Skip to main content

Cables USB que se enrollan solos y no se enredan nunca, el invento que llevas años esperando

Cables USB que se enrollan solos y no se enredan nunca, el invento que llevas años esperando

SuperCalla

26/05/2022 - 21:03

La tecnología no solo avanza a pasos agigantados con saltos drásticos, también lo hace de manera más comedida y con mejoras en elementos del día a día como los cables USB. 

Los cables USB se han convertido en accesorios básicos para la vida de cualquier persona que tenga dispositivos electrónicos. Estos cables son los encargados de la transferencia tanto de datos como de energía, haciendo que, como mínimo, necesitemos en nuestro día a día un par para poder tener cierta tranquilidad.

Estos cables tienen una pega bastante grande y no tiene nada que ver con la versión de USB que usen o que, algunos fabricantes, empleen estándares propios. El gran problema de los cables USB es que se enredan. Sí, puede parecer algo a lo que no hay que darle mucha importancia, pero esto no es así ya que es bastante molesto.

Siempre existe alguno breve momento en el que se necesita un cable USB completamente funcional, pero este no termina de serlo porque para utilizarlo lo que toca es pasar un par de minutos desenredándolo. Este breve tiempo se hace eterno y por mucho que parezca una situación única, lo cierto es que se repite en el tiempo.

El tener un cable que no esté enredado parece algo imposible, pero puede que no lo sea tanto. Hace un par de años una empresa en Indiegogo mostró varios cables que tenían la novedad y característica de que no se podían enredar, además de que eran capaces de enrollarse ellos solitos facilitando así su almacenaje.

La idea tuvo bastante acogida por parte de los usuarios y, ahora, estos cables ya se han convertido en una realidad. El medio The Verge ha tenido acceso a un par de modelos y, la verdad, son bastante interesantes. Lo que encontramos en estos cables son una serie de imanes colocados a lo largo del propio cable.

Estos imanes tienen la función de servir de guía para que el propio cable sea capaz de enrollarse sobre sí mismo. Además, al contar con estos imanes resulta imposible que se enreden tanto en mochilas como en bolsos. Y, bueno, se enrollan solos de cierta manera ya que como usuarios tenemos que hacer el movimiento correcto para que lo hagan.

Pese a que estas dos características son interesantes, también está el hecho de que varios de estos modelos cuentan con una parte intercambiable al final y esto hace que el cable se pueda convertir a cualquier tipo de conexión: USB-C, Lightning y Micro USB. Todo esto de una forma bastante fácil y sencilla gracias a que son puntas magnéticas cambiables. 

Y además