de 0,99 €.

Pero este impulso no debe quedarse sólo en las películas en streming. Un problema similar ocurre con las ventas en DVD y Blu-ray.

Recientemente, ediciones de series en blu-ray de Warner en España se han cancelado por las bajas ventas en nuestro país. Sin embargo, estas mismas series se habían puesto a la venta tres meses antes de su salida en España en Reino Unido, Francia y Alemania con castellano, y a mitad de precio que aquí, fácilmente accesibles a través de tiendas de alcance europeo, como Amazon.es.

Amazon.es vende ediciones extranjeras

 

Visitando foros de DVD/Blu-ray, se puede ver como centenares de consumidores españoles han comprado esas ediciones europeas. Por tanto no es que en España no haya ventas, sino que los consumidores españoles también compran en otros países a través de Internet.

Multinacionales como Warner o Disney deberían computar ventas globales europeas, en lugar de tomar decisiones de cancelación en base a ediciones locales.

Un paso más allá, que tarde o temprano acabará llegando, sería el cómputo de otras actividades legales en Internet, que quizá no generen ingresos directos, pero sí en publicidad y repercusión. Por ejemplo, los podcast de programas de radio amateurs que comentan películas y generan debates, dan a conocer títulos minoritarios o fomentan que te intereses en un filme y vayas a verlo al cine o lo alquiles.

Del mismo modo, los comentarios en redes sociales como Twitter o Facebook tienen una gran repercusión en las audiencias. Según un estudio de Nielsen, los tweets que los espectadores escriben durante la emisión de una serie hacen que suba o baje la audiencia en el 48% de las más de 220 series y programas que Nielsen analizó.

En España algunas cadenas de televisión ya tienen en cuenta Twitter y otras redes sociales para medir la audiencia y el impacto publicitario de un programa.

Es justo lo que hace Tuitele, un servicio que realiza seguimientos de redes sociales durante la emisión de series y concursos y luego ofrece sus datos a las cadenas: trending topics, cuestiones que más han interesado a la gente, empresas publicitadas en las apps y webs de streaming...

Tuitele

Ha costado años, pero parece que al fin las productoras, las cadenas de televisión y los gobiernos comienzan a asumir la importancia de Internet. Es un paso vital si se quiere conocer el alcance real de un producto audiovisual, tanto en ganacias como en repercusión social y en publicidad.

Es más justo con los creadores de contenido, que no son cancelados o rechazadas sus subvenciones por incompletos datos de audiencia.

¿Se atraverán también a computar la repercusión social y publicitaria de la piratería? Algunos, como Netflix, ya revisan las webs de descargas piratas para saber cuales son las series más populares, y añadirlas a su catálogo...