Skip to main content

Asus ZenBook 13 (UX333F), análisis y opinión

Asus ZenBook 13

Lo mejor

  • Tamaño y peso compacto
  • Diseño Premium
  • Buen rendimiento en general
  • Sonido muy nítido

Lo peor

  • Posición (y tamaño) de algunas teclas

  • Tiempo de carga de la batería

  • Sin Thunderbolt 3 en el USB Tipo C

  • Tamaño del touch pad

21/04/2019 - 10:06

Los portátiles ZenBook de Asus han sido tradicionalmente la gama aspiracional de la marca taiwanesa, formada por portátiles de gama alta con acabados premium y un rendimiento brillante. El Asus ZenBook 13 que vamos a analizar a continuación es una buena muestra de ello.

Diseñar un ultrabook premium no siempre es sencillo ya que los fabricantes se mueven en equilibrio entre las necesidades de movilidad, que limitan considerablemente las opciones de espacio, y la versatilidad que requiere un portátil pensado para trabajar desde cualquier lugar y en escenarios en constante cambio.

Asus ha sabido gestionar la exclusividad de los modelos de la gama ZenBook para acercarla a un público mucho más extenso que ahora puede disfrutar de un ultrabook con un diseño premium por un precio bastante razonable que parte de los 1.043 euros en Amazon.

¿Habrá conseguido el Asus ZenBook 13 que vamos a probar mantenerse en pie en ese difícil ejercicio de equilibrios? Lo descubrimos y te contamos nuestra opinión de este Asus ZenBook 13 en nuestro análisis al detalle.

  ZenBook 13 (UX333F)
Tipo Ultrabook
Dimensiones 30,2 x 18,9 x 1,69 cm
Peso 1.1 kg
Sistema Operativo Windows 10 Home
Procesador Intel Core i5-8265U 
Memoria RAM 8 GB LPDDR3
Almacenamiento 256 GB SSD M.2 NVMe
Tarjeta gráfica Integrada Intel UHD 620
Tamaño de pantalla 13,3'' LED LCD 60 Hz
Resolución de pantalla 1.920 x 1.080 px (166 ppp) 
Conectividad inalámbrica / redes 802.11 ac dual band y MU-MIMO, Bluetooth 5.0
Conectores de datos / A/V 1 x USB 3.0 Tipo A / 1 x HDMI / 1x USB Tipo C (No Thunderbolt 3) / 1x USB 2.0 Tipo A / 1 x Jack 3,5 mm
Precio Precio del modelo analizado: 1.043 euros en Amazon

Diseño metálico impecable en un formato sorprendentemente compacto

La gama de productos ZenBook de Asus ha hecho de su diseño premium y sus dimensiones reducidas una seña de identidad propia. Desde el primer contacto al sacarlo de la caja se aprecia que nos encontramos ante un producto en el que se ha prestado atención al diseño y a los materiales de construcción.

Se trata de un metal que parece metal, se siente como metal. Puede parecer una redundancia, pero las nuevas aleaciones de aluminio que están saliendo al mercado últimamente, a pesar de estar formadas por metales, no se sienten como tal sino que tienen un tacto más parecido al plástico. Esta sensación no es la que transmite externamente el Asus ZenBook 13 que estamos probando.

Asus ZenBook 13

Lo que más llama la atención es el acabado de su tapa en metal cepillado en círculo, cuyo centro es el logotipo de Asus. En este caso, el Asus ZenBook 13 de esta review tiene el acabado Plata Helada con detalles en oro rosa, pero también existen una versión Azul Real con detalles también en dorado.

El uso de este acabado hace que las huellas no se marquen tanto como en los modelos con acabado metálico el habitual, lo cual es toda una ventaja además de ser estéticamente muy atractivo.

Asus ZenBook 13

Aunque cuenta con una pantalla de 13,3 pulgadas, el Asus ZenBook 13 tienen un tamaño realmente compacto, que se enfatiza apostando por un formato de pantalla de 16:9. Esto le permite recortar en uno de sus lados para obtener un tamaño incluso más pequeño que la generación anterior.

Con unas dimensiones de 302,9 x 189,3 x 16,9 mm y 1,1 kg de peso, el ZenBook 13 de Asus se posiciona como uno de los ultrabooks más compactos que puedes encontrar en el mercado. Esto lo hace muy cómodo de llevar siempre encima en una mochila o en un bolso ya que pesa poco y no ocupa demasiado espacio.

Asus ZenBook 13

Parece que Asus no ha querido jugar la baza de la extrema delgadez en este modelo (algo que se reserva para los modelos más exclusivos de la gama ZenBook), por lo que en sus laterales se permite colocar el suficiente número de puertos como para cubrir las necesidades de la gran mayoría de usuarios. De estos puertos hablaremos con más detalles en su correspondiente apartado.

Asus ZenBook 13

En la parte trasera, llama la atención dos inserciones de goma en el borde la tapa superior del portátil, y justo debajo de esa tapa se deja ver una generosa rejilla de ventilación que permitirá “respirar” al Asus ZenBook 13.

Si le damos la vuelta al portátil, nos encontramos con cuatro patas de goma antideslizantes, una rejilla de refrigeración que contribuye a refrigerar la zona donde se ubica el procesador y la GPU, y unas perforaciones que delatan la ubicación de los altavoces situados a ambos lados en la parte delantera.

Asus ZenBook 13

Al abrir portátil—algo que puedes hacer con una sola mano sin que se levante de la mesa—, encontramos la explicación de cómo Asus ha conseguido meter una pantalla de 13,3 pulgadas en un portátil tan pequeño.

Asus ZenBook 13

Los marcos alrededor de la pantalla son realmente reducidos, siendo de 4 mm en ambos laterales y de 6 mm en la parte superior para dejar espacio para la webcam y a los sensores infrarrojos para el reconocimiento facial con el que puedes iniciar sesión en Windows más cómodamente.

Asus ZenBook 13

También encontramos explicación para la presencia de aquellas pequeñas inserciones de goma en la parte trasera de la tapa, ya que al abrir el ZenBook 13, su bisagra ErgoLift hace que la tapa apoye sobre la mesa elevando ligeramente la base del portátil para hacer más cómoda la postura de escritura y, de paso, mejorar la circulación de aire fresco por debajo del portátil.

Pantalla inmersiva que no sacrifica ni los colores ni la nitidez

Asus ha hecho todo un ejercicio de compactación al conseguir meter una pantalla de 13,3 pulgadas en un cuerpo tan pequeño, y la verdad es que el resultado es muy bueno ya que el resultado es una relación del 95% de superficie útil en el frontal, consiguiendo una sensación de “todo pantalla”.

Asus ZenBook 13

Si bien es cierto que a nivel visual estos marcos tan reducidos son una maravilla, en lo práctico no lo son tanto, ya que resulta inevitable tocar con los dedos la parte superior de la pantalla haciendo necesaria una limpieza periódica de esa zona por las huellas.

Nos encontramos ante un panel IPS con resolución Full HD (1.920 x 1.080 píxeles) con una frecuencia de refresco de 60 Hz protegido por una lámina antirreflejos que consigue disipar la mayoría de los reflejos producidos por la luz artificial.

El Asus ZenBook 13 que estamos probando no cuenta con pantalla táctil y lo cierto es que no se echa de menos esta función. El concepto del ZenBook 13 se mantiene dentro de los cánones de portátil tradicional en los que se prima la movilidad.

Asus ZenBook 13

Con una densidad de 166 ppp, la pantalla del Asus ZenBook 13 ofrece una muy buena nitidez que se aprecia especialmente cuando, como ha sido nuestro caso, debes utilizarlo durante muchas horas para leer y editar textos. Sin embargo, optamos por reducir la escala del texto al 125% ya que el Asus ZenBook 13 lo trae configurado de fábrica al 150%.

Además, cuando llegan los colores, el Asus ZenBook 13 muestra un buen rango dinámico mostrando un calibrado de color muy logrado y unos degradados progresivos y sin presencia de banding en las transiciones.

Asus ZenBook 13

Los ángulos de visión también se mantienen razonablemente al ver la pantalla desde una posición lateral o al cambiar la inclinación de la pantalla, lo cual deja margen para ver la pantalla correctamente al trabajar con el portátil sobre las rodillas.

Resulta muy sencillo acomodar la pantalla del Asus ZenBook 13 a un ángulo de trabajo confortable gracias a los 143° que permite la bisagra ErgoLift.

Asus ZenBook 13

El brillo de la pantalla es correcto para trabajar en interiores con ambientes luminosos, pero flaquea notablemente cuando se trabaja en exteriores o cerca de una ventana en un día soleado, haciendo algo más complicado ver con claridad el contenido de la pantalla.

Un procesador brillante, pero se echa en falta una GPU dedicada

Cuando llega el momento ponerse a trabajar el Asus ZenBook 13 no se amilana con facilidad y nos ha sorprendido su buena respuesta en todas las tareas que le hemos asignado.

Bajo el capó de la unidad del ZenBook 13 que estamos probando encontramos una configuración de 8 GB de memoria RAM a una frecuencia de 2.133 MHz distribuido y uno de los nuevos procesadores de la serie Whiskey Lake. En concreto se trata del Intel Core i5 8265U con cuatro núcleos y ocho hilos de procesamiento funcionando a una frecuencia base de 1.6 GHz pero que puede escalar en momentos puntuales hasta los 3,9 GHz.

Modo máximo rendimiento Asus ZenBook 13  Microsoft Surface Laptop 2  Huawei Matebook 13
Geekbench 4 CPU Single-Core: 4.314 puntos
Multi-Core: 12.648 puntos
Single-Core: 3.894  puntos
Multi-Core: 11.317 puntos
Single-Core: 5.244 puntos
Multi-Core: 17.553 puntos
GeekBench 4 OpenCL 36.869 puntos 34,966 puntos 37.442 puntos
PC Mark 8 3.708 puntos 3.055 puntos 4.286 puntos
Cinebench R15  482 puntos 489 puntos 700 puntos
Cinebench R15 OpenGL 49.47 fps 49,07 fps 56,72 fps

Nos ha sorprendido su buen rendimiento en una gran variedad de escenarios. Durante los días que hemos estado usando el Asus ZenBook 13 como ordenador principal, hemos desarrollado las tareas habituales propias de nuestra profesión: redactar noticias usando Office o Google Docs, consultar varios documentos abiertos simultáneamente y otras tareas habituales de oficina.

Asus ZenBook 10

Además, también lo hemos puesto a prueba navegando con una veintena de pestañas abiertas en Chrome al mismo tiempo, sin que el portátil haya dado muestra alguna de fatiga.

También hemos ejecutado programas de edición fotográfica como Photoshop y Lightroom sin que se acuse un descenso destacable en su rendimiento, algo que sin duda suma muchos enteros a su puntuación.

El Asus ZenBook 13 cuenta con una GPU Intel UHD Graphics 620, que ofrece un buen rendimiento para este tipo de tareas, pero es algo más limitada si se le va a dar un uso gráfico más intensivo como edición de vídeo o renderización de gráficos en 3D. El hecho de usar una GPU integrada también limita considerablemente la ejecución de juegos en el Asus ZenBook 13.

  Modo economizador Modo máximo rendimiento
Geekbench 4 OpenCL 35.848 puntos 36.869 puntos
GeekBench 4 CPU Single-Core: 3.562 puntos
Multi-Core: 8.757 puntos
Single-Core: 4.314 puntos
Multi-Core: 12.648 puntos
PCMark 10 2.219 puntos 3.455 puntos
Cinebench R15 CPU 404 puntos 482 puntos
Cinebench R15 OpenGL 41,55 fps 49,47 fps

Para cuantificar su rendimiento y poder compararlo con otros portátiles, hemos sometido al Asus ZenBook 13 que estamos analizando a una batería de pruebas sintéticas que no hacen más que corroborar lo que ya sospechábamos durante sus pruebas de uso: ofrece un buen rendimiento en cuanto a capacidad de procesado, pero flaquea en las tareas con mayor requerimiento gráfico por no integrar una GPU dedicada.

Asus ZenBook 10

El almacenamiento del Asus ZenBook 13 está formado por una unidad SSD de 256 GB en formato M.2 NVMe firmado por Western Digital. A pesar de no ser el más rápido de su categoría, este disco es capaz de alcanzar tasas de lectura de hasta 1.740,4 MB/s, y de escritura de hasta 1.277,5 MB/s.

Asus ZenBook 13 Benchmarks

La respuesta del almacenamiento es muy fluida al copiar o mover archivos, así como al ejecutar programas que manejan archivos con un volumen importante de datos como Lightroom.

Aunque sobre el papel hay unidades de este que pueden ofrecer un rendimiento muy superior, no se apreciaría demasiada diferencia en el uso habitual. En este sentido el Asus cumple con creces ya que en ningún momento hemos notado que el ZenBook 13 tuviera un comportamiento lento.

Sin miramientos a la hora de mantener a raya las temperaturas

Durante los días que hemos estado probando el Asus ZenBook 13 se ha mantenido dentro de unos límites de temperatura muy contenidos que, en función de la tarea que estuviera realizando en ese momento, oscilaba entre los 40° y los 60°. Unas temperaturas muy ajustadas para tratarse de un portátil con un tamaño y peso tan reducido.

En los periodos con un trabajo más intenso, como editando varias fotos con Photoshop o procesándolas con Lightroom, se aprecia cómo se eleva la temperatura en la zona de la rejilla de ventilación de la parte inferior, justo donde se encuentra el procesador y las memorias.

Asus ZenBook 13

Sin embargo, este aumento de temperatura no ha llegado a ser molesto para su uso en ningún momento. El Asus ZenBook 13 también ha mantenido a raya las temperaturas en la zona del teclado, mucho más protegida que la parte inferior, ya que aquí apenas se aprecia un ligero aumento de temperatura en la zona de las dos primeras filas de teclas.

Esto hace que, al menos en ese sentido, no resulte incómodo o molesto usar el teclado mientras el procesador del ZenBook 13 trabaja a toda máquina.

Cómo limpiar y poner al día un viejo ordenador de sobremesa

Sí se aprecia que el perfil de refrigeración activa no es muy progresivo y pasa del silencio absoluto en el que acostumbra a trabajar el Asus ZenBook 13, a máxima potencia donde el ventilador interno se deja notar.

Aun cuando se encuentra en su máximo nivel de disipación, el ventilador interno no resulta molesto ni siquiera en entornos silenciosos como una biblioteca o una sala de reuniones.

Asus ZenBook 13

Sin duda alguna, el hecho de contar con una rejilla inferior y de una rejilla trasera generosa contribuye en gran medida a este buen comportamiento térmico del Asus ZenBook 13 y al hecho de que su sistema de refrigeración activo solo deje notar su presencia de tanto en tanto.

Solo le falta Thunderbolt 3 para rozar la perfección

El Asus ZenBook 13 ha sido claramente diseñado para la movilidad, pero a diferencia de sus principales rivales, y sin poner a los delgados perfiles como excusa, cuenta con un buen número de puertos físicos a los que puedes conectarle todo tipo de accesorios y dispositivo sin tener que estar dependiendo de adaptadores de todo tipo.

En el lado derecho monta un puerto HDMI 1.4, un puerto USB 3.1 de tipo A y un puerto USB tipo C. Esta combinación es perfecta, ya que de un solo plumazo se cubren las necesidades de almacenamiento de alta velocidad que proporciona el USB tipo C y el USB 3.0, así como la conexión con monitores externos mediante HDMI.

Asus ZenBook 13

En el lateral opuesto, el Asus ZenBook 13 monta un lector para tarjetas microSD y un segundo puerto USB 2.0 que sirve para conectar un ratón u otros periféricos. Se completa el catálogo de conexiones con un jack de 3,5 mm para auriculares que se ubica junto a los LEDs de estado de carga y uso.

Aunque el Asus ZenBook 13 que estamos analizando cuenta con un mayor número de puertos que la mayoría de ultrabook del mercado, debemos decir que su configuración no es del todo perfecta. Por ejemplo, el puerto USB de tipo C no tiene soporte Thunderbolt 3, por lo que puedes olvidarte de conectar un monitor externo en este puerto, o de cargar la batería del portátil usando un cargador USB tipo C.

¿Qué es el estándar USB, qué tipos hay y cómo funciona?

Otro de los inconvenientes que le encontramos a las conexiones del ZenBook 13 es el hecho de incluir un lector de tarjetas de memoria microSD, en lugar de optar por un lector de SD, que es el formato de tarjetas que usan todas las cámaras de fotos y la gran mayoría de vídeo.

Asus ZenBook 13

Esto limita seriamente su público objetivo, ya que el Asus ZenBook 13 sería perfecto para un fotógrafo profesional que quiera viajar ligero de equipaje, pero el hecho de no tener el lector de tarjetas correcto podría decantar la balanza hacia otro modelo.

En cuanto a conexiones inalámbricas, el Asus ZenBook 13 de esta prueba también va muy servido ya que cuenta con soporte para redes 802.11 ac MU-MIMO de doble banda y Bluetooth 5.0.

En nuestra experiencia de uso no hemos tenido ningún tipo de problema con las conexiones Wi-Fi del ZenBook 13, tanto en redes de 2,4 GHz como en las de 5 GHz, manteniendo unas buenas velocidades de conexión en todo momento incluso aunque cambiábamos con frecuencia la distancia con respecto al router.

Asus ZenBook 13

En lo referente al sonido, el Asus ZenBook 13 aprueba con muy buena nota gracias al soporte del equipo Harman/kardon que monta. El sonido de este pequeño portátil sorprende por su potencia y nitidez, aunque se acusa la falta de graves, algo perfectamente comprensible al tratarse de un portátil con un espacio muy limitado.

No obstante, el sonido que ofrece es de buena calidad y se aleja de los típicos tonos enlatados que ofrecen otros portátiles compactos. Cuando se encuentra sobre una mesa o superficie plana, se mejora considerablemente la direccionalidad del sonido, proporcionando una buena experiencia inmersiva. Además, permite su configuración por software y cambiar su configuración de sonido para adaptarse mejor a cada tipo de contenido. Cuenta con una pareja de micrófonos ubicados a ambos lados de la cámara para mejorar la recepción de la voz durante las videollamadas.

Teclado mal diseñado pero con un touch pad brillante

El teclado es uno de los componentes que más cuidan los fabricantes ya que es el que define en gran medida la experiencia de uso del portátil. En este sentido, el teclado del Asus ZenBook 13 es un desastre en lo que se refiere al diseño y distribución de sus teclas.

En términos generales, las teclas que forman el teclado del ZenBook 13 con correctas para un portátil de estas dimensiones, guardando una distancia algo inferior a lo habitual, pero nada que resulte especialmente molesto o que entorpezca su uso normal.

Asus ZenBook 13

El problema viene con distribución de algunas teclas, sobre todo del lado derecho del teclado, que hace que su uso resulte muy poco productivo y, en ocasiones, incluso exasperante.

En primer lugar, Asus ha colocado en la esquina inferior del teclado unas flechas del cursor con el mismo tamaño y en la misma línea que el resto de teclas, y justo al lado de la tecla flecha arriba del cursor ha ubicado la tecla Mayúscula derecha. Dos teclas de igual tamaño, y con símbolos similares ¿qué podría pasar?

5 trucos de tu teclado Windows que no conocías

El resultado es que el 80% de las veces que se intenta pulsar esa tecla Mayúscula derecha, se acaba pulsando por error la tecla de la flecha del cursor, con lo cual el cursor cambia de línea y no solo no se escribe la Mayúscula (que realmente no se ha pulsado) sino que además rompe el ritmo de escritura y obliga a volver a colocar el cursor en su sitio.

Usar la tecla Mayúscula izquierda no soluciona el problema ya que, literalmente, se encuentra pegada a su tecla contigua, por lo que el porcentaje de error en la pulsación también es muy alto.

Asus ZenBook 13

Siguiendo con la parte derecha del teclado del ZenBook 13, encontramos una extraña distribución de teclas en la que se dispone una tecla intro alargada (como las de los teclados con distribución inglesa) una tecla cedilla extrañamente grande y la tecla Borrar. Esto contribuye a aumentar la confusión sobre qué tecla se ha de pulsar ya que, por su tamaño, a menudo se confunde la cedilla con la tecla Borrar.

Por último, Asus ha ubicado una tecla Suprimir con el mismo tamaño justo al lado del botón de encendido, y justo encima de la tecla Borrar. El resultado, como puedes imaginar, es que el portátil se apaga frecuentemente por error al pulsar ese botón de encendido en lugar de la tecla Borrar o Suprimir. Por suerte, el sistema de encendido del Asus ZenBook 13 es casi instantáneo.

QWERTY vs Dvorak: curiosidades de la historia de los teclados

Hemos repetido la experiencia con varias personas, para descartar que se trate de los hábitos de uso de un determinado usuario, y el resultado ha sido el mismo en todos los casos.

Descartando el mal diseño de la parte derecha del teclado, el tacto y las sensaciones son buenas, con un recorrido de tecla agradable, una dureza correcta y una pulsación silenciosa perfecta para usar en entornos silenciosos como clases, bibliotecas, salas de reuniones, conferencias, etc.

Asus ROG Strix SCAR II

Asus ROG Strix SCAR II

El portátil gaming ROG SCAR II de Asus es perfecto para disfrutar de los shooters en primera persona gracias a su pantalla de alto refresco, a un teclado preciso, al procesador intel de octava generación y a su tarjeta gráfica GTX.

El teclado está retroiluminado en blanco y es graduable en tres intensidades o puede ser apagado totalmente, lo cual permite una correcta visibilidad de las teclas en ambientes poco luminosos.

De hecho, en ambientes muy luminosos se hace necesario mantener la iluminación del teclado encendido ya que la tipografía de las teclas es prácticamente del mismo color que el resto de la tecla, al menos en el acabado en plata del Asus ZenBook 13 que estamos probando.

Asus ZenBook 13

Aunque las dimensiones totales del Asus ZenBook 13 no permiten montar un touchpad excesivamente grande. Su tamaño es suficiente para no necesitar la ayuda de un ratón externo y su capacidad de respuesta es buena. No hemos tenido ningún problema para usarlo ya que responde de forma precisa a todas las pulsaciones y gestos integrados en Windows 10.

Nos ha gustado mucho la forma en la que Asus ha resuelto incluir un teclado numérico completo en este portátil integrándolo en el touch pad. Para activarlo solo es necesario mantener pulsado un icono en la esquina superior derecha del touch pad y se activa la iluminación del teclado numérico integrado en el panel.

Asus ZenBook 13

Desde ese momento, al pulsar sobre alguno de los números, se inserta ese dígito o símbolo matemático, mientras que si se desliza el dedo por la superficie se mantiene su funcionalidad del touch pad. Una idea brillante y bien resuelta.

Batería para mucho trote, pero a cambio de mucha espera

Contar con una buena batería es fundamental para un portátil diseñado para la movilidad como pretende ser el Asus ZenBook 13 que estamos analizando. Sin duda alguna, Asus ha hecho un buen trabajo de optimización con este equipo ya que consigue una autonomía muy buena teniendo en cuenta que, con un tamaño y peso tan ajustado, es complicado montar una batería de gran capacidad.

En nuestras pruebas hemos conseguido un tiempo de uso de algo más de 5 horas y media con el plan de energía de máximo rendimiento. Es decir, usando conexiones WiFi de forma intensiva, redactando textos, editando fotos para insertarlas en artículos, navegando, viendo vídeos, etc.

Asus ZenBook 13

Lógicamente, ajustando el plan de energía con perfiles más moderados, bajando el brillo de la pantalla, prescindiendo de la retroiluminación del teclado y reduciendo al mínimo las conexiones inalámbricas, su autonomía se puede duplicar fácilmente. Pero nuestra intención era acercarnos lo máximo posible a la experiencia real que tendría cualquier usuario.

Asus ZenBook 10

Uno de los principales inconvenientes que hemos encontrado en la batería del Asus ZenBook 13 es el tiempo de carga. En nuestras pruebas ha tardado unos 170 minutos en cargar totalmente su batería. Demasiado tiempo para tratarse de un portátil que, en teoría, no para demasiado tiempo en el mismo lugar.

El hecho de no contar con soporte Thunderbolt 3 en el USB tipo C, también le priva del soporte de carga desde este puerto, algo que habría podido acelerar sus tiempos de carga, además de ofrecer una vía de carga alternativa para los usuarios que ahora están obligados a llevar siempre encima el cargador del Asus ZenBook 13.

Asus se modera con el bloatware

Se considera como bloatware a todas aquellas aplicaciones que, sin solicitarlo, los fabricantes instalaban de fábrica en sus portátiles y que, siendo sinceros, ningún usuario utilizaba nunca.

Esta ha sido una práctica muy habitual entre los fabricantes, pero parece que durante los últimos años se ha ido moderando. En el caso del Asus ZenBook 13 de esta review, la presencia de bloatware es prácticamente nula.

Asus ha optado por instalar un Asistente de bienvenida en el que ayuda al usuario a instalar algunas apps que pueden resultarle útiles, tales como Dropbox, el antivirus McAfee o los servicios opcionales de Asus ID. Todo ello de forma opcional.

Asus ZenBook 13

Además, incluye el Asistente para la instalación Asus, un sistema de actualización para los componentes y controladores del equipo que centraliza la actualización desde los servidores de Asus.

Destacar la excelente integración de la cámara IR que monta el Asus ZenBook 13 con Windows Hello, que permite iniciar sesión en Windows 10 de forma casi instantánea y sin necesidad introducir ninguna contraseña de acceso.

Asus ZenBook 13 sería el ultrabook perfecto de no ser por su teclado

El Asus ZenBook 13 es un ultrabook muy bien diseñado en términos generales. Tiene todo lo que un usuario podría buscar en un ultrabook de su categoría por ofrecer un tamaño y peso muy compacto. Perfecto para llevarlo encima todo el día sin que ello destroce tu espalda.

Empezando por un diseño espectacular en el que se han cuidado los materiales, una estética realmente bonita y una resistencia de nivel militar que te garantiza que vas a tener portátil para rato.

Asus ZenBook 13

Si valoramos su interior, el Asus ZenBook 13 tampoco tiene tacha alguna en el hardware elegido. Un procesador Intel de octava generación que ha podido con todo lo que le hemos encomendado (que no ha sido poco), una memoria RAM que ha respondido con soltura a todos los requerimientos, y un sistema de almacenamiento solvente que sigue el ritmo del resto de los componentes.

La pantalla, aunque algo escasa de brillo, también responde satisfactoriamente en la mayoría de supuestos, ofreciendo una buena experiencia de uso.

Asus ZenBook 13

Lo mismo podemos decir de las opciones de conectividad, donde encontramos un rara avis en su categoría integrando los puertos básicos que muchos de sus rivales han tenido que eliminar.

Pero entonces llegamos al teclado, o más bien a su distribución. Si bien es cierto que el uso y tamaño de sus teclas ofrece una experiencia de escritura cómoda, su distribución no lo es en absoluto. Los errores se suceden en este apartado haciendo que la velocidad de escritura se reduzca considerablemente y con ella la productividad.

Asus ZenBook 13

Tener que parar constantemente a comprobar qué tecla se va a pulsar e incluso llegar a apagar el equipo por error varias veces durante una sesión de trabajo dificulta seriamente la elección de este portátil como ordenador para productividad.

No obstante, y a pesar de su teclado, el Asus ZenBook 13 es un gran ultrabook que dará muchas alegrías a sus usuarios ya que, además, mantiene un precio muy competitivo de solo 1.043 euros en Amazon, cuando sus rivales directos raramente bajan de los 1.200 euros.