Samsung manipula benchmarks de Galaxy S4 para que luzca bien

Samsung manipula benchmarks de Galaxy S4 para que luzca bien

Sin duda alguna, las especificaciones del Samsung Galaxy S4 lo hacen un smartphone extremadamente potente y uno de los puntos de comparación en el mercado en términos de rendimiento. Sin embargo, investigaciones realizadas sobre la versión internacional del móvil encontraron que al menos algunos de los benchmarks realizados sobre el dispositivo pueden haber arrojado resultados que no son consistentes con el uso real del aparato, debido a modificaciones realizadas por Samsung sobre su procesador.

La versión internacional del Galaxy S4 tiene en su interior un SoC (System On a Chip) llamado Ekynos 5, con una unidad central de procesamiento que tiene una velocidad máxima de reloj de 1.2 GHz, y una GPU, o unidad de procesamiento gráfico, que corre a un máximo de 532 MHz. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, los usuarios no pueden aprovechar el poder total de proceso del dispositivo.

Sin embargo, una investigación llevada a cabo por AnandTech ha descubierto que bajo ciertas condiciones tanto el procesador como la GPU del Galaxy S4 trabajan a su máxima potencia, sin consideraciones de consumo de energía o emisión de calor. Lo que resulta “interesante” es cuáles son dichas condiciones.

Los resultados de la investigación han demostrado que el Ekynos 5 tiene una lista de apps de benchmarking que cuando se ejecutan -y solamente en ese caso -, producen una subida extrema en el desempeño del dispositivo. Dicho en otras palabras, cuando el S4 detecta que las populares apps de benchmark GLBenchmark 2.5.1, AnTuTu, Linpack o Quadrant se están ejecutando, se pone en "modo berserker", con el fin de reportar un desempeño mucho mayor al normal.

Los cambios en velocidad llevan la GPU de una velocidad normal de operación de 480 MHz a la máxima de 532 MHz, mientras que la unidad central de proceso pasa de la velocidad típica de funcionamiento, 500 MHz a un máximo sostenido de 1.2 GHz.

El hecho de que este comportamiento sea disparado únicamente cuando se detecta la ejecución de un conjunto muy popular de apps de benchmarking, sugiere que Samsung busca que se reporte un rendimiento mucho mayor del Galaxy S4 que aquel que pueden esperar los usuarios en condiciones normales; se trata básicamente de un caso de doping electrónico. Y la acusación toma más validez cuando se tiene en cuenta que se encontró dentro del código del S4 la cadena de texto “BenchmarkBooster”, lo que sugiere que Samsung tiene claridad respecto al propósito de las modificaciones.

Ahora bien, aparte de las connotaciones éticas de las medidas tomadas por Samsung aparece otra pregunta: ¿es la compañía coreana la única que realiza este tipo de modificaciones en sus dispositivos? Ciertamente esta situación agrega cierto componente de escepticismo a los resultados de las mediciones y benchmarks ejecutados hoy en día sobre los smartphones en el mercado.

¿Qué piensas de esta situación? ¿Es un caso de fraude o se trata simplemente de tratar de mostrar un dispositivo bajo la mejor luz posible? Cuéntanos tu parecer en los comentarios.