Skip to main content

Este truco de Harvard te ayudará a eliminar las muletillas que usas al hablar

Muletillas

23/08/2018 - 20:37

Seguro que sabes lo que son las muletillas. Esas expresiones que todos usamos al final de las frases, como por ejemplo, "¿eh?", "¿entiendes?", "¿sabes?", "¿correcto?", etc. Pronunciamos una media de cinco muletillas por minuto, cuando los lingüistas reconocen que no habría que usar más de una por minuto, para que no cansen al interlocutor.

Casi todo el mundo usa muletillas y, curiosamente, son las mismas que en otros idiomas, en donde el "¿sabes?" cambia por "you know"... El problema surge cuando las repetimos en exceso. Entonces nuestro discurso pierde credibilidad y firmeza, lo cual puede ser un problema si tenemos que hablar en público o dar una charla en el trabajo.

Harvard Business Review nos explica un sencillo truco para evitar las muletillas, y poco a poco eliminarlas de nuestras conversaciones.

Muletillas

La mayoría de las muletillas las utilizamos porque queremos hacer una pausa en la conversación para pensar la siguiente frase. Son muy comunes, por ejemplo, cuando nos hacen una pregunta y no sabemos qué responder. Soltamos un "Vamos a veeer..." o un, "¿eh?", con la intención de ganar tiempo mientras pensamos.

Una de las características de las muletillas, es que no nos damos cuenta de que las usamos. O al menos, de que las usamos más de la cuenta.

Harvard Business Review aconseja grabarnos en una conversación con los amigos o la familia, o pedir a otros que lo hagan. Después anotaremos las muletillas que detectemos en un papel.

Estas son las cinco causas de despido más comunes

Cuando vayamos a pronunciar una muletilla y nos demos cuenta, no hay que decir nada... Es decir, no pronunciar los "¿entiendes?", "¿sabes?", "¿eh?", y dejar un silencio. Los silencios largos son incómodos, pero los psicólogos han comprobado que un silencio menor de 5 segundos sigue manteniendo la atención de nuestra conversación, y además comunica que la persona que lo practica es calmada, tiene el control, y piensa muy bien lo que dice.

Es un truco sencillo de usar, y si lo practicamos a menudo al final eliminaremos las muletillas de nuestro vocabulario. O al menos, las que repetimos en más ocasiones...