Logo Computerhoy.com

Autonomía o carga rápida: lo queremos todo y eso no puede ser

Tecnología
Honor 50 5G, análisis y opinión

Como el Yin y el Yang, autonomía y carga rápida están condenadas a convivir en un delicado equilibrio en el que, o se elige un smartphone con un diseño delgado con una batería algo justa y una carga rápida, o se lleva encima un ladrillo con autonomía para todo el día pero con una carga “del montón”.

¿Del Real Madrid o del Athlétic, de Colacao o de Nesquik, de Coca-cola o de Pepsi? Llega un momento en la vida en la que debemos posicionarnos en una u otra opción y no valen tibiezas o ni medias tintas.

En telefonía, más allá de cualquier marca o modelo, una de estas decisiones trascendentales es elegir un smartphone que tenga el equilibrio adecuado para que no monte una batería excesivamente voluminosa, pero que en contrapartida ofrezca una carga rápida de infarto, o un móvil con algo más de capacidad de batería pero que se tome su tiempo para cargarse.

Sí, ya sé que lo ideal es tenerlo todo. A mí también me habría gustado tener el porte y el carisma de Ryan Reynolds pero todos los trajes me quedan estrechos de talle y largos de mangas. Lo queremos todo y eso, con la tecnología de las baterías actuales, no puede ser.

Hay personas que, sabiendo que por mis manos pasan móviles de todo pelaje, me preguntan qué móvil es mejor. Yo, mientras intento zafarme con un “señora, suélteme el brazo”, les respondo que depende de sus hábitos de uso. Bromas aparte, no hay una respuesta universal para esta pregunta.

Personalmente, y lo hemos comentado muchísimas veces en el podcast 2.0 de ComputerHoy.com de los lunes, por mi perfil de uso, hace tiempo me posicioné a favor de llevar en el bolsillo un móvil ligero y manejable con el que la mayoría de los días llegaba al final del día con algo de batería, pero que en caso necesario, puede hacer uso de una carga rápida de 65 W, 80 W e incluso de 120 W.

De hecho, la mayoría de los móviles de gama alta están apostando por esta variante y entre los fabricantes se ha iniciado una carrera por conseguir la carga más rápida para sus móviles, mientras que los de la gama media y de entrada apuestan por el camino inverso con baterías inagotables tras dos días de uso.

Algunos, como realme ya han anunciado la llegada de potencias de carga de hasta 150 W en la siguiente generación de móviles. Un abrazo a los usuarios de Samsung y Apple que todavía están en los 25 W. Sois la resistencia.

En estos momentos estoy probando el Redmi Note 11 Pro+, hermano avanzado del Redmi Note 11 que ya analizamos hace algunas semanas y, como adelanto a la review que publicaremos en unos días, te puedo decir que uno de sus puntos fuertes es su carga rápida de 120 W.

No satisfechos con eso, Xiaomi ha incluido un cargador de 120 W dentro de la caja que permite aprovechar sin gastos adicionales (salvo el coste de la luz consumida, que ya es un pico con la subida de precios) ni excusas pseudoecológicas.

Poder cargar la batería del móvil en media hora ha cambiado mi actitud ante la duración de la batería. Ya no me entran sudores fríos al acercarme al 20% de su capacidad porque, repito, por mi perfil habitual de uso, prefiero llevar un smartphone pequeño y estilizado en el bolsillo, a un ladrillo.

Eso sí, para ello tienes que estar dispuesto a llevar en la mochila un cargador por si lo necesitas. Por suerte, estos cargadores son bastante compactos y lo mismo te sirven para cargar el móvil, como el último iPad Air 5 que he estado probando, o uno de los mejores portátiles Dell para trabajar en movilidad. Al final, hasta ahorras espacio.

Realme GT Master Edition, análisis y opinión

En el extremo opuesto, está ese perfil de usuario que sale de su casa por la mañana y, probablemente, no tendrá un enchufe cerca durante todo el día. En ese caso, no hay más alternativa que apostar por un móvil con una batería que garantice toda una jornada de uso, aunque ello implique tener que dejar el móvil varias horas cargando.

En este supuesto, debes tener cuidado de no quedarte solo con los datos de la ficha técnica de los móviles, no es oro todo lo que reluce. 4.500 mAh de batería en un smartphone con un hardware y software bien optimizado pueden ofrecer más horas de uso que uno de 5.000 mAh que sea un desastre en la gestión energética.

En ese caso, déjate aconsejar por quienes realmente lo han probado y te pueden ofrecer una opinión formada en base a su propia experiencia.

En el proceso de pruebas de ComputerHoy.com usamos cada móvil que probamos como smartphone principal al menos durante una semana poniéndonos en los zapatos del usuario (en mi caso solo en los zapatos de la talla 41) con un uso real del smartphone.

Solo así se pueden detectar fugas de energía como la que se encontró mi compañero Alejandro en el análisis del Xiaomi 12 Pro desluciendo por completo los 120 W de su carga rápida.

¿Y tú, eres más de carga rápida o de batería inagotable? Ninguna respuesta es incorrecta, aunque en el fondo lo que queremos es tener ambas en el mismo móvil. Lamentablemente por la física de los materiales utilizados en la fabricación de las baterías, ambas opciones son como el agua y el aceite o el Yin y Yang.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Tecnología

Hoy destacamos

Y además