Skip to main content

Apple HomePod, análisis y opinión

Analisis Apple HomePod

Lo mejor

  • Calidad de sonido
  • Diseño y adaptación al entorno
  • Configuración muy sencilla

Lo peor

  • Exclusivo para usuarios de Apple
  • Suscripción a Apple Music casi obligatoria
  • Siri está muy limitado

10/11/2018 - 11:00

Descubre en nuestro análisis del HomePod cómo es la apuesta de Apple en el mundo de los altavoces inteligentes. Una propuesta diferente centrada claramente en el universo Apple, donde la calidad de sonido prioriza por encima de todo. ¿Merecen la pena? ¿Qué los diferencia de sus competidores Google Home y Amazon Echo? ¿De verdad se escuchan tan bien? Te lo contamos en esta review del HomePod, el altavoz inteligente con Siri de Apple.

1000 canciones en tu bolsillo”, corría el mes de octubre del año 2001 y bajo este hoy desfasado eslogan Apple mostró al mundo el dispositivo que marcaría un punto de inflexión en su historia reciente. Y es que guste o no reconocerlo ese primer iPod revolucionó la industria musical y sentó las bases de innovación de una compañía que para muchos a día de hoy está perdiendo la capacidad de sorprender.

En una época en la que los smartphones han acabado con el mercado de los reproductores de audio personal Apple busca un nuevo “efecto iPod” con HomePod, un altavoz inteligente para el hogar con una propuesta claramente diferenciada, y que poco o nada tiene que ver frente a las alternativas de Amazon o Google, para un mercado como el de los asistentes de voz que a buen seguro dará mucho que hablar en los próximos meses.

Las mentes más maliciosas fijarán su mirada directamente en su precio de 349 euros, pero tras este análisis del Apple HomePod podemos asegurarte que hay mucho más... ¡Comenzamos!

Discreto y elegante a parte iguales

La primera reacción al ver por primera vez el HomePod fuera de su caja ha sido unánime en toda la redacción: es mucho más pequeño y pesado de lo que uno se imagina, algo que corrobora su ficha técnica: 17,2 centímetros de diámetro, 14,2 centímetros de alto y 2,5 kilos de peso, lo que hace que sea muy fácil encontrarle un hueco dentro de cualquier estancia de la casa.

  Apple HomePod
Dimensiones 17,2 x 14,2 x 14,2 cm
Peso 2,5 Kilos
Colores Blanco y Gris Espacial
Altavoces Subwoofer de larga excursión + 7 Tweeters con amplificador a medida
Procesador Apple A8
Micrófonos 6 para Siri + Micrófono de calibración de bajas frecuencias
Fuentes de sonido Apple Music, canciones compradas en iTunes, Apple Cloud Music, Beats 1 + a la carta, Apple Podcast, Airplay 2
Formatos compatibles HE-AAC (V1)
AAC (de 16 a 320 Kb/s)
AAC protegido
MP3 (de 16 a 320 Kb/s)
MP3 VBR
Apple Lossless
AIFF, WAV y FLAC
Conexiones inalámbricas WiFi 802.11ac (MIMO), Bluetooth 5.0, AirPlay 2
Requisitos iOS 12 + iPhone 5S o superior, iPad Air o superior, iPad Mini 2 o superior o iPod Touch 6ª o superior
Precio 349 euros

Sólido, compacto y bien construido, son tres palabras que lo definen a la perfección que como la mayoría de productos de Apple transmite sensaciones de producto cuidado hasta el más mínimo detalle.

Su diseño circular pensado para poder difundir el sonido en 360 grados está recubierto salvo en la zonas superior e inferior por una malla 3D disponible en dos colores: gris espacial y blanco, aunque en una tonalidad algo más pastel que hace que sea más fácil de encajar dentro de cualquier tipo de decoración.

15 dispositivos inteligentes tan raros que no sabías que existían

La ausencia de zonas de agarre, hace que para transportar el altavoz debamos tener cuidado para no dañar o manchar el tejido, siendo recomendable inclinarlo ligeramente para poder cogerlo por la parte inferior sin necesidad de tocar el recubrimiento textil. Una malla 3D sin costuras, de tacto esponjo y agradable, que está diseñada para ser totalmente transparente a nivel acústico y no interferir de ninguna forma en la proyección del sonido.

En la zona superior, ligeramente curvada, encontramos unos sencillos controles hápticos que permiten realizar funciones básicas, como modificar el volumen o controlar la reproducción mediante un sencillo sistema de toques en la zona central: uno para pausar o reproducir, dos para saltar, o tres toques para retroceder una pista en un álbum. Esta misma área central servirá a demás para mostrar un bonito y llamativo logo multicolor cuando interactuemos con Siri mediante comandos de voz.

Apple HomePod analisis

En cuanto a la base o zona de apoyo de la parte inferior, está fabricada en silicona y aunque no destaca por su grosor y amplitud no afecta a la estabilidad debido en gran medida al peso del altavoz. Eso sí, no resulta suficiente para absorber la totalidad de las vibraciones generadas por el subwoofer, sobre todo si colamos nuestro HomePod sobre superficies porosas -acústicamente hablando- como maderas aglomeradas o de poca densidad.

Apple HomePod review

Por demás no existen ninguna conexión física más allá del cable de alimentación -del mismo color y tejido que la malla 3D- que sale directamente del altavoz por lo que no puede extraerse. No busques entradas auxiliares, puertos USB o similares sin los que claro está nos podemos ir olvidando de utilizar el altavoz de Apple para reproducir CDs de audio o disfrutar de nuestra colección de vinilos. Tómate esto como un primer aviso del hermetismo y el ecosistema tan centrado al que nos enfrentamos en este análisis del Apple HomePod.

Una pequeña obra de ingeniería

Como puedes observar en las imágenes el aspecto de este HomePod es bastante austero y poco impresionable, incluso se podría decir que es demasiado “discreto”, algo totalmente premeditado para un dispositivo pensado para pasar desapercibido y hacerse visible sólo cuando es invocado.

De hecho lo verdaderamente llamativo de este HomePod lo encontramos en su interior, es allí donde el altavoz inteligente de Apple marca la diferencia y comienza a justificar su precio.

Como ya he comentado un poco más arriba una de las primeras cosas que sorprende de este HomePod es elevado peso en relación con su tamaño, mucho mayor del esperado. Hace años escuché de boca de un especialista en estas lides del sonido HiFi que en caso de duda "el audio se compra al peso”, una afirmación altamente rebatible, y llena de matices, pero que no deja deja de tener una cierta base.

Homepod de Apple

Y es que el interior del HomePod hay “mucha tela que cortar”: un subwoofer para las frecuencias graves con un diafragma capaz de desplazarse hasta 20 mm -cifra nada despreciable si tenemos en cuenta el tamaño del habitáculo interno- ubicado en la parte superior y orientado hacia arriba -algo bastante poco común por cierto- , siete tweeters o altavoces para frecuencias agudas con amplificación independiente, y 6 micrófonos para el procesamiento de señales y cancelación de ruido y eco + un micrófono dedicado para la calibración de bajas frecuencias, además de acelerómetros para detectar los movimientos y cambios de ubicación del altavoz y toda la electrónica asociada ,en la que destaca su procesador Apple A8, el mismo que vimos allá en 2014 en el iPhone 6.

Apple HomePod review

Puede parecer algo desfasado pero si tenemos en cuenta que su cometido único es la gestión de un dispositivo de audio como este HomePod te aseguramos que de potencia va más que sobrado. Aunque tareas no le faltan, además de ejecutar el sistema que sirve de base apara abordar todas las funcionalidades del HomePod, es el encargado de la ecualización del sonido y su correcto desempeño en relación a la posición del altavoz en la sala además de hacerse cargo de procesar todas las peticiones y reacciones de Siri incluso cuando la música suena a todo volumen.

Hazlo sencillo

Tal y como hemos podido comprobar de primera mano para esta review del Apple HomePod la configuración y puesta en marcha es tremendamente sencilla y rápida, aunque lo primero que debes tener en cuenta es que para ello resulta indispensable contar con un dispositivo iOS (iPhone o iPad) de otra forma lo que tendremos es casi un pisapapeles.

Apple HomePod analisis

Como anticipaba estamos ante uno de los productos más herméticos y cerrados de Apple de los últimos años, con todo lo que supone por sí misma esta afirmación. Y es que el HomePod está pensado por y para los usuarios de Apple, sin más, y si crees que estoy exagerando seguiremos viendo pruebas de ello más adelante.

Volviendo a la review del HomePod, la configuración inicial para transferirlos datos de acceso de nuestra red y la configuración de nuestra cuenta de Apple nos llevará tan sólo un par de minutos, basta con activar el bluetooth del dispositivo iOS y colocarlo cerca del altavoz para comenzar un sencillo proceso guiado de poco más de 3 pasos en el que entre otras cosas indicaremos la ubicación del HomePod dentro de nuestro hogar: cocina, sala de estar, dormitorio etc. -esto puede parecer anecdótico pero resulta importante si tenemos varios HomePod, ya que será su ubicación la que marque a qué altavoz enviamos la música-, o decidir si queremos activar las peticiones personales con las que podremos añadir citas al calendario, notas o recordatorios, contestar mensajes etc. con la ayuda de Siri.

Apple HomePod analisis

Una vez completada la configuración el HomePod ya es independiente para funcionar de forma autónoma sin necesidad de ningún dispositivo asociado.

Oye Siri, ¿qué puedes hacer por mi?

Como buen altavoz inteligente el HomePod está pensado para ser controlado por la voz, para ello debemos invocar a Siri mediante el comando “Oye Siri...”, está será nuestra forma de decirle al asistente que queremos “hablar” con él, y para que ninguna de nuestra órdenes quede en el olvido el HomePod cuenta con un sofisticado sistema de procesamiento de señales avanzado y cancelación de ruido comandado por el procesador A8, capaz de aislar las voces y poder responder a nuestra solicitudes independientemente del volumen de la música o el ruido ambiental.

El resultado es más que sorprendente, no hace falta alzar la voz para que HomePod responda a nuestras peticiones, incluso si nos encontramos alejados o estamos escuchando música a todo volumen.

También es capaz de reconocer y responder ante cualquier voz, algo que no termina de convencerme sobre todo como es mi caso en una casa con niños pequeños compitiendo por imponer sus preferencias musicales. Un sistema de reconocimiento por patrón de voz sería bienvenido y no dudo que será algo terminará llegando en futuras actualizaciones, pues es algo que ya podemos encontrar en los altavoces con Alexa o Google Home.

  Apple HomePod Amazon Echo Plus Google Home
Dimensiones 142 x 142 x 172 mm 148 x 99 x 99 mm 96,4x142,8 mm
Peso 2,5 kilos 780 gramos 477 gramos
Conectividad 802.11a/b/g/n/ac (2,4 y 5 GHz), Bluetooth 5.0, AirPlay 802.11a/b/g/n/ac (2,4 y 5 GHz), Bluetooth 5.0 802.11a/b/g/n/ac (2,4 y 5 GHz), Bluetooth 5.0
Altavoces 7 tweeters + 1 subwoofer (200 mm) Subwoofer de neodimio de 76 mm y tweeter de 20 mm 2 radiadores pasivos duales de 50 mm + Transductor de 50 mm
Micrófonos 6 + 1 7 2
Salidas de audio No Entrada y salida de audio en línea No
Dispositivos soportados iOS Android, Fire OS, iOS Android, iOS
Características especiales Siri + Controles táctiles Alexa + Controles y anillo de luz Google Assitant + Controles táctiles
Precio 349 euros 149,99 euros 149 euros

Tampoco es posible tener varias cuentas vinculadas a un mismo dispositivo lo que implica que todas las peticiones, independientemente de la persona que las realice, se validarán en la única cuenta asociada influyendo en las recomendaciones musicales. Además permite que cualquiera puedas realizar llamadas, mandar mensajes, consultar nuestra agenda, añadir notas etc. dejando un tanto expuesta nuestra información personal.

Aunque está diseñada para ejecutar un proceso de aprendizaje continuado, tras una primera buena impresión con el paso de los días te vas dando cuenta de que Siri no es tan inteligente como cabría esperar, y que incluso en ocasiones puede llegar a resultar un poco desesperante.

Amazon Echo, Google Home o Apple HomePod: ¿cuál es el altavoz más seguro?

Todo irá bien si nos ceñimos a lo que he querido denominar como “diccionario Siri”, órdenes perfectamente estructuradas como “sube el volumen”, “pon Hijo de la Luna”, “pon éxitos de Mecano en toda la casa”, “apaga la música”, “avanza 30 segundos” etc. no supondrán ningún tipo de problema, son muchas las órdenes a las que Siri sabe dar respuesta, pero siempre dentro de su propio diccionario.

En el momento que queremos utilizar un lenguaje más natural comienzan los problemas: “pon de nuevo la última canción”, “reproduce el siguiente episodio” o “pon el último episodio del podcast de Computerhoy” no se encuentras dentro de su vocabulario, por no hablar del reconocimiento de temas con título en inglés si estamos utilizando el asistente en castellano como es mi caso que puede resultar del todo frustrante, sobre todo cuando se trata de un título largo como “I don't wanna miss a thing”.

Apple HomePod analisis

Mi inglés deja dista mucho de ser perfecto, pero me sorprende la cantidad de ocasiones en las que nos ha resultado complicado entendernos, lo que podría ser una barrera complicada de superar para aquellas personas que no tengan buena relación con la lengua de Shakespeare.

También he sufrido varias confusiones cuando dentro del título de un tema Siri encuentra alguna de sus palabras clave como hora, tiempo, mensaje etc. en estos casos es necesario introducir otro vocablo clave previamente para hacer comprensible la orden: “pon la canción Ni la hora” en lugar de “pon Ni la hora”,una orden que Siri no es capaz de interpretar de forma correcta.

También me ha resultado algo frustrante la imposibilidad de rebatir algunas decisiones a Siri, esto ocurre cuando queremos escuchar una versión diferente a la seleccionada por el asistente de voz de Apple, que por defecto suele decantarse siempre por las versiones más recientes, siendo inviable poder escuchar el tema original mediante órdenes de voz.

Además de escuchar música podemos utilizar el HomePod para las ya reseñadas “tareas personales”, como añadir eventos al calendario, recordatorios, dictar notas o poner temporizadores (unas alarmas que por cierto, no se pueden configurar para que suene una canción en lugar de un simple sonido...).

También podemos preguntarle a Siri por la información meteorológica, el restaurante más cercano, los resultados deportivos o las últimas noticias, además de enviar o leer mensajes de texto -incluso funciona bastante bien con WhatsApp, una de las pocas apps de terceros que se ha conseguido colar en cerrado ecosistema creado por Apple- y utilizar el HomePod como altavoz para hacer y recibir llamadas.

Toda esta experiencia con el asistente de voz pierde gran parte de su sentido, al menos todo la vertiente relacionada con el contexto musical, si no disponemos de una suscripción a Apple Music (desde 9,99 euros al mes), y es que HomePod y el servicio de música en streaming de Apple son casi un binomio indisoluble. Existe la alternativa de iTunes Match (24,99€ al año) que permite subir a iCloud Music Library toda la música de tu biblioteca, aunque la experiencia con Siri parece mucho más limitada, y decimos parece ya que no hemos podido comprobarlo durante nuestro análisis.

Airplay es la única forma de utilizar el altavoz con aplicaciones y servicios de música en streaming distintos a Apple Music como Spotify, Deezer, iVoox o Tidal, en estos casos no contaremos con el soporte de Siri y toda la interacción se debe realizar directamente desde la pantalla de un iPhone o iPad, de esta forma también es posible enviar otras señales de audio como la de los vídeos de YouTube.

Ante un ecosistema tan cerrado y con tantas limitaciones no es descabellado decir que sin Apple Music este HomePod es un dispositivo sin alma que difícilmente puede justificar su elevado precio frente a otras propuestas más económicas.

10 trucos para sacar el máximo partido a Siri en tu iPhone

Estas limitaciones también afecta al HomePod como centro del hogar conectado; cámaras, sensores de iluminación, bombillas, detectores de humo, termostatos etc, podrán ser reconocidos y controlados por voz sólo si éstos son compatibles con HomeKit de Apple, lo que limita la capacidad de elección y excluye, como es mi caso, algunos dispositivos domóticos que ya tengo.

Ahh, un último apunte sobre el asistente de voz, tal vez algo tonto: Siri habla muy alto, independientemente del sonido ambiental, la hora del día o el volumen general del altavoz, lo que en ocasiones resulta muy molesto sobre todo cuando la casa está en silencio.

Mucho más que un altavoz inteligente

Una de las cosas que más me ha gustado en este análisis del Apple HomePod es su capacidad para adaptarse al entorno, no sólo estéticamente hablando si no en lo verdaderamente relevante: a nivel acústico.

Quienes hayan tenido la oportunidad de probar algún sistema de audio espacial compuesto por un único cuerpo, habrán sufrido el largo y en ocasiones tortuoso proceso de calibración y configuración de este tipo de sistemas con el fin de adaptarse a las peculiaridades de la sala en cuestión, con la complicación de tener que repetirlo cada vez que queremos mover el altavoz de ubicación.

Apple ha conseguido eliminar todo este proceso de un plumazo gracia su sistema de adaptación acústica constante. Desde la primera nota el HomePod analiza el entorno, recalculando los valores de posición y adaptando el sonido a las circunstancias externas: posición, elementos y obstáculos adyacentes, dimensiones de la sala, ubicación de las personas en el entorno etc. Para ello hace uso de los seis micrófonos repartidos por todo el perímetro del altavoz.

Si el HomePod no cuenta con ningún obstáculo a su alrededor el sonido se dispersa a su alrededor en 360 grados, en cambio si encuentra arrinconado o cerca de una pared u objeto de gran volumen se adaptará a las circunstancias, proyectando hacia el espacio libre las voces e instrumentos principales y rebotando el resto de frecuencias secundarias, siendo capaz de procesar los instrumentos y las voces de forma individual para adaptarlos al entorno.

Apple HomePod review

Esta es la práctica pero ¿realmente funciona? ¿es apreciable? La respuesta rápida es sí, sin duda Apple ha logrado un efecto más que convincente para un producto tan limitado en tamaño. El sonido es claro, potente y lleno de matices siendo la percepción de sonido de alta calidad evidente incluso para los no iniciados. Este es el punto de partida, que no es poco, aunque como siempre es posible añadir algunos pequeños matices.

Aunque sólo sea por una cuestión física el HomePod no se escucha igual igual pegado a una pared que en un estado de “libertad” sin obstáculos a su alrededor. Si está junto a la pared el sonido se vuelve mucho más direccional, focalizándose el punto dulce de escucha en la zona frontal. Eso sí, es en esta configuración cuando mejor se perciben los matices y se hace mucho más evidente la buena calidad de sonido. En espacio abierto el sonido se dispersa y se pierden ciertos matices, incluso si te mueves alrededor se notan sutiles diferencias, aunque poco apreciables ciertamente, en la transición entre un tweeter a otro.

No hace falta ser un melómano para entender que cada género musical requiere de unas curvas de ecualización diferentes para cada estilo, por lo que nos ha llamado a atención en este análisis del HomePod que este carezca de cualquier posibilidad de ecualización manual, de igual forma nos ha sorprendido como el HomePod ha sido capaz de adaptarse de forma muy convincente a cualquier estilo musical.

Las mejores páginas con música online gratis para escuchar

Tal vez no alcance la ecualización perfecta en ningún genero en concreto, pero puede presumir de llegar al notable en la mayoría de ellos. En nuestra pruebas hemos pasado por diversos géneros, desde el rock a la música clásica, pasando por el house, el pop, el flamenco o incluso el reggaeton sin apreciar carencias ni pérdidas de afinación, incluso los géneros altamente demandantes de frecuencias graves se reproducen con soltura gracias a un subwoofer capaz de mover grandes cantidades de aire pese al reducido tamaño del conjunto.

Si disponemos de dos HomePod podremos configurarlos como altavoces independientes en ubicaciones separadas -salón y habitación, por ejemplo-, pudiendo realizar nuestras peticiones musicales de forma individualiza para cada uno de ellos, o reproduciendo la misma fuente en paralelo.

En esta configuración las experiencia auditiva mejora con un rango auditivo mayor en todas las frecuencias y graves algo más profundos, aunque no consigue transmitir una buena sensación espacial como ocurre habitualmente con un buen par de altavoces estéreo clásicos, además la posición ideal de escucha no termina de estar definida, uno no sabe bien dónde colocarse para apreciar mejor el sonido. En cuanto a términos de potencia con dos HomePod puedes “llenar” una sala de hasta 30 metros cuadrado sin problemas.

Apple HomePod analisis

Otra opción de configuración interesante es la de utilizar el altavoz como sistema de sonido para nuestro televisor, a modo de sistema cine en casa. Hicimos la prueba conectando dos unidades en paralelo conectadas a un Apple TV, el resultado fue un sonido que durante los primeros instantes impresiona, pero que una vez superado el primer impacto se diluye bastante.

Llama la atención la gran predominancia y calidad de los diálogos aunque que no son suficientes para suplir la falta de graves y una sensación espacial bastante pobre. El salto de calidad frente a los altavoces integrados de la mayoría de televisores actuales es evidente, aunque están lejos de reproducir las sensaciones inmersivas de un verdadero sistema de cine en casa o barra de sonido dedicada.

No apto para todos los públicos

El análisis del Apple HomePod deja a las claras varios aspecto determinantes que te ayudarán a decidir estás ante un producto adecuado para ti.

Si estás familiarizado con el ecosistema de Apple -escuchas toda tu música desde Apple Music o tienes tu propia biblioteca alojada en la nube de Apple-, quedarás muy satisfecho por la buena calidad de sonido del HomePod y su perfecta integración con los servicios de Apple. Por el contrario, su compra queda casi descartada si la fuente principal de tus escuchas se centra en otras fuentes al margen del universo de la manzana como el popular Spotify.

Apple HomePod analisis

Si nos centramos en su competencia podríamos catalogar a Amazon Echo o Google Home como “Asistentes de voz con altavoz incorporado”, mientras que este Apple HomePod entraría en la categoría de “Altavoz con asistente de voz”, pueden parecer la misma cosa pero en este caso el orden de los factores altera, y mucho, el resultado.

Mientras que en las propuesta de Google y Amazon el asistente es el eje central y casi único de la experiencia (aunque con mucho margen de mejora, no nos debemos de engañar), en el HomePod Siri es un actor secundario dentro de un producto cuyo punto fuerte es la calidad de sonido.