Logo Computerhoy.com

No es oro todo lo que reluce: los coches de hidrógeno esconden hándicaps que no se están teniendo en cuenta

Ciencia
El efecto negativo de los coches de hidrógeno que nadie está teniendo en cuenta

Pese a la más que aceptada inclusión del hidrógeno como combustible limpio de cara a un futuro, parece que estamos dejando de lado algunos aspectos básicos y negativos que nadie está teniendo en cuenta en relación a los futuros coches de hidrógeno.

Los medios llevamos ya un tiempo hablando del futuro de los coches de hidrógeno, sus ventajas o incluso sus grandes inconvenientes si lo relacionamos con el coche eléctrico. Y es que, este avance podría suponer un gran cambio de cara a un futuro de emisiones cero, que ahora más que nunca y con la reciente cumbre del cambio climático COP27 en Egipto, se ha puesto sobre la mesa.

Para aquellos que aún anden algo perdidos, los coches de hidrógeno tiene un motor y una mecánica similar al eléctrico. La diferencia es que en vez de una batería, usan una pila de combustible de hidrógeno líquido.

Recoge oxígeno del aire y lo mezcla con el hidrógeno generando electricidad para el motor, mientras expulsa H2O (agua) por el tubo de escape. Por lo tanto, no contamina y encima ayuda a limpiar el aire.

Sin embargo, y pese a que puede llegar a suponer un total avance de cara a la transición energética y cumplir el objetivo de 1,5 °C del Acuerdo de París, esconde una serie de aspectos que parece que no se están teniendo en cuenta.

Un gran coste energético para producir, almacenar y transportar el hidrógeno 

Y es que, parece que no se está valorando el alto coste de producción, transporte y conversión, que tanta energía consume, así como la gran inversión que será necesaria para su implementación. Actualmente, el hidrógeno puro se almacena en forma de gas o de líquido criogénico, lo que consume altas cantidades de energía y que, desde luego, poco cumple con el objetivo.

"El uso indiscriminado del hidrógeno podría, por tanto, ralentizar la transición energética". "Esto exige el establecimiento de prioridades en la elaboración de políticas", explica el Director General de IRENA, Francesco La Camera.

Bicicleta plegable eléctrica

El proceso de almacenaje y transporte es difícil, peligroso (volátil e inflamable) y caro, ya sea por los costes de la refrigeración criogénica en un sistema de hidrógeno líquido, o por la compresión a unas 700 veces la presión normal del aire a nivel del mar, lo que genera un alto consumo de energía.

Eso sí, es cierto que ya se están buscando formas de almacenamiento más "barato" como el almacenamiento en polvo. Este se puede trasladar y almacenar de forma extremadamente fácil y segura. Además, es más barato y más fácil de manejar que el gas o el líquido, y el equipo necesario para liberar el gas para su uso en el otro extremo parece que será bastante simple.

Un portavoz de Hydrogen Europe está de acuerdo "en que cualquier desarrollo de proyectos relacionados con el hidrógeno debe hacerse de forma responsable y que ciertas aplicaciones de uso deben ser priorizadas sobre otras".

Esto es algo que ocurre con, por ejemplo, las calderas de hidrógeno. Numerosos estudios, aparte de la OCU, llegaron a la conclusión de que es poco probable que desempeñe un papel importante en la calefacción doméstica, ya sea como sustituto total de la calefacción por gas natural o como mezcla, por sus altos costes (un aumento de hasta un 16 % del precio a los consumidores).

Toyota Mirai Hidrógeno

Dado que este cambio de combustible fósil por energías renovables, con el hidrógeno en el punto de mira, depende de multitud de factores, desde la tecnología y la financiación hasta la cooperación internacional, está aún por ver cómo se desarrollará la transición que, en un principio, será todo un reto.

Con todo esto sobre la mesa, se prevé que el hidrógeno represente entre el 16 % y el 25 % de la demanda final de energía en Europa en 2050. Solo queda ver de qué forma puede resultar realmente rentable para el consumidor, el medio ambiente y los futuros coches de hidrógeno.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además