Skip to main content

Pide bloquear a Google contenidos por violación de copyright… y una de las direcciones es suya

Google BI

Getty

09/08/2021 - 19:32

Los bots para eliminar contenido con copyright no son listos y la prueba de ello es que un canal ucraniano los utilizó para denunciar ante Google varias webs, pero en la denuncia también iba una dirección que pertenecía a dicho canal.

Internet está lleno de contenido y una gran parte de este cumple en materia de derechos de autor, mientras que una gran parte no. Google está haciendo todo lo posible para conseguir que el copyright se cumpla a raja tabla, aunque para esto acabe bloqueando o eliminando videos, webs o canales enteros que hacen un uso respetable de contenido con copyright.

Y, es que, el copyright o los derechos de autor son uno de los temas más complejos de tratar en Internet. Lo que ocurre es que a lo largo de estos años han surgido tanto usuarios como empresas que se dedican a fusilar contenido ajeno y hacerlo pasar como propio. La respuesta de Google ha sido crear un sistema que sea capaz de detectar estos contenidos, para así eliminarlos.

El principal problema del enfoque de Google es que, al ver que esto era tan sencillo, han surgido empresa que se dedican a aprovecharse del sistema. Estas empresas tienen un modus operandi bastante simple: hacen reclamaciones de contenido con copyright directamente a Google sobre un vídeo, web o canal popular o con visitas para así quedarse con los ingresos.

Pero, ¿qué ocurre si al hacer una petición sobre derechos de autor, Google detecta que la web reclamante infringe las normas del copyright? La respuesta se ha conseguido gracias a que TRK Ukraine, un canal de televisión ucraniano, ha decidido quejarse a Google acerca de un contenido alojado en una dirección IP concreta.

La sorpresa del canal es que esta dirección de IP pertenece a uno de sus servidores en el que se aloja ese contenido. Lo cierto es que este error se debe a que muchas compañías como TRK Ukraine hacen uso de empresas repletas de bots destinados a buscar, encontrar y denunciar ante Google los sitios que utilizan contenido con copyright.

En este caso la empresa en concreto es Vindex, cuya principal función es la de servir como un perro rastreador para este tipo de contenidos. Lo que ocurre es que, muchas veces, utilizan la excusa de los derechos de autor para ejercer de juez, jurado y verdugo con pequeñas webs o personas que sí hacen un uso correcto de los contenidos.

Las demandas por contenido con copyright son algo de plena actualidad y que seguirá estando presente dentro del mundo moderno. Las empresas que se dedican a crear bots cada vez son más proliferas y Google, para evitar problemas, suele hacerles caso, aunque las reclamaciones muchas veces sean desproporcionadas