Skip to main content

Un carguero congelado y mil coches helados: a la crisis de los semiconductores se le junta el mal tiempo

El barco congelado ruso

31/12/2021 - 15:30

Es muy mala época para comprar coches y si no que se lo digan a los pobres compradores rusos que, tras esperar meses sus vehículos, se han encontrado que éstos venían hasta arriba de nieve, hielo y sal.

Imagina estar durante 6 meses esperando a que te entreguen tu nuevo SUV último modelo, con tapicería de cuero, Android Automotive, techo panorámico y motor híbrido. Y que, cuando llega, es una bola de hielo.

Pues no imaginéis demasiado porque unos 1.000 rusos se han encontrado con que esa es su situación actual tras la llegada del carguero japonés Sun Rio al puerto ruso Vladivostok.

El pasado 27 de diciembre, las autoridades portuarias del puerto ruso recién citado veían como entraba un carguero totalmente cubierto de hielo y nieve para atracar en sus instalaciones.

VIDEO

Ship from Japan arrives in Russian port covered in ice

El carguero en cuestión, el Sun Rio, partía del puerto surcoreano de Busan en escala desde Japón para traer unos pocos miles de coches. Todos los automóviles eran japoneses, nuevos, y con destino a concesionarios y clientes finales.

El problema del carguero Sun Rio es que parte de su carga viaja a la intemperie, es decir, a pleno aire libre y expuesta a las inclemencias del tiempo.

Coche
YouTube

Y, para más inri, el Sun Rio sufrió un clima extremo en el Mar de Japón. Lo que se produce por una combinación de fuertes vientos, aire frío y unos mares agitados. Esto provocó que la cubierta se llenase de agua y, posteriormente, hielo.

Muchos de los coches que se encontraban sobre la cubierta estaban cubiertos por una capa de hielo tan espesa que muchas ventanas y techos se habían roto.

Según explican las noticias esto es algo relativamente normal, pero lo que está claro es que a los coches un golpe de frío tal que rompe ventanas, humedece el sistema eléctrico y llena de hielo asientos y alfombrillas, pues muy bien no les tiene que sentar.

Así que, por si fuera poco, los clientes rusos no sólo tienen que lidiar con la crisis de los semiconductores, sino también con coches que llegan totalmente destrozados por el mal tiempo.

Etiquetas:

Motor

Y además