Skip to main content

¿Qué es la bicicleta eléctrica?

06/08/2022 - 10:00

Su popularidad va a pasos agigantados y son cada vez más los que optan por pasarse a la bicicleta eléctrica. Te contamos todo lo que tienes que saber acerca de estas, en este reportaje.

En los últimos años, la popularidad de las bicicletas eléctricas ha aumentado. Cada vez son más los ciclistas que abandonan las bicicletas tradicionales y se decantan por las también conocidas como ebikes.

Estas, desde finales del año pasado han aumentado sus ventas en un 240 %, en comparación con los dos años anteriores. Es una industria de casi 27.000 millones de dólares, en constante crecimiento, que, además, no tiene señales de desaceleración.

Muchos consideran que las ebikes son una amenaza y que van a hacer desaparecer ese tradicional pedaleo de las bicicletas regulares. Sin embargo, no hay que temer. Las bicicletas eléctricas no están aquí para robarnos nuestro estilo de vida con tracción humana. De hecho, es muy posible que la mejoren, sobre todo cuando los hábitos de viaje y desplazamiento deben cambiar.

Así que, adentrémonos en este mundo y conozcamos qué son, cómo funciona, la legislación que hay detrás y mucho más, a continuación. 

¿Qué son las bicicletas eléctricas?

Una bicicleta eléctrica, o ebike, es una bicicleta equipada con un motor eléctrico que te ayuda a pedalear y circular. El motor obtiene su energía de una batería recargable montada en la propia bicicleta. 

Para clasificarla como una ebike, el motor tiene que ayudarte en lugar de impulsarte por sí mismo. Por lo tanto, tienes que pedalear para obtener esa asistencia. Y es que, nos encontramos ante una evolución de la bicicleta tradicional.

La potencia que proporciona el motor se regula en función de la fuerza con la que se pedalea y del nivel de asistencia que se haya seleccionado.

Los sistemas de bicicletas eléctricas ofrecen varios modos entre los que elegir, lo que permite equilibrar la cantidad de potencia suministrada a través de los pedales con la autonomía y la duración de la batería.

¿Cómo funciona una bicicleta eléctrica?

Como ya hemos matizado, estas tienen un motor, normalmente alojado en el centro de la bicicleta. Este, al estar montado sobre el eje, funcionará a través de la cadena y los engranajes de la ebike.

Cuando pedaleas, un sensor mide el esfuerzo que realizas y lo ajusta a la potencia del motor. La idea es que el motor no se haga cargo por completo del desplazamiento, si no que colabore. 

Esta energía va a provenir de la batería, que puede estar montada en el exterior del cuadro o escondida dentro de él. Muchas baterías pueden extraerse para cargarlas, aunque otras deben cargarse en la bicicleta. 

Habrá un controlador para el motor, normalmente montado en el manillar o integrado en el cuadro, que te permitirá decidir el grado de asistencia que deseas y controlar el nivel de la batería. Algunos incluyen también una pantalla con navegación y otras funciones.

Bosch, Shimano, Yamaha, Specialized, Mahle, FSA y Fazua fabrican motores de bicicleta eléctrica muy populares. Las especificaciones pueden variar significativamente y el tipo de motor que se encuentra en una bicicleta dependerá de su precio y del tipo de conducción previsto.

Por ejemplo, una bicicleta eléctrica de carretera es más probable que favorezca un sistema ligero con una potencia suave, mientras que un motor en una bicicleta eléctrica de montaña es probable que ofrezca más capacidad.

Kit bicicleta eléctrica

Consejos y guía para comprar un kit para convertir tu bicicleta en una bicicleta eléctrica (e-Bike)

Diferencias entre una bicicleta normal y una eléctrica

La diferencia significativa entre las bicicletas eléctricas y las bicicletas normales es la adición de componentes eléctricos. 

La tecnología está mejorando, y estamos empezando a ver las ebikes como un modo viable de transporte diario y de placer para el público en general. Estas son algunas de las diferencias.

1. Motor eléctrico: la energía eléctrica se convierte en energía mecánica mediante motores eléctricos. Este proporciona la asistencia al pedaleo y la autonomía a la ebike.

A pesar de tener la misma tecnología básica, los motores eléctricos utilizados en estas se dividen en tres categorías en función de su ubicación en la bicicleta. Los motores de tracción media se fijan en el centro del cuadro, donde suele estar la zona de pedaleo. Las otras dos son las ebikes de accionamiento por buje delantero y trasero.

2. Batería: la batería suministra la energía eléctrica que utiliza el motor. La cantidad de energía de la batería influye en la distancia que puede recorrer una bicicleta eléctrica sin pedalear. 

Y es que, para los ciclistas que se preocupan más por los desplazamientos que por el ejercicio, esta es una prioridad clave. Según la potencia de la batería, algunas bicicletas pueden recorrer 80 kilómetros o más con una sola carga. La capacidad de la batería, las pendientes, el viento y el tamaño del cuerpo van a afectar a la autonomía. 

3. Pantalla: se trata de una pantalla LCD, fijada al manillar, que te ofrece los datos de la bicicleta como la velocidad, el nivel de batería y otra información relevante.

4. Controles: se utiliza para gestionar la cantidad de energía que suministran los componentes eléctricos de la bicicleta. El nivel de asistencia al pedaleo, la velocidad del motor y la marcha se activan mediante los controles y pueden estar integrados en la pantalla para facilitar su uso.

5. Sensor: este básicamente es el componente de la bicicleta que indica al motor que está pedaleando y que debe comenzar a asistir al ciclista.

VIDEO

HONBIKE, bicicleta eléctrica plegable

Ventajas y desventajas de este tipo de bicicleta

Todas estas diferencias, lógicamente van a afectar a varios aspectos que pueden llegar a transformarse en grandes desventajas o no, dependiendo de tus requerimientos.

Por un lado tenemos el coste, algo bastante lógico. Si queremos mejoras y más valor, hay que pagar más por ello. Es por eso que no debería sorprender que la bicicleta eléctrica cueste más que una bicicleta normal. 

Hace unos años sí que era cierto que el precio era algo desmesurado. Sin embargo, al igual que los teléfonos móviles, la tecnología ha avanzado rápidamente. 

En comparación con otros fabricantes, Riverside está produciendo bicicletas eléctricas muy económicas que puedes encontrar en la web de Decathlon por unos 1200 €. Y es que, a partir de 800 € puedes encontrar ya algunas bastante sencillas pero útiles.

Por otro lado, tenemos posiblemente una desventaja y es el peso. Las ebikes tienen más peso que las bicicletas convencionales. Pero, para ser sinceros, es lógico ya que hay que aceptar que las baterías, los motores y los controladores son añadidos algo pesados.

Sin embargo, volvemos a lo mismo, con la mejora y el avance de la tecnología de los materiales, los fabricantes de ebikes utilizan algunos muy ligeros, como el aluminio. Esto compensa el peso extra de los componentes eléctricos. Mientras que una bicicleta tradicional media pesa alrededor de 10 Kg o más, algunas ebikes pesan alrededor de 16 Kg.

El mantenimiento sí que puede llegar a ser un problema. Los componentes mecánicos son los mismos que se encuentran en las bicicletas normales, sin embargo, la mayor preocupación aquí es el mantenimiento de los componentes eléctricos.

El controlador y el motor no necesitan un mantenimiento regular, es cierto, pero sí la batería, con la que deberías andar con mucho ojo si no queremos que se estropee. Al final funciona bastante similar que la de los smartphones, así que si puedes dejarle en un interior, mucho mejor. Por supuesto, evita las temperaturas extremas y los cambios muy bruscos.

Bicicleta eléctrica

Cuál es la bicicleta eléctrica más barata de Decathlon ¿y la más cara?

Legislación europea con respecto a las bicicletas eléctricas

Según la Directiva 2002/24/CE de la Unión Europea, una EPAC (bicicleta asistida por pedales eléctricos) cualquier ebike que supere la velocidad de 25 km/h o de las que el motor no se desconecte automáticamente a los 25km/h, son consideradas ciclomotores convencionales.

Esto significan que si lo sobrepasan deben ser homologadas como tales y cumplir con las obligaciones reglamentarias, como el seguro, la matriculación, el alta en el impuesto de circulación, el uso del casco, la edad mínima y el carnet para conducirla, etc.

Y es que, incluso con todas sus capacidades extra ya explicadas, la ebike sigue siendo una bicicleta, por lo que no necesitas una licencia o permiso para conducirla. Puedes utilizar tu bicicleta eléctrica en cualquier ruta, ya sea para el trabajo o una excursión. 

Aún así, es cierto que en algunos países las bicicletas eléctricas están sujetas a varias regulaciones adicionales. A diferencia de las bicicletas no eléctricas, las ebikes están clasificadas como un tipo de transporte motorizado por el gobierno y, por tanto, están sujetas a algunas limitaciones.

Los conductores no pueden circular con sus bicicletas eléctricas por las aceras, y serán multados si se les descubre haciéndolo. Además, debes tener un certificado de circulación que te proporciona el fabricante de tu ebike. La licencia o el seguro no son obligatorios. 

Por último, las autoridades fomentan el uso del casco, aunque no es obligatorio. Lo mismo ocurre con el uso de un chaleco reflectante para protegerse en la carretera.

¿Cómo puedo transformar mi bicicleta normal en una eléctrica?

Un kit de conversión de bicicletas eléctricas te va a permitir añadir un motor a tu bicicleta actual de forma sencilla y relativamente barata, al menos en comparación con el precio de comprar una bicicleta eléctrica nueva.

Cada vez hay más kits y cada vez son más sofisticados y más fáciles de instalar, lo que supone una alternativa bastante práctica.

Un kit de conversión de una bicicleta eléctrica incluye el motor que la impulsa y la batería que la alimenta, obviamente. Pero también debe incluir el aparato para controlar el nivel de potencia. Esto suele adoptar la forma de una pantalla montada en la barra.

Además, los kits incluyen sensores que detectan la velocidad a la que se circula y el nivel de pedaleo para garantizar que la potencia suministrada se ajusta a las necesidades.

Todos los kits de conversión de bicicletas eléctricas deben desconectarse cuando no se pedalea y tienen que tener una velocidad limitada a 25 km/h en Europa y la mayor parte del resto del mundo. 

Muchos de ellos pueden ser instalados por un mecánico, aunque si te sientes hábil y tienes una tarde libre, por qué no probar.

Etiquetas:

Vídeo, Bicicletas, Deporte

Y además