Skip to main content

Fitbit Versa, análisis y opinión

Lo mejor

  • Seguimiento 24/7 del ritmo cardíaco
  • Diseño elegante para el día a día
  • Precio más o menos razonable
  • Batería para varios días

Lo peor

  • No tiene GPS
  • Mucho trabajo pendiente en el software
  • Pero que mucho, mucho trabajo pendiente
  • Pocos bancos compatibles con Fitbit Pay

Jakub Motyka

21/05/2018 - 13:18

¿Es una pulsera deportiva? ¿Es un reloj inteligente? En este análisis del Fitbit Versa te contamos nuestra opinión sobre este smartwatch disponible por un precio de 199 euros.

Fitbit ha sido históricamente una empresa de pulseras de monitorización de la actividad. Empezó su andadura con el Fitbit Tracker, un dispositivo lanzado allá por el año 2008 que se enganchaba en el bolsillo de los pantalones con el objetivo de ofrecer un seguimiento 24/7 de la actividad física del usuario; después le sucedieron otros modelos como la Fitbit Charge (pulsera – 2014), el Fitbit Surge (reloj inteligente – 2015) o la Alta HR (pulsera – 2017). Y así hemos llegado al Fitbit Versa.

En este análisis probamos el reloj inteligente deportivo Fitbit Versa

¿Qué es el Fitbit Versa? Es una pulsera deportiva con aspiraciones de reloj inteligente. Por un precio de partida de 199,95 euros, se trata de un producto que la propia marca presenta en su página web oficial con el mensaje de "[un] smartwatch que, además [de ayudarte a disfrutar de tu vida], te ayuda a mejorar tu salud y forma física". Pero, ¿es realmente digno de estas palabras? Eso es lo que vamos a comprobar en este análisis.

Para la prueba del Fitbit Versa hemos estado utilizando este reloj inteligente durante varias semanas en un uso cotidiano que ha incluido tanto la gestión de notificaciones del móvil desde el reloj como el seguimiento de nuestra actividad deportiva. Tras el análisis del Fitbit Ionic, ahora os traemos esta prueba del modelo más reciente de la marca (junto al Fitbit Ace, la pulsera para niños).

Interfaz del Fitbit Versa

Diréis, ¿y qué diferencias hay entre el Fitbit Versa y el Fitbit Ionic, dos modelos que han salido a la venta con tan poca diferencia de tiempo entre uno y otro? En la siguiente tabla podéis ver las diferencias (y similitudes) más importantes entre uno y otro, y os recomendamos que le echéis un vistazo antes de empezar a leer el análisis si estáis ahora mismo en la búsqueda de un reloj inteligente.

  Fitbit Versa Fitbit Ionic
Resistencia al agua Sí, hasta 50 metros Sí, hasta 50 metros
Conectividades

WiFi 802.11 b/g/n

Bluetooth 4.0 con NFC

-

WiFi 802.11 b/g/n

Bluetooth 4.0 con NFC

GPS

Sistema operativo y compatibilidad

Fitbit OS 2.0

Android/iOS

Fitbit OS 2.0

Android/iOS

Fitbit Pay
Batería Hasta cuatro días Hasta cinco días
Precio 199,95 euros 299,95 euros

Antes de entrar de lleno a desengranar cada apartado, antes os diremos que de cara a alguien que no conozca nada sobre él este reloj inteligente de Fitbit se puede resumir en cinco características: tiene una pantalla táctil de 1,34 pulgadas, es compatible con Android/iOS, tiene medidor de ritmo cardíaco, su batería dura unos cuatro días y no tiene GPS. Hemos dicho cinco características, pero eso no significa que las tenga todas.

Apple Watch parece, plata no es

Fitbit Versa en la mano

Hasta que no la tienes en la muñeca no te das cuenta de que el Fitbit Versa es uno de los relojes inteligentes con el diseño más elegante del mercado. De primeras puede transmitir una sensación de calidad inferior a la de otros smartwatches del mercado, pero cuando te lo pones compruebas que da el pego muy bien para el precio que tiene.

De hecho, os podemos decir que el Versa no se queda nada lejos en términos de atractivo en el diseño del Samsung Gear Sport (199 euros en oferta), y a primera vista tampoco debe andar muy alejado de otros modelos del mismo rango de precio como el Amazfit Pace (130 euros). Está a un mundo del Apple Watch 3, pero os tenemos que confesar que durante nuestra prueba de este reloj de Fitbit más de una persona nos preguntó si estábamos analizando un nuevo Apple Watch. Eso habla muy bien del trabajo de diseño que ha hecho Fitbit.

Fitbit Versa

Entrando en detalles sobre su aspecto, en el Fitbit Versa no hay mucho que decir en cuanto al diseño: hay un botón físico a la izquierda del bisel, dos botones físicos a la derecha... y ya está. A ello se le suma una pantalla táctil de 1,34 pulgadas que, todo hay que decirlo, no aprovecha en absoluto el espacio del reloj y deja a sus lados unos enormes marcos negros.

En la parte trasera encontramos el sensor del ritmo cardíaco, con un emisor de diodos de color verde acompañado debajo por un sistema de pines a través del cual se carga la batería del reloj cuando lo apoyamos en la base de carga que viene incluida en la caja.

Lo más interesante, al menos desde el punto de vista de utilizar este reloj a diario, está en el diseño de la correa: todo aquel que haya probado un reloj inteligente deportivo habrá comprobado que la sujeción que se coloca sobre la extensión sobrante de la correa muchas veces termina deslizándose cuando estamos haciendo deporte, con la consecuente molestia de tener que colocar después de nuevo esa sujeción en su sitio.

Fitbit Versa

En el Fitbit Versa, esa sujeción tiene un plástico en su interior que se introduce en el orificio de la correa, de forma que es imposible que se mueva de su sitio incluso durante las sesiones más duras de ejercicio físico. Un detalle interesante para un producto que, al fin y al cabo, también se quiere hacer un hueco entre los deportistas.

Más de 3.000 relojes inteligentes en la tienda de Amazon

El Fitbit Versa es un reloj que se siente muy cómodo en la muñeca. El bisel tiene un tamaño razonable tanto para muñecas pequeñas como muñecas grandes, y su ligero peso hace que al final ni te des cuenta de que lo llevas puesto. La versión que nosotros hemos podido probar era la de color negro, pero también hay a la venta otra de color rosa y una de color gris.

En lo referido a la correa, el reloj trae en la caja dos correas: una de tamaño grande y otra de tamaño pequeño. En la caja, además, también encontramos la base de carga a través de la cual podremos dejar el reloj cargando cuando lo necesitemos.

Xiaomi Mi Band 3 podría llegar muy pronto al mercado

Esta base de carga tiene un diseño de "pinza", de tal forma que para dejar el reloj cargando tienes que abrir ligeramente las dos pestañas laterales (apretando desde el otro extremo) y después, cuando ya hayas apoyado el reloj, las cierras de nuevo para que sujeten el dispositivo. De esta forma, te garantizas que el reloj no se separará de la base de carga en ningún momento (otros fabricantes apuestan por un sistema de imanes, pero Fitbit ha optado por este otro).

Por lo tanto, para resumir nuestras opiniones sobre el diseño del Fitbit Versa, recapitulemos: muy bien en cuanto a su aspecto, y muy bien también en cuanto a la comodidad en la muñeca. Los acabados del reloj no son del otro mundo, pero deberían soportar bien el paso del tiempo.

Por cierto, decir también que este reloj es resistente al agua. Lo puedes sumergir a una profundidad de hasta 50 metros, y eso está en la línea de la resistencia al agua que ofrecen los demás relojes deportivos del mercado.

A la pantalla le sobran marcos por todas partes...

... pero es una pantalla que se ve asombrosamente bien en cualquier circunstancia. La marca certifica un brillo máximo de hasta 1.000 nits, lo que está a la par de lo que ofrecen desde hace un tiempo los relojes inteligentes de Apple, y es algo que se nota cuando estás en exteriores en un día soleado.

Pantalla del Fitbit Versa

Dejando a un lado esos enormes marcos de los que hablábamos antes, tan solamente podemos dedicar buenas palabras a la pantalla LCD de 1,34 pulgadas con 300 x 300 píxeles de resolución. Tanto desde el punto de vista del brillo, que ya lo hemos mencionado, como desde algo tan básico como que el panel responda correctamente a los movimientos de nuestro dedo sobre la pantalla. En ese sentido cumple de sobra.

La pantalla se activa con el movimiento de la muñeca (reconoce bastante bien los giros de la mano), aunque también se puede configurar para que solamente se activa con la pulsación del botón. Una vez se enciende, tienes tres configuraciones disponibles para el tiempo que quieres que se quede encendida la pantalla: 10, 15 y 20 segundos. El brillo, por su parte, tiene cuatro configuraciones: automático, atenuado, normal y máximo.

Ahora que ya lo conocéis prácticamente todo sobre el diseño del Fitbit Versa, es hora de que hablemos de la experiencia de uso en el día a día. Empecemos por la faceta más deportiva de este reloj: algo tan simple como salir a hacer ejercicio con el reloj puesto en la muñeca.

Es de esos relojes que te obliga a cargar con el móvil a todas partes

Fitbit Versa en la mano

Llega la hora de salir a hacer deporte con el Fitbit Versa. En nuestro caso, salir a correr. Y he aquí el primer dilema: ¿salgo solamente con el reloj, o me llevo también el móvil? En mi caso, dado que quiero registrar también mi recorrido sobre el mapa, no me queda más remedio que llevarme el móvil conmigo. Recuerda que este reloj no tiene GPS integrado.

Aquí ya llega el primer dilema: ¿registro mi salida con el reloj o lo hago con el móvil? Si lo hago con el móvil (a través de la aplicación de Strava), dejando a un lado que entonces no tiene mucho sentido llevar el reloj puesto, estaré renunciando a tener un registro de mi ritmo cardíaco*; si lo hago con el reloj, además de poder registrar mi pulso resulta que el sistema de Fitbit utilizará el GPS de mi móvil para registrar también mi recorrido. Así que optemos... por ambas opciones, para ver si hay disparidad en el registro de los datos.

* Para los que se pregunten si es posible utilizar el Fitbit Versa como medidor de ritmo cardíaco para complementar a la aplicación de Strava en el móvil, diré que en mi caso no fue posible: incluso teniendo ambos servicios vinculados, en el apartado de "Ritmo cardíaco" la aplicación de Strava me seguía invitando a que comprara una de sus bandas de control. Así que no, en principio no parece posible hacerlo de esta forma

Por un lado, esta es la información que podrás ver en la aplicación de Fitbit después de una salida para correr:

Así registra Fitbit una salida para correr

Y esta es la información que muestra la aplicación de Strava para esa misma actividad física:

Strava registrando la actividad física

Hay diferencias notables, empezando por el ritmo medio: mucho más generoso por parte de Fitbit (5' 27") que desde Strava (5' 58"). Me quedo con el primero, por supuesto. Es extraño que también haya tanta diferencia en la distancia recorrida (7,66 km vs 7,1 km), cuando puse a funcionar ambos sistemas con pocos segundos de diferencia.

¿Cuál de los dos es más fiel a la realidad? A falta de un tercer dispositivo profesional de monitorización de la actividad física que pueda servir como referencia fiable, lo cierto es que es imposible decirlo. Lo que está claro es que una de las dos aplicaciones no registra correctamente los datos (al menos una más que la otra, partiendo de que ninguna será perfecta).

Fitbit Versa, análisis y opinión

Mientras estás corriendo con el reloj, desde la pantalla puedes ver el ritmo actual (actualizado en tiempo real) y el tiempo que llevas haciendo esa actividad. Si pulsas sobre la pantalla, puedes ver otras vistas en las que, por ejemplo, lo que se te muestra en tiempo real es el ritmo cardíaco. También puedes pausar la actividad para reanudarla después. Al terminar, en la pantalla del reloj verás el tiempo de la actividad, la distancia recorrida, el ritmo medio y el ritmo cardíaco medio.

En cualquier caso, lo que queda patente tras pocos días de uso del Fitbit Versa es que no es un reloj que te permita olvidarte del móvil. Lejos de eso, no es más que un mero complemento para tu teléfono: si quieres aprovechar mínimamente las funciones de este reloj, siempre deberás tener encima el móvil. Y eso, en mi opinión, no es para lo que debería estar concebido un smartwatch de este tipo.

Lo que sí es muy interesante de este Versa es que está constantemente registrando tu ritmo cardíaco. Es algo que pocos relojes del mercado tienen, y es muy interesante si quieres tener un seguimiento 24/7 del ritmo de tu corazón.

Fitbit OS, simple y con mucho margen de mejora

Empecemos por explicar cómo funciona la interfaz del Fitbit Versa: si deslizas el dedo de derecha a izquierda sobre la pantalla, llegas a la lista de aplicaciones: de serie están la de Ejercicio, la de Música, la de Alarmas, la de Coach, la de Relax, la de El Tiempo, el Temporizador, el Monedero, Configuración, Consejos, Strava y Deezer (¿no te suena de nada esta última? Es normal, porque en España no tiene prácticamente popularidad, pero viene a ser una alternativa a Spotify o Apple Music).

¿Y para qué sirve cada aplicación? Muy fácil:

  • Ejercicio: te permite monitorizar una actividad física determinada. Puedes elegir entre correr, ir en bici, nadar, correr en cinta, hacer pesas, hacer un entrenamiento HIIT o, simple y llanamente, entrenar. En total, siete modos de ejercicio disponibles a los que puedes añadir muchos otros modos más (tenis, golf, yoga...) desde la aplicación.
  • Música: te permite reproducir la música que hayas copiado previamente al reloj (tienes 2,5 GB de memoria interna disponibles). Esto deberás hacerlo desde un ordenador, porque por algún motivo desde el móvil no es posible.
  • Alarmas: poca presentación necesita.
  • Coach: una serie de entrenamientos guiados desde el reloj.
  • Relax: ejercicios de relajación guiados también desde el reloj.
  • El tiempo.
  • Temporizador.
  • Monedero: para pagar desde el reloj a través de Fitbit Pay. ¿Lo malo? La lista de bancos compatibles es muy corta: boon. (de Wirecard), Santander (Mastercard) y Carrefour (Mastercard). Y para de contar.
  • Configuración.
  • Consejos: para descubrir todas las funciones del reloj.
  • Strava: para ver (solamente eso, ver) tus últimos ejercicios de la cuenta de Strava que previamente hayas sincronizado con el reloj.
  • Deezer: para escuchar música en streaming. Cuesta 9,99 euros al mes.

Solamente con estas primeras líneas ya os estaréis dando cuenta de que hay muchos flecos sueltos en el software del Fitbit Versa. Que no se pueda copiar música directamente del móvil al reloj, que ni siquiera haya compatibilidad al menos con Spotify, que Fitbit Pay esté limitado a tan pocos bancos... mucha letra pequeña para un producto que pretende luchar contra alternativas mucho más sólidas en el mercado.

Modo de ciclismo del Fitbit Versa

Por suerte, esas no son las únicas aplicaciones que puedes utilizar en el reloj. Desde la aplicación de Fitbit en el móvil puedes añadir y quitar apps a tu gusto, así como también puedes ver toda la monitorización de tu actividad que realiza el reloj día y noche. Echemos un vistazo a esta aplicación.

La aplicación de Fitbit en el móvil

La aplicación de Fitbit en el móvil

La aplicación de Fitbit (disponible tanto en Google Play como en la App Store) viene a ser el centro de control de todas las funciones del reloj. Desde aquí puedes ver todo lo que el reloj sabe sobre ti, así como también puedes acceder a todos los ajustes de personalización disponibles para su interfaz.

En la pantalla principal de la aplicación se muestra toda la información de tu actividad física: número de pasos dados, kilómetros recorridos, calorías quemadas, horas de sueño (con la información más detallada que hemos visto hasta ahora en un reloj inteligente sobre la calidad del sueño), ritmo cardíaco... en resumen, todo sobre tu salud. Este panel es totalmente personalizable, así que puedes quitar y añadir widgets a tu gusto.

Qué hacer (y qué no) antes de salir a correr

Desde la aplicación puedes también instalar y desinstalar aplicaciones en el propio reloj. La variedad de aplicaciones disponibles en la tienda de Fitbit no está mal, pero dan más la sensación de estar pensadas para el mercado americano que el mercado español: buena muestra de ello es que ninguna de las tres aplicaciones destacadas en la portada de la tienda están traducidas al español.

Aplicaciones disponibles para instalar en el Fitbit Versa

Para ser sinceros, nosotros no hemos sentido la necesidad de instalar ninguna aplicación más de las que ya vienen activas de serie en el reloj. Y no porque no lo necesitáramos, sino porque simplemente no encontramos lo que nos hubiera gustado ver.

Tal y como es habitual en cualquier reloj inteligente, desde la aplicación de Fitbit en el móvil puedes elegir entre diferentes diseños de interfaz para la esfera del reloj. Hay mucha variedad en los diseños disponibles (aunque no tanta calidad como cantidad), y los que nosotros hemos visto eran todos de descarga gratuita.

Esferas disponibles en el Versa

La esfera que podéis ver en las fotografías que acompañan a este análisis del Fitbit Versa es la que viene activada de fábrica. En esta esfera, lo único modificable es el color de las letras/números que se muestran en la pantalla. Otras esferas disponibles para su descarga tienen más opciones de personalización.

Experiencia de uso en el día a día

El Fitbit Versa es compatible tanto con móviles Android como con los iPhone, y a grandes rasgos las funciones disponibles en un sistema y en otro vienen a ser muy similares (las más importantes están disponibles en ambos). Dado que este reloj no tiene ni altavoz ni micrófono, lo más destacable de su compatibilidad con el móvil es la posibilidad de atender las notificaciones desde la muñeca.

Así es el reloj inteligente deportivo de Fitbit

Tanto en Android como en iOS, la app de Fitbit te permite configurar qué aplicaciones quieres que repliquen sus notificaciones en el reloj. Puedes elegir una aplicación específica para los mensajes de texto, otra para los eventos del calendario y otra para los correos electrónicos, y a partir de aquí puedes activar/desactivar todas las que tengas instaladas en el teléfono. Recuerda que en la gran mayoría de los casos solamente podrás leer las notificaciones, pero no contestar a ellas.

El funcionamiento de las notificaciones no me ha parecido que esté del todo pulido, y muchas veces he tenido la sensación de que buena parte de las que llegaban al teléfono se perdían por el camino hasta el reloj. Y es algo que he notado tanto al llevar el reloj vinculado con un móvil Android como con un iPhone.

La tienda de Fitbit en Amazon

Pero lo que no se perdía por el camino eran las decenas -sin exagerar- de correos que llegamos a recibir durante los primeros días de uso con el Fitbit Versa. Parece que el reloj trae activadas por defecto las notificaciones por correo electrónico, y eso significa que vas a recibir en el correo un mensaje nuevo cada vez que:

  • consigas alguna insignia. Nos alegra conseguir la insignia de Pingüino o Paracaidista, pero no es necesario que nos llegue un correo... ¡por cada insignia nueva! En el momento de la redacción de este análisis, he llegado a acumular en mi cuenta más de 20 correos de Fitbit felicitándome por haber conseguido alguna insignia.
  • cuando te quedes sin batería. Por algún motivo, Fitbit ve necesario mandarte un correo cuando el reloj se está quedando sin batería.
  • y los resúmenes semanales de actividad.

Cómo ocultar las notificaciones de una aplicación

La batería sí se merece buenas palabras: los cuatro días los puedes conseguir sin problemas si haces un uso muy eventual del reloj, pero incluso con un uso más intensivo llegarás sin problemas a las dos o tres noches sin necesidad de ponerlo a cargar antes de dormir. Pocos relojes inteligentes pueden decir lo mismo.

Nuestra opinión sobre el Fitbit Versa

Llegamos al final de este análisis del Fitbit Versa con una cosa clara: el hecho de incorporar un sistema operativo propio en su reloj es una apuesta muy atrevida por parte de esta compañía, pero todavía le queda mucho trabajo por delante. En un producto que cuesta casi 200 euros no son aceptables los bugs ni las ausencias tan notables como las que nos hemos encontrado durante esta prueba.

Empezando por la ausencia del GPS, que resulta muy notable si lo vas a utilizar para hacer deporte, hay otros aspectos que tampoco nos han terminado de gustar: lo poco pulido que está todavía el sistema operativo de Fitbit, la falta de un mayor abanico de aplicaciones, los problemas con las notificaciones... hay muchos aspectos por terminar de rematar.

Fitbit Versa

Pero no todo son malas palabras. ¿Qué otro reloj inteligente dura más de dos o tres días con una carga completa, como es el caso de este Versa? Eso, sumado a que el reloj mide el ritmo cardíaco durante las 24 horas del día, son los dos puntos positivos más destacables que destacaríamos de nuestra opinión.

Estamos ante el dilema de siempre: si buscas un sustituto a tu móvil para determinadas situaciones, sigue mirando alternativas; si simplemente quieres registrar tu actividad física, entonces quizás te interese más comprar una pulsera deportiva; pero si estás en la búsqueda de un complemento para tu móvil, y no te importa que dependa al cien por cien del teléfono, entonces el Fitbit Versa puede encajar en tu criterio.

Si estás buscando alternativas de relojes inteligentes con funciones deportivas, echa un vistazo a nuestro análisis del Apple Watch 3, al análisis del Gear Sport, a la prueba del Gear S3 y, por supuesto, al análisis que hicimos del Fitbit Ionic. Y si el Versa te ha convencido, entonces hazte con él al mejor precio en este enlace.