Logo Computerhoy.com

Monitores inalámbricos: adiós a los cables

Guía de compra
Monitor inalámbrico

Una genial solución para comenzar a limitar el uso de los cables es la de adquirir algunos de los monitores inalámbricos que se venden en la actualidad. Si no conoces mucho acerca de estos dispositivos, sigue con nosotros, puesto que te vamos a contar todo lo que necesitas saber.

Si hay una tecnología que cada vez está más extendida es la de intentar suprimir el cableado todo lo que se pueda y para conseguirlo, dispositivos como los monitores inalámbricos se hacen imprescindibles.

En ciertos accesorios para el ordenador, como por ejemplo auricularesinalámbricos, teclados o ratones, el tema de no tener cable está muy extendido y ya hay muchos usuarios que no utilizan ningún tipo de cableado para este tipo de dispositivos.

En lo que son los monitores, el tema inalámbrico aún no está a la orden del día, ya que todavía la inmensa mayoría de los que se venden vienen con sus respectivos cables. Pero sí que es cierto que cada vez hay más monitores que utilizan el sistema inalámbrico para conectarse con el ordenador.

A la hora de sincronizar varios dispositivos, el hacerlo de modo inalámbrico es una forma mucho más sencilla, además de mucho más limpia y despejada para nuestra mesa de escritorio, ya que no tendremos ningún tipo de cable que nos moleste.

La verdad es que usar un monitor con sistema inalámbrico es todo un adelanto, aunque también es verdad que hay muchos usuarios que desconocen, no solo el funcionamiento de este tipo de dispositivos, sino incluso su existencia, puesto que no están nada extendidos en el catálogo de muchas empresas que fabrican aparatos de este tipo.

Vamos a ver toda la información que necesitamos para poder adquirir el mejor monitor inalámbrico para nosotros, nuestras necesidades y presupuesto.

Cómo funcionan los monitores inalámbricos

La inmensa mayoría de los monitores que se venden actualmente vienen con cables, algo que poco a poco se está cambiando por aquellos que podemos conectar mediante conexión inalámbrica.

Este tipo de monitores funciona a través de WiFi o Bluetooth, olvidándonos de cualquier tipo de cable que conecte al monitor con el ordenador. 

Al tener esta capacidad inalámbrica, estos dispositivos no solamente se van a poder emplear con un ordenador de sobremesa, sino que también se podrán conectar a ellos portátiles, móviles e incluso tablets y todo sin tener que utilizar ningún tipo de cable.

Una vez que tengamos sincronizado el ordenador con nuestro monitor, todo va a funcionar de la misma manera y con la misma eficacia, en líneas generales, que tenemos en los monitores que usan cableado.

HUAWEI MateView

Tienen ventajas e inconvenientes

Los monitores inalámbricos son dispositivos que nos otorgan una serie de ventajas sobre aquellos que se conectan por medio de cable. 

En lo que son las propiedades propiamente dichas de este tipo de dispositivos, como, por ejemplo, la imagen o la compatibilidad con cierto tipo de sonido, como puede ser el envolvente 5.1, no va a existir ningún tipo de diferencia.

Las principales ventajas que podemos encontrar son:

  • Limpieza: es indudable que, al no llevar ningún tipo de cable, sumándole que el ratón y el teclado tampoco tengan, el espacio que vamos a lograr en el escritorio será absolutamente espectacular. La diferencia entre organización y limpieza será realmente sustancial.
  • Versatilidad: la verdad es que parece mentira que hablemos de versatilidad en un monitor, pero en estos casos en los que la conexión es inalámbrica, podremos llevarlo de un lugar a otro de manera mucho más sencilla, permitiéndonos el lujo de usarlo en más de una estancia.
  • Conectividad: otro de los casos donde los monitores inalámbricos tienen una gran ventaja es en la conectividad, ya que es sumamente sencillo que podamos conectar nuestro smartphone, tablet o portátil al dispositivo sin tener que andar con ningún tipo de adaptador y carneado.
HP U27

Pero como prácticamente todo en la vida y más en lo que es la tecnología, no podemos hablar de dispositivos que sean perfectos, por lo que también tienen sus desventajas, las cuales debéis conocer.

Los principales inconvenientes que podemos encontrar son:

  • Lentitud: puede ser que el gran problema que tengan los monitores inalámbricos sea el hecho de que son más lentos, ya que dependerán mucho de la conexión a internet que tenemos en nuestra casa. Aun así, en los momentos en los que reciben muchos datos, por muy buena conexión que tengamos, siempre serán un poco más lentos que aquellas que van con cable.
  • Latencia: otro de los problemas que nos podemos encontrar es el del aumento de la latencia (algo que también se puede dar en los auriculares inalámbricos) a la hora de recibir la imagen de vídeos, películas y sobre todo juegos. Igual que en el caso anterior, es sumamente dependiente de la velocidad de conexión que tengamos, pero está claro que sí aparece un lag excesivo, este tipo de monitores van a perder eficacia.
SAMSUNG Smart Monitor M7

Que hay que tener en cuenta al comprar un monitor inalámbrico

Como es normal, debemos de fijaros en ciertos detalles cuando vayamos a comprar un monitor inalámbrico, aunque muchas de las características que nos van a ser interesantes en este tipo de dispositivos son las mismas que miramos cuando queremos adquirir uno que tenga cableado.

Los parámetros que no podemos pasar por alto son:

  • Tamaño: evidentemente el tamaño de la pantalla va a ser lo primero que todo el mundo va a mirar en cualquier tipo de monitor, bien sea inalámbrico o con cableado. Aquí debe elegir cada usuario qué es lo que necesita, aunque sí que es verdad que la inmensa mayoría últimamente se decantan por medidas entre las 24 y las 27 pulgadas.
  • Resolución: la resolución también va a depender de lo que necesitemos, puesto que habrá usuarios que no necesiten mucha resolución, mientras que pueda haber otros que quieran ver películas o jugar a juegos de última generación y, por lo tanto, van a demandar monitores con 2K o 4K. Nosotros consideramos que hoy en día lo mínimo que le debemos exigir a este tipo de dispositivo es ser Full HD.
  • Conexión inalámbrica: en los monitores que van a conectarse de forma inalámbrica debemos conocer el sistema que van a utilizar, para decidir cuál es el que mejor se adecúa a lo que nosotros necesitamos. Actualmente, tenemos aquellos que se van a conectar por Bluetooth, otros que se conectarán por WiFi Direct y los que usan el sistema de conexión AirPlay de Apple. Como habrás imaginado, para nosotros las más recomendables son las 2 últimas opciones.
  • Tiempo de respuesta y frecuencia: otros dos detalles en los que debemos fijarnos son el tiempo de respuesta y la frecuencia de actualización de la pantalla. El tiempo de respuesta que nosotros aconsejamos para que no tengamos problemas de parpadeos o imágenes borrosas es que al menos sea de 5 ms. En cuánto la frecuencia, si no vamos a emplear la pantalla de manera asidua para jugar a juegos de última generación o ver películas en alta definición, podremos continuar con los clásicos 60 Hz. En el caso contrario, lo mejor sería tener un panel de al menos 120 Hz.
  • Puertos: aunque conectemos la pantalla inalámbricamente, no podemos olvidarnos de que traiga ciertos puertos que en un momento dado pueden ser necesarios, tales como HDMI, Display Port, VGA o USB A y si tiene de Tipo C mejor.

Con todo lo que has podido leer en este artículo, ya tienes toda la información necesaria para adquirir el mejor monitor inalámbrico para ti, tus necesidades y dentro del presupuesto que te has marcado.

Estamos de acuerdo en que los monitores inalámbricos tienen muchas ventajas y también algún que otro inconveniente, pero como ya tenemos los datos necesarios, nuestra capacidad para tomar la mejor decisión es mucho mayor que antes.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además