Skip to main content

Los desafíos de los móviles flexibles que la tecnología DragonHinge busca superar

Móvil flexible TCL

24/02/2019 - 20:39

Estos son los desafíos que deben superar los móviles flexibles, terminales que son protagonistas en el Mobile World Congress y a los que se les suma un jugador inesperado, la gigante china TCL con su tecnología DragonHinge.

Los móviles plegables con pantalla flexible van a ser los protagonistas del Mobile World Congress que está a punto de comenzar, pero en el preMWC ya hemos podido ver y probar bastantes dispositivos que marcarán el futuro de los teléfonos móviles.

Oppo es una de esas compañías, ya que han presentado un zoom híbrido 10x que se comporta de maravilla. Una e las tendencias de 2019 serán los móviles con cámaras muy avanzadas, pero también los dispositivos con pantalla flexible.

En este sentido, hemos visto el Huawei Mate X, el primer teléfono flexible de Xiaomi que ya tiene precio y del que os contamos todas las características. TLC, matriz de empresas como Alcatel, también ha querido poner su granito de arena para construir el que parece ser el futuro de los teléfonos móviles, o al menos el nacimiento de una nueva gama de dispositivos.

TCL presenta los nuevos Alcatel 3 2019

La compañía china ha presentado en el Mobile World Congress su tecnología DragonHinge, una tecnología que permitirá, en palabras de Peter Lee, General Manager de TLC, crear dispositivos más avanzados que resuelvan los desafíos del hardware de los teléfonos flexibles.

Ahora bien... ¿cuáles son los desafíos de los móviles plegables con pantalla flexible? DragonHinge no es una tecnología de pantalla. Según TCL, la tecnología de pantallas flexibles lleva años con nosotros, pero lo que no teníamos era el control suficiente como para crear bisagras que permitieran desarrollar los dispositivos que están aflorando ahora. 

Dicho esto, os dejamos una galería con los prototipos de móviles flexibles de TCL, y continuamos:

Bien, como decíamos, hay tres desafíos, como cuentan desde TCL, que los móviles flexibles tenían que superar. Uno es la pantalla AMOLED flexible. Como no necesita retroiluminación, se trata del panel ideal para crear este tipo de dispositivos. Hay pocos fabricantes de OLED en el mundo, y CSOT, de TCL, es uno de ellos, junto a Samsung o LG, por ejemplo.

Los paneles AMOLED tienen la flexibilidad suficiente como para crear estas pantallas flexibles, pero había otros dos retos: la carcasa duradera y el software. Y es que, el móvil flexible se abrirá cientos de miles de veces, por lo que la estructura debe ser sólida para aguantar ese ajetreo. Precisamente, es lo que es DragonHinge, una bisagra especial (que nos recuerda a la del Lenovo Yoga 930) que permite una apertura suave.

El reto del software parece sencillo de superar, pero los desarrolladores deben tener en cuenta que un móvil plegable responde de manera diferente y debe haber una capa para cuando esté ''cerrado'', desplegado e, incluso, para la parte de la pantalla que se dobla, si es algo que queda ''por fuera''.

Móviles de menos de 200 euros más vendidos en Amazon

Parece que el motivo por el que están llegando tantos móviles flexibles es porque los principales fabricantes de hardware han conseguido superar esos retos, aunque, centrándonos en el móvil de TCL, falta al menos un año para ver un terminal flexible de la marca china en el mercado.

De momento, están trabajando con los prototipos que os hemos mostrado, y quién sabe el que terminará llegando a las tiendas.