Skip to main content

¿Te cuesta concentrarte en verano? Eso es que bebes poco agua, según la ciencia

Beber agua

04/08/2018 - 09:15

Sabemos que la deshidratación nos produce cansancio muscular, somnolencia, y otros efectos físicos. Pero nuevos estudios médicos han descubierto que una leve deshidratación también afecta a nuestro cerebro, provocando falta de concentración, pesadez mental, e incluso cambios de humor.

La clave del tema es que esta leve deshidratación a veces no la nota el propio cuerpo, o aunque tenemos sed, no bebemos lo suficiente.

Si te cuesta concentrarte en el trabajo, te toca estudiar en verano, o trabajas en una profesión de riesgo que exige un esfuerzo mental, como un cirujano, un piloto o un investigador, esto te interesa...

Agua

33 estudios llevamos a cabo por el Instituto de Tecnología de Georgia, concluyen que una leve deshidratación del 1 o el 2% reduce la concentración y la agudeza mental.

¿Y cuánto es una deshidratación del 1 o el 2%? Puede alcanzarse cuando se anda a un ritmo fuerte durante una hora, o se realiza ejercicio fuerte durante media hora.

El problema es que muchas personas no son capaces de detectar que sufren un 1 o un 2% de deshidratación, ya que el cuerpo no da señales, o son leves. Quizá tenemos un poco de sed, pero no hacemos caso.

Termos para conservar el agua fresca, con descuento en Amazon

En uno de los estudios hicieron que una persona no bebiese agua en todo el día (salvo la ingerida con las comidas), para producir una deshidratación del 1%. Después le propusieron completar unos juegos mentales que exigen gran concentración, y los fallos aumentaron un 12% con respecto a cuando estaba hidratada. Le dieron de beber hasta hidratarse, repitió la prueba, y el nivel de fallos se redujo a los valores anteriores a la deshidratación.

Se trata de un descubrimiento importante porque aumentar un 12% los fallos asociados a la concentración mental cuando eres un cirujano o un policía, puede ser un problema.

Estos son los mejores tipos de té para adelgazar, según la ciencia

Para superar la falta de concentración y rendimiento mental asociados a la deshidratación, los médicos aconsejan beber agua de forma regular, especialmente en verano, incluso aunque no tengamos sed.