Logo Computerhoy.com

Nothing Ear Stick, análisis y opinión

analisis nothing ear stick

Tras varias semanas usándolo casi día y noche, este es mi análisis de los Nothing Ear Stick, unos nuevos auriculares abiertos que pierden la cancelación activa y la carga inalámbrica de los primeros auriculares de Nothing, pero mantienen el buen diseño y gana, por goleada, en calidad de sonido.

Nothing es una de las compañías que más ‘hype’ despierta a día de hoy. Con solo un año de vida, han lanzado productos tan interesantes como los Nothing Ear 1, sus primeros auriculares que me gustaron bastante en la review y que, ahora, han subido bastante de precio, y el Nothing Phone.

Son dispositivos que destacan por el diseño, pero que también ofrecen buenas prestaciones y un gran soporte mediante actualizaciones, algo que siempre se agradece. Además, la compañía es de uno de los fundadores de OnePlus y, evidentemente, eso ayuda a generar esa expectación.

Ahora, Nothing lanza unos nuevos auriculares que recortan aspectos respecto a los Nothing Ear 1, pero que también ofrecen características muy interesantes y apuntan a un público concreto: los que no quieren cancelación de ruido.

Nothing Ear Stick
TipoAuriculares Bluetooth TWS
DimensionesAuriculares: 29,8 x 18,8 x 18,4 mm | Estuche: 87,1 x 29,8 x 29,8 mm
Peso4,4 gramos por auricular | 46,3 gramos estuche
DriversDinámico de 12,6 mm
Resistencia al aguaIP54
ConexionesBluetooth 5.2
CargaUSB-C
Batería y autonomíaHasta 7 horas | 29 horas con estuche
Precio119 euros

Apartados del análisis de los Nothing Ear Stick:

Potenciando el diseño en una caja… diferente

Antes de empezar la review, hay que decir que el precio es de 119 euros. Es curioso porque, en una presentación antes de la presentación pública, nos dijeron que eran un poco más caros que los Ear 1 porque el driver era mejor y porque el diseño de la caja, al final, está ahí. 

Sin embargo, a los dos días Carl Pei subió 50 eurazos el precio de la primera generación, así que… los Stick ahora quedan por debajo (una vez se aplique el cambio de precio, ya que ahora se pueden adquirir por menos de 90 euros).

Dicho esto, y si estás viendo las fotos, queda claro que hay un importante ejercicio de diseño en este modelo. Ya habíamos visto auriculares con una caja rollo Stick (los de Huawei que parecían un pintalabios), pero esta solución de Nothing es muchísimo más cómoda.

Para empezar, se puede abrir con una sola mano, y eso ya es un gran punto a su favor. No tienes que usar las dos y el giro es placentero con un ‘click’ que, realmente, es el sonido de los imanes indicando que la caja está abierta o cerrada.

Tiene ese plástico transparente que nos deja ver el producto y, parece, es la seña de identidad de Nothing en materia de diseño. 

Y sí, es algo muy atractivo, pero es un plástico que se marca con facilidad, como ya me pasó con los Ear 1. Tras unas semanas de uso, hay microrayones por todo el estuche, pero bueno, se ven si te fijas.

Y puedes pensar que es confuso dejar cada auricular en su sitio, pero hay una decisión de diseño cognitiva que me parece muy inteligente. Si te fijas, el auricular derecho -puntito rojo- va al lado del puerto de carga, también en rojo. El izquierdo -puntito blanco- va al lado de la base, de color blanco.

Al final, aunque tú dejes la caja en vertical, a la hora de abrirla está en horizontal, seguramente, y vas a asociar automáticamente cuál es el derecho y cuál el izquierdo. Me parece un movimiento bastante natural.

analisis nothing ear stick

Por otro lado está el tema de lo que abulta en el bolsillo. Sinceramente, aunque es grandota, no me parece incómoda de transportar y se ajusta bastante bien a unos vaqueros o a cualquier bolsillo de una chaqueta o mochila. 

Es cierto que es más grande y dependerá mucho de tus bolsillos, pero a mi no me ha molestado. Eso sí, ojo si no dejas la caja en vertical en una superficie inclinada, ya que va a rodar hasta caerse. Me ha pasado.

Si nos vamos a los auriculares, son bastante similares a los Ear 1, con ese cuerpo transparente que nos deja ver los componentes, pero no tenemos almohadilla. No, no hay cancelación de ruido en esta ocasión y una vez puestos vas a tener que girarlos un poco para que queden perfectamente alineados con tu canal auditivo.

analisis nothing ear stick

Me parecen cómodos y no se me han caído ni en el día a día ni en el gimnasio, pero tengo que decirte que no soy mucho de auriculares sin almohadillas. Esto es algo muy personal y conozco personas que son todo lo contrario.

Hablando de gimnasio, tienen protección IP54, por lo que no tienes que tener miedo ante algunas gotas de agua o el sudor.

Olvida dar toquecitos, aquí te toca apretar la patilla

Y, ya que no hay botones, pensarás que el control es mediante toques táctiles, como en muchísimos auriculares o como en la primera gen, sin ir más lejos. Y no, aquí hay que pellizcar.

Si te fijas, en la zona del bastón hay una zona con un contacto metálico que está algo metido hacia adentro, sin ese plástico del resto del cuerpo. Es una zona en la que tenemos que apretar para realizar los comandos.

analisis nothing ear stick

Las combinaciones son… las típicas:

  • Una pulsación: Reproducir/pausa, responder/colgar llamadas
  • Dos pulsaciones: Saltar adelante, rechazar llamadas
  • Tres pulsaciones: Volver atrás
  • Mantener pulsado (auricular izquierdo): Bajar volumen
  • Mantener pulsado (auricular derecho): Subir volumen
  • Si te los quitas, se pausa el contenido.

Me explicaron que es para evitar toques accidentales, algo que ocurría en ocasiones con los Ear 1 y lo cierto es que me parece un sistema bastante cómodo y preciso.

No he tenido problema en ninguna situación a la hora de realizar ese pellizco, o como lo quieras llamar, y ya digo que me parecen unos controles cómodos que funcionan, incluso, con los dedos húmedos.

Ahora bien, si te gusta correr es posible que no atines a la primera o te descoloques un poco el auricular. En este sentido, prefiero los toques tradicionales, pero la verdad es que este sistema de “apretar” me ha gustado.

A lo que te vas a tener que acostumbrar sí o sí es al control de volumen debido a que es una pulsación larga y, a veces, no salta el “chivato”. 

Cuando lo haces, tienes un pitidito cada vez que sube o baja un nivel de volumen, pero me ha ocurrido que a veces salta… y a veces no. Puede que se arregle con una actualización, pero ese ha sido mi caso durante las dos semanas que los he probado.

analisis nothing ear stick

Y sobre la conectividad, tenemos Bluetooth 5.2 y me ha sorprendido lo bien que se mantienen enganchados al móvil incluso dejando el teléfono en una esquina de la casa mientras nos vamos a la contraria.

Tenemos un modo de baja latencia que ayuda un poco en juegos, pero al final sigue siendo Bluetooth y tenemos algo de latencia que se nota en vídeos y en juegos. No es dramático, pero está ahí.

Un driver enorme que se nota si quieres disfrutar en un lugar tranquilo

Pero bueno, vamos a la clave de cualquier auricular, el sonido. Lo primero que tengo que decirte es que son unos auriculares abiertos, así que no te van a aislar ni un poquito de lo que pase a tu alrededor.

A mi esto hace unos años, cuando estábamos en la efervescencia de los auriculares con ANC, me sonaba raro, pero lo cierto es que hay muchos usuarios que quieren un diseño así. Por eso siguen saliendo propuestas como los LinkBuds de Sony o los Freebuds 4 de Huawei.

analisis nothing ear stick

Yo soy de usar la cancelación de ruido, la verdad, ya que no soporto salir a la calle o ir al gym sin ella, pero admito que en casa siempre busco unos auriculares abiertos porque tengo que estar pendiente del timbre o de cualquier cosa. Así que, para mi, que uso mucho auriculares con ANC, no es negativo que estos no tengan porque entiendo perfectamente su utilidad y su público.

Dicho esto, Nothing achaca parte de la subida de precio, además de al diseño, al driver. Se trata de un driver que han fabricado ellos y cuenta con unas dimensiones ciertamente generosas, de 12,6 mm. Normalmente suelen ser algo más pequeños y la verdad es que se nota el tamaño, además de estar bien calibrado.

analisis nothing ear stick

Y es que… suenan de miedo. Con el ecualizador estándar (en la app de Nothing tienes varios perfiles y puedes configurar uno propio) los agudos, los graves y los medios se escuchan genial. Los códecs son AAC y SBC, el Bluetooth sigue dando para lo que da, pero la calidad general que ofrecen es excelente.

Hay matices que con auriculares más caros no he logrado escuchar y el ambiente sonoro que se crea es impresionante. Son unos auriculares que, en definitiva, se escuchan muy, muy bien, pero en mi caso siempre que el ambiente sea tranquilo (escribiendo este análisis, por ejemplo) o en la calle de madrugada.

Me los he llevado de viaje en avión, al gimnasio y a dar un paseo en una tarde lluviosa y, por mucho que subas el volumen, se sigue colando todo el ruido.

Justo arriba te dejo una muestra de la grabación de los micros. Me parecen unos auriculares correctos para hablar por teléfono o en conferencias, aunque el sonido es algo enlatado.

Y hace unas líneas te hablaba de la app. Esta app de la puedes ahorrar si tienes un Nothing Phone 1, ya que la integración de estos Stick es total en el sistema del teléfono. Es algo idéntico a lo que sucede con los Pixel Buds Pro y un Pixel 7 Pro o con los AirPods y un iPhone, por poner dos ejemplos de un mismo ecosistema.

Gran autonomía, pero perdemos la carga inalámbrica

Los auriculares que no cuentan con cancelación de ruido activa tienen una gran ventaja en lo que a autonomía se refiere. Esto es evidente ya que no hay un procesamiento constante del sonido que entra por los micrófonos para realizar esa cancelación activa.

Aquí, pese al diseño de la caja, tenemos una buena autonomía con hasta 29 horas combinando la primera carga de los auriculares con las adicionales que conseguimos con el estuche. 

Estas son las cifras de Nothing y nosotros hemos tenido unas 27 horas, que no está nada mal. Al final, depende mucho del tipo de música que escuches y el volumen.

analisis nothing ear stick

Y sobre la carga, aquí tenemos malas noticias. Por un lado, tenemos una carga dentro del estuche que permite recuperar los auriculares de un 0% a un 40% en 15 minutos.

La mala noticia es el paso atrás en la carga inalámbrica, ya que no tiene, vamos. Al final, es algo que hay que sacrificar debido al diseño, pero me choca que los anteriores, que salieron a un precio 20 euros inferior, tuvieran y estos… no.

Una vez te acostumbras a la carga inalámbrica en cualquier dispositivo, es difícil volver atrás, la verdad.

Si entras dentro del público objetivo, son unos auriculares muy, muy buenos

analisis nothing ear stick

Llegamos al final del análisis de los Nothing Ear Stick y lo que nos encontramos es un paso atrás en algunos aspectos, como la carga inalámbrica que tenía el primer modelo, pero también un paso en la dirección correcta en lo que a calidad de sonido se refiere.

Los nuevos drivers ofrecen un sonido espectacular en prácticamente cualquier género y me ha sorprendido la profundidad que ofrecen los graves mientras los agudos y medios siguen en su sitio.

Nothing Ear Stick

Los Nothing Ear Stick son unos nuevos auriculares abiertos que destacan por su calidad de sonido, con un driver de 12,6 milímetros, y por su diseño.

Creo que es el camino que deberían tomar unos Nothing Ear…¿2? O Nothing Ear Pro, lo que saquen después de estos, pero con cancelación activa de ruido, ya que realmente se escuchan muy, muy bien.

Los controles me han gustado y también el diseño de la caja, sin embargo, aquí los dos pilares son sonido y cancelación activa. En lo primero cumple de sobra, pero en lo segundo debes ser tú quien valore si es algo que necesitas en tus auriculares… o no.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Auriculares, Análisis

Nuestra valoración

Lo mejor

  • El sonido es brutal
  • Los nuevos controles
  • Buena autonomía
  • Son muy cómodos

Lo peor

  • Desaparece la carga inalámbrica
  • Control impreciso si sales a correr
  • Micros que solo... cumplen
  • Si quieres ANC, no son para ti
88