Sony HMZ-T3W: análisis, características, opiniones y precio

Sony HMZ-T3W

Lo mejor

  • Experiencia de uso HD y 3D
  • Conexión inalámbrica
  • Sonido de alta calidad
  • Ergonomía mejorada

Lo peor

  • Experiencia de uso con juegos
  • Sin ajuste de dioptrías
  • Precio muy elevado

Nota de análisis

66

Características y Ficha Técnica

Marca:
Sony
Modelo:
HMZ-T3W
Tipo:
Visor personal 3D
Dimensiones:
18,9x14,8x27 cm
Peso:
320 g
Fecha de lanzamiento:
Martes, 3 Septiembre 2013
Tamaño pantalla:
Equivalente a 750 pulgadas a 20 metros
Resolución de pantalla:
2 pantallas 1.280 x 720 (progresivo)
Tipo de pantalla:
OLED
Relación de aspecto:
16:9
Entradas AV:
3 x HDMI, 1 HDMI-MHL
Salidas de audio:
Jack 1/4"
Cámara / control por gestos y voz:
No / no
Soporte wifi / DLNA:
Sí / no
Tecnología 3D:
Sensación 3D:
Buena
Precio de lanzamiento:
€ 1299.00
Amplias funciones, fáciles de manejar

Tras su presentación hace un par de meses, el visor HMZ-T3W de Sony ha llegado al mercado y recientemente lo hemos podido probar en Computer Hoy. Se trata de la tercera versión de un dispositivo muy peculiar, que ha ido incorporando nuevas funciones y mejoras en cada nuevo modelo. Se basa en el concepto de tener una pantalla personal, con sistema de sonido incluido, que permita al usuario disfrutar de contenidos en alta definición sin necesidad de un televisor. Además, de esta forma puedes tener una experiencia totalmente inmersiva, que excluye a las personas que te rodean. Este objetivo ya se alcanzó con su primera versión, que data de hace unos pocos años, y ahora se han introducido algunas mejoras que lo hacen apto para el contexto tecnológico actual.

Controles sencillos de usar

El manejo de este dispositivo es muy sencillo. Lo primero es conectar la unidad de procesamiento a las fuentes de vídeo por HDMI y cargar la caja externa que se encuentra conectada al visor. También se puede usar enchufando esta a la red eléctrica con su adaptador de corriente. Después, hay que ponerse el visor en la cabeza (es importante ajustar bien las correas para que resulte cómodo) y encenderlo. El siguiente paso es seguir las intrucciones sugeridas por un asistente de instalación, que te ayuda a configurar sus funciones principales y a personalizar los parámetros de visualización. Todo ello se realiza mediante un sencillo menú en pantalla, empleando los botones que el visor HMZ-T3W tiene en su parte inferior.

Sony HMZ-T3W

Aquí también se encuentran los controles de volumen y los deslizadores que permiten acercar o alejar las dos pantallas, de modo que queden perfectamente ajustadas a la estructura facial del usuario. En este punto es donde más se nota si el dispositivo está bien colocado en la cabeza, ya que si no se encuentra a la altura adecuada, la imagen no se verá correctamente y aumentará la fatiga visual.

Diseño y ergonomía mejorados

El visor 3D personal Sony HMZ-T3W es ligeramente distinto a su versión anterior, y el fabricante ha conseguido mejorar un poco su ergonomía. Su peso es de 320 gramos, frente a los 330 de su predecesor, peso es en su sistema de fijación y en las gomas que reducen la entrada de luz exterior donde se han implementado más mejoras.

Más fácil de colocar para cualquier usuario

Los soportes para la cabeza se basan en el mismo concepto de sujeción desarrollado para el modelo anterior, con una banda para la nuca, otra para la coronilla y una superficie de apoyo para la frente que reduce la carga de peso sobre el apoyo de la nariz. Pero, además de poder regular la longitud de las dos "diademas" de plástico, la superior también se puede bascular, permitiendo más posibilidades de colocación, y ajustándose mejor a cualquier forma y tamaño de cabeza. Además, el soporte para la frente se puede colocar a diferentes alturas. Hay que destacar de nuevo que es fundamental realizar bien el ajuste inicial del dispositivo en la cabeza. Después, quitarse y ponerse de nuevo el visor 3D sin perder el ajuste adecuado es bastante sencillo.

Sony HMZ-T3W

Para mejorar la experiencia de uso, el fabricante ha concebido una serie de gomas que cierran el campo de visión periférica, limitando la entrada de luz del exterior para que los ojos se centren más fácilmente en las pantallas. Dado que su posición y tamaño son fijos, según como sea la cabeza del usuario es posible que entre un poco de luz. Estas gomas tienen un sistema de fijación con múltiples puntos de anclaje, también de goma, que encajan en unas ranuras situadas en direfentes zonas del visor. Son algo "delicadas" y es importante encajarlas en su posición con cuidado para que no se dañen o cojan holgura. Igualmente, es recomendable tratarlas con cuidado para que no se suelten al quitarse y ponerse el visor, o al guardarlo en su funda de transporte.

Con tantos parámetros de ajuste a tener en cuenta, a la mayoría de personas que lo han probado les resultó complicado de colocar y de usar en un principio. Pero con un poco de práctica, una vez que "le pillas el truco", resulta relativamente sencillo. Si lo haces bien a la primera, no necesitarás ajustarlo mientras lo estés usando.

Más posibilidades de conexión

Otro de los "fallos" que tenía la versión anterior de este visor era que no podías conectarle muchas funestes de vídeo, y que requería una instalación cada vez que querías usarlo. En este modelo no es necesario complicarse tanto, ya que tiene una unidad de procesamiento externa que se puede dejar instalada junto al televisor y los reproductores que tengas en el salón. Esta se encarga de enviar la señal a la caja externa del visor, que incluye una batería interna y conexión WiFi diseñada especialmente como una entrada HDMI inalámbrica.

Batería y entrada de vídeo para dispositivos

Una de las grandes ventajas del nuevo Sony HMZ-T3W es que incluye conexión inalámbrica con la unidad de procesamiento, de forma que no necesitas estar cerca de las fuentes de vídeo para poder disfrutar del contenido que reproduzcas. Para ello, el visor tiene una caja externa conectada por cable, que incluye dicha conexión WiFi y una batería con autonomía de sobra como para ver más de una película larga (hasta 7 horas, según el fabricante).

Sony HMZ-T3W

Esta caja, además, incluye una entrada HDMI compatible con MHL, a la que puedes enchufar smartphones o tablets con esta tecnología para usarlos como fuentes de vídeo.

Conecta todos los reproductores de tu salón

La unidad externa de procesamiento está preparada para las necesidades de cualquier usuario, ya que cuenta con tres entradas HDMI, donde puedes enchufarle un Blu-ray, un PC, un reproductor multimedia o un sintonizador externo de televisión digital o satélite.

Sony HMZ-T3W

Además, incluye una salida HDMI pensada especialmente para conectar el visor con un cable. Esta se basa en la tecnología HMD (Head-mounted Display) para visores personales. Y, más importante aún, incluye otra conexión HDMI Pass Through para el televisor, que permite a la unidad de procesamiento actuar como puente entre las fuentes y el televisor, incluso si esta unidad se encuentra en modo Stand by. Esto es uno de los grandes aciertos de este visor, ya que permite inegrar el dispositivo con el resto de aparatos del hogar, dejando de ser un mero gadget que hay que enchufar y configurar antes de usarlo.

Sonido de lujo integrado

En el primer modelo de visor personal de Sony, el sonido también estaba integrado y era bastante bueno. Pero se basaba en dos cascos circumaurales que cubrían sólo parte de la oreja, y que no siempre se ajustaban bien a la estructura craneal del usuario. En esta versión se ha optado por dos cascos intraurales que se conectan a una toma minijack del visor. Aunque no están integrados en el dispositivo, y requieren una colocación manual, proporcionan una calidad de sonido impresionante, y son compatibles con audio 7.1.

Sony HMZ-T3W

Con el HMZ-T3W, Sony puede presumir de calidad de audio. Los resultados son realmente espectaculares, gracias a su logrado sistema surround compatible con Dolby TrueHD y DTS HD, entre otros sistemas. Además, esta instalación permite sustiruir los auriculares originales por otros mejores, aunque no es necesario a menos que estos no te resulten cómodos.

¿Preparado para viajar?

Por un lado, este dispositivo es algo aparatoso, y no parece el compañero ideal de viaje. Pero, por otro, incluye una funda de transporte de buena calidad, en la que puedes guardar el visor y su caja externa, junto con los auriculares y el adaptador de corriente. Su diseño es bastante bueno y permite transportarlo con una protección adecuada. 

Sony HMZ-T3W

Pero, además, gracias a la conexión HDMI compatible con MHL, puedes prescindir de la unidad de procesamiento externa y llevar las películas que quieras ver en un tablet o smartphone compatible con este estándar. 

Después de probarlo...

...puedo asegurar que la experiencia de uso del Sony HMZ-T3W es bastante buena para un dispositivo de esta naturaleza. La tecnología es la misma (o prácticamente la misma) que la de su predecesor, y la ergonomía es mayor. Pero existen limitaciones importantes que debes conocer.

Visualización de vídeo

Este es el verdadero punto fuerte de este visor personal, ya que su calidad de imagen es bastante buena, teniendo en cuenta que sus pantallas OLED son 720p, y no 1.080p. Reproduce sin problemas y no he experimentado fallos en la transmisión de inalámbrica vídeo HD. La reproducción 3D es buena y se ve apoyada por lo inmersivo que resulta ver sólamente el vídeo, eliminando cualquier interferencia visual "del exterior". El sonido, como está explicado antes, es realmente bueno, y ayuda mucho a sentirse "dentro de la película".

Fatiga visual

Este es un problema inherente a cualquier visor personal, y más aún si tiene tecnología 3D como este. En mi opinión, esto no se puede solventar. Los ojos se cansan con relativa facilidad ya que las pantallas se encuentran muy cerca de la cara y emiten luz que llega directamente a la retina, a menudo con una intensidad superior a la que estamos acostumbrados. Además, si tienes algún tipo de deficiencia visual, este formato de visor impide que uses tus gafas, y no incluye un sistema de ajuste de dioptrías, como sí tienen otros dispositivos con tecnología similar. Por ejemplo los binoculares Sony DEV-50, que ya probé anteriormente.

¿Sirve para jugar con PC o consola?

Esta ha sido mi gran desilusión, ya que tras conectarlo a una videoconsola Xbox 360, con la sana intención de vivir más de cerca la intensidad del GTA V, no he podido aguantar ni un minuto, literalmente. Y no es que tenga problemas de visión, afortunadamente. Pero el caso es que, al jugar, no te limitas a recibir la imagen de forma pasiva. Por el contrario, en el entorno de un juego debes involucrarte totalmente en la acción que se desarrolla frente a tus ojos, y estos deben moverse por una superficie muy cercana al ojo, con desplazamientos mínimos pero rápidos y muy precisos.

Tengo que reconocer que la experiencia ha sido escalofriante, ya que "la pantalla te persigue". No puedes distanciarte de la acción y, cada vez que mueves la cabeza, la imagen te acompaña. Y qué decir de los juegos de coches. Si, como yo, eres de los que toman las curvas con todo el cuerpo, el mareo es brutal si juegas con este visor.

Más allá de lo cómicas que puedan parecer estas sensaciones personales (y la cara que se me puso), lo cierto es que la experiencia resultó muy desagradable, y más aún cuando la ilusión de poder jugar en total intimidad mientras mi pareja ve la tele "a su bola" se evapora como por ensalmo. Snif.

Diseño
7
Pantalla
7
Audio
9
Software
5
Ergonomía
6
Conectividad
8
Relación Calidad/Precio
4