Logo Computerhoy.com

Estos son los motivos por los que los coches eléctricos necesitan neumáticos especiales

neumaticos

Cuando compramos un coche eléctrico pensamos que su mantenimientos y sus revisiones son las mismas que las de un vehículo de combustión tradicional. Por suerte esto no es así y nos centramos en una parte clave que suele pasar por alto: las ruedas.

Una de las mayores promesas de los vehículos eléctricos es que proporcionan una relativa libertad respecto al mantenimiento constante del coche. Se acabaron los cambios de aceite y filtro, las bujías, las puestas a punto, los filtros de partículas... Todo menos las ruedas, eso es innegociable.

La última pieza clave que conecta el coche a la carretera siguen siendo los neumáticos y, tras varias décadas, sigue siendo una pieza con forma cilíndrica hecha de caucho y rellena de aire. Y las exigencias de un coche de combustión y uno eléctrico son muy diferentes.

¿Qué significa esto? Que los vehículos eléctricos (conocidos por su abreviatura inglesa EV) requieren neumáticos específicos. 

Coche eléctrico en la estación de carga

Sí, los neumáticos destinados a vehículos convencionales con motor de combustión interna (ICE) encajarán en las ruedas de su coche eléctrico, pero utilizarlos de esta forma sería una mala idea.

Los neumáticos para coches eléctricos están diseñados para soportar el peso adicional de las baterías, la carga dinámica y las exigencias de tracción de un VE, entre otras cosas. El uso de neumáticos que no son para vehículos eléctricos puede provocar un desgaste  acelerado, problemas con el calor y la posibilidad de que las ruedas patinen. Vamos a verlo en profundidad.

Primer motivo: el ruido

Sin combustión, los vehículos eléctricos tienen un ruido de fondo drásticamente inferior al de los vehículos con motor de combustión interna. Y no solo no hay motor de combustión, sino que tampoco hay transmisión, ni chasquido de válvulas, ni sonido del tubo de escape...

El motor de un coche con motor de combustión interna ahoga parte del ruido de la carretera generado por los neumáticos, por lo que es muy importante que todos los componentes sean silenciosos, especialmente los neumáticos.

Los neumáticos comienzan a producir la mayor parte del sonido que emana de un VE (tanto hacia el exterior como hacia el interior) una vez que el vehículo alcanza la velocidad de muchas calles suburbanas, y el ruido aumenta en las autopistas. Por eso la ruedas de los EV deben llevar un dibujo diferente, más silenciosos.

Los neumáticos de Michelin que ni se pinchan ni se deshinchan para turismos

Segundo motivo: tracción bajo aceleración y vida útil

Este es uno de los mayores retos a la hora de diseñar un neumático para un vehículo eléctrico. Dado que la mayoría de los motores eléctricos ofrecen un par enorme de forma más agresiva e instantánea que la mayoría de los motores de combustión, estos ofrecen mucha más potencia de salida, lo que se transforma en más energía en un solo punto: el neumático.

Si un neumático ofrece una tracción excepcional, su vida útil ya se ve comprometida en cierta medida con los compuestos de goma más blanda que, por lo general, tienen que sacrificar una larga durabilidad para ofrecer ese agarre a la superficie de la carretera.

Por este motivo hay un equilibrio muy complicado entre crear un neumático que sea capaz de recoger esa tracción brutal de la aceleración del eléctrico y, además. que sea capaz de aguantar miles de km sin desgastarse. La realidad es que ahora mismo un EV cambia más de ruedas que un coche de combustión.

promocion neumaticos combustible

Tercer motivo: peso y carga

Hay algunas diferencias fundamentales entre los coches de combustión interna y los eléctricos, incluso antes de que se muevan. Por norma general, los VE son más pesados que un coche con motor de combustión interna de tamaño o categoría similar.

Mucha gente piensa que solo el compuesto de goma o los polímeros de un neumático pueden influir en su tracción y agarre. Pero además de estos compuestos, el dibujo de la banda de rodadura, la profundidad de los bloques de la banda de rodadura y el volumen vacío entre ellos contribuyen a grandes cambios en la rigidez general y la capacidad de carga de un neumático.

Es decir, los coches eléctricos pesan mucho más que sus homólogos de combustión por culpa de las enormes baterías, esto hace que necesiten de ruedas más rígidas para poder soportar una carga mucho mayor. De lo contrario pueden deformarse y eso es muy peligroso en carretera.

Le Mans 2022 neumaticos

Cuarto motivo: el coste

Un hecho ineludible es que los neumáticos para VE son caros, y los problemas de la cadena de suministro mundial no han hecho más que agravar el problema. Cada uno de estos problemas hace que los neumáticos de los VE sean más caros que los de los vehículos de combustión interna.

Por último, y teniendo en cuenta todo lo anterior, el mercado de neumáticos específicos para VE es mucho más reducido que el de neumáticos para vehículos con motor de combustión interna. La buena noticia para los propietarios de VE es que el sector está creciendo, lo que debería hacer que aumente la oferta y bajen los precios. Este no es un motivo, es un deseo.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Coche eléctrico