Skip to main content

¿Quién dijo que un mini-PC gaming con una Raspberry Pi era una ilusión?

MiniPC

YouTube

26/06/2020 - 09:09

¿Cómo sería el ordenador para jugar más pequeño del mundo? Un idea como esta inevitablemente debe ir ligada a una Raspberry Pi. Un usuario ha dado vida a un equipo en miniatura que tiene el aspecto de un PC gaming bajo un formato en miniatura.

Es el ordenador más pequeño del mundo, un miniPC para videojuegos construido con una Raspberry Pi. Mientras la industria tecnológica se esfuerza por conseguir las pantallas más grandes y los componentes más potentes, este ingeniero ha desafiado todas las normas para dar vida al PC gaming más pequeño del mundo

Raspberry Pi es sinónimo de innovación, esta pequeña placa forma parte de un sin fin de proyectos tecnológicos de lo más peculiares. Es difícil encontrarle sentido y utilidad a un ordenador minúsculo, pero aquí no se trata de eso, sino de si es posible llevarlo a cabo... ¿por qué no intentarlo? Eso es lo que pensó Michael Pick, el autor de este curioso proyecto.

El proceso de fabricación de este miniPC es muy interesante y está grabado por completo en el vídeo que podéis ver a continuación. Michael Pick, más conocido como The Casual Engineer, es el padre de este ordenador gaming en miniatura, fruto de la pericia informática y de un proceso de manualidades para terminar de construir la caja de la torre, a la que no le falta ningún detalle.

El objetivo de este proyecto de un ordenador gaming en miniatura con Raspberry Pi era darle el mayor realismo posible y que también funcionara para jugar. La pantalla y el teclado son de fabricación externa; el monitor pertenece a la marca Enyoyo; la torre, en cambio, se ha construido de forma manual de cero

El proceso incluye una Raspberry Pi 3B+ y otras piezas como pequeños ventiladores y puertos USB para conformar el equipo informático que da vida al motor de este ordenadores. A estos materiales hay que sumarles piezas impresas en 3D. Pick ha desarrollado incluso un sistema de refrigeración líquida RGB que le da ese color similar al que presentan los ordenadores gaming hoy en día. 

La placa Raspberry Pi 3B+ es el centro de todo el sistema, aunque no permite ejecutar títulos de alto nivel directamente debido a las limitaciones de su potencia. Eso sí, Michael Pick explica que ha podido jugar a títulos como Apex Legend, al transmitirlos desde su principal ordenador con la aplicación Parsec. Además, se pueden jugar otros juegos como Minecraft  y otros que sí son directamente compatibles con Raspberry Pi.

Termina explicando Pick que tiene otros proyectos como este pendientes. Internet está plagado de ideas originales como estas que demuestran la versatilidad que ofrecen las Raspberry Pi en sus diferentes modelos, y en ComputerHoy.com no dejamos de sorprendernos con la aparición de estas creaciones.