Skip to main content

¿Qué ocurriría si un turista espacial comete un delito en el espacio?

Delito en el espacio

16/10/2021 - 07:00

Cada vez hay más personas fuera del planeta Tierra, y no son únicamente militares o científicos. Tarde o temprano habrá un crimen en el espacio y entonces, ¿quién lo juzgará, si el espacio no es de nadie?

Hasta hace unos meses, en el espacio solo había un puñado de astronautas de varias agencias espaciales.

Todos ellos militares o científicos entrenados durante meses, sometidos a análisis psicológicos, y bajo supervisión constante.

Pero las compañías espaciales privadas Blue Origin, Space X y Virgin Galactic, han iniciado la era del turismo espacial. Docenas, cientos de personas de todo tipo van a viajar al espacio en los próximos años.

También llegarán los viajes a la Luna en 2024, y una posible construcción de una base lunar. Siempre mirando de reojo a Marte, y a una aún lejana colonia marciana.

¿Qué ocurriría si un turista espacial comete un crimen en el espacio?

Las leyes internacionales prohíben apropiarse del espacio exterior, así que la Luna, Marte, o el vacío espacial en sí mismo, no pertenecen a ningún país.

¿Quién tiene jurisdicción en un lugar que no pertenece a nadie? ¿Se puede juzgar un delito espacial? Vamos a tratar de averiguarlo... 

El crimen en el espacio

Un lugar propicio para el delito...

A priori, parece que la Estación Espacial Internacional, un cohete espacial o incluso una base lunar, no son los lugares más adecuados para cometer un crimen.

En el espacio no hay armas, apenas puedes moverte con un traje espacial, la supervisión con cámaras y otros parámetros es constante. Todos los viajeros espaciales, incluso los turistas, pasan antes por un examen psicológico.

Pero la realidad es que sí que hay armas en el espacio. Poca gente lo sabe, pero los cosmonautas rusos llevaban un arma multiusos TP-82, que técnicamente es una pistola, aunque puede usarse como machete, e incluso como bastón:

Pistola TP-82 de los astronautas rusos

¿Por qué iban armados los astronautas rusos?

La razón es que, al contrario que los americanos, no aterrizan en el mar, sino en tierra.

En 1965 un aterrizaje de emergencia motivó que los astronautas Alexei Leonov y Pavel Beljaev permaneciesen dos días perdidos en el bosque, en donde fueron atacados por la fauna salvaje.

Desde entonces los astronautas rusos viajaron armados al espacio, una costumbre que se retiró en 2007. Aunque Rusia ha anunciado que volverá a armar a sus astronautas en 2025.

Por otro lado, es cierto que al espacio viajan personas equilibradas psicológicamente. Pero no hay que olvidar que es un lugar hostil: los astronautas pasan días, incluso meses en la soledad del espacio, sin ver a sus familias, observando solo la negrura y el silencio del vacío espacial.

No hay días y noches como en la Tierra, y todo es mucho más monótono y repetitivo. Es un lugar muy duro para vivir, e incluso personas equilibradas pueden sufrir brotes de depresión o demencia que les lleve a cometer un delito.

Finalmente, es cierto que todos los viajeros espaciales están supervisados, especialmente los turistas espaciales que apenas pasar unos minutos o unas horas en el espacio.

Aunque en periodos más largos, como ocurre en la Estación Espacial Internacional, los astronautas tienen sus horas de intimidad en donde permanecen alejados de las cámaras.

... pero muy complicado para investigar

De la misma forma que el espacio es un entorno hostil que puede favorecer los trastornos mentales y la pérdida de autocontrol, también es un muro casi infranqueable para los investigadores, como escena del crimen.

¿Como investigas un delito en el espacio exterior en donde todo es vacío y radiación, y es casi imposible recopilar pistas, regresar al lugar de los hechos o reproducir lo que ha pasado, porque viajas en un nave que se mueve a 30.000 km/h?

El primer delito en la Estación Espacial Internacional

Afortunadamente, por ahora hablar de crímenes espaciales solo se puede hacer desde la suposición, porque no se ha cometido ninguno. O al menos ninguno que haya acabado en los tribunales.

Pero en 2019 sí se produjo una denuncia por un delito cometido por un astronauta en el espacio.

La astronauta Anne McClain fue denunciada por su ex-esposa, la oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos Summer Worden, que la acusó de supuestamente acceder ilegamente a su cuenta bancaria desde la Estación Espacial Internacional, mientras llevaba a cabo una misión como astronauta de la NASA.

Este podría ser el primer delito cometido desde el espacio

Anne McClain

NASA

Anne McClain es una ingeniera aeronáutica y mecánica de 42 años. En 2013 se convirtió en la astronauta más joven de la NASA.

Según ha denunciado su ex-esposa, durante los trámites de divorcio se extrañó de que Anne McClain conociese sus gastos después de separarse.

Investigando su cuenta bancaria descubrió que Anne McClain había accedido a la cuenta desde la Estación Espacial Internacional. Así que la denunció por supuesta usurpación de identidad y acceso no autorizado a cuentas financieras privadas.

La astronauta alegó que lo hizo porque antes del divorcio era su cuenta compartida, y solo quería ver si su ex-pareja tenía dinero para mantener a sus hijos.

Podría haber sido el primer delito en el espacio, pero finalmente no se produjo ningún juicio, y Anne McClain ha seguido en el programa espacial. Al parecer llegaron a un acuerdo amistoso, y se retiró la denuncia.

El mito de las aguas internacionales

Hay una creencia muy extendida, principalmente gracias al cine, que dice que en aguas internacionales, que no pertenecen a ningún país, puedes cometer delitos porque no pueden juzgarte.

Todos los países que tienen frontera en el mar son dueños del territorio que, desde su costa, se adentra 12 millas en el mar. Es lo que se llama aguas territoriales.

Además, las primeras 200 millas desde la costa se considera zona económica exclusiva, y tienen derecho a explorarlo en actividades como la pesca, el petróleo o energía eólica, por ejemplo.

Más allá de las 200 millas se considera alta mar o aguas internacionales, y no pertenecen a nadie. O mejor dicho, a toda la Humanidad, incluidos los países sin mar. En estas aguas cualquiera puede navegar, pescar, o tender cables submarinos, por ejemplo.

Es completamente falso que los delitos en aguas internacionales no puedan ser juzgados porque nadie tiene jurisdicción en este territorio.

Durante siglos la ley marítima ha considerado que, a nivel legal un barco es cuasi-territorio del país de la bandera que lleva, o del lugar en donde ha sido registrado.

Si alguien del barco comete un delito en aguas territoriales de un país, es juzgado en ese país. Pero si ocurre en aguas internacionales, será juzgado por los tribunales del país en el que está registrado el barco.

Estas leyes marítimas se aprobaron definitivamente en la Convención de Derecho del Mar de la ONU de 1982.

Como vamos a ver, son leyes que se aplican también al espacio.

Delitos dentro de una nave espacial

Al igual que ocurre con las leyes marítimas, en el espacio también existen unas leyes espaciales consensuadas a nivel internacional, es decir, que respetan todos los países de la Tierra.

El Tratado del Espacio Exterior entró en vigor en 1967, y lo han firmado todos los países que han lanzado objetos al espacio, incluido España. Este tratado declara que ni el espacio ultraterrestre (fuera del espacio aéreo de cada país) ni los cuerpos celestiales, pertenecen a nadie.

Si se comete un delito en el espacio, es territorio de nadie. Así que hay que recurrir a otras leyes para encontrar un tribunal que pueda juzgarlo.

Es un caso similar a las aguas internacionales que hemos explicado. Y de aquí, es precisamente, de donde parte todo.

astronauta

Cuánto cuesta enviar un astronauta al espacio

Las misiones espaciales nunca han sido baratas, y las relacionadas con astronautas no son una excepción a esta regla. Pero, ¿cuánto cuesta realmente enviar a un astronauta al espacio? En este reportaje echamos cuentas, y valoramos si es un gasto que merece la pena realizar.

El abogado Rafael Moro Aguilar, especialista en Derecho del espacio, explica en su estudio El Derecho Penal Espacial que las leyes del mar, que convierten a un barco en el territorio del país de la bandera que lleva, o en donde ha sido registrado, también se aplican en el Derecho aéreo.

Como los barcos, los aviones que vuelan en el espacio aéreo internacional, que no pertenece a nadie, dependen del país en donde está matriculado el avión.

Según la Convención de Chicago, si alguien comete un crimen en un Boeing 747 que sobrevuela el espacio aéreo internacional, lo juzgará la nacionalidad de ese avión. Si lo comete en el espacio aéreo de un país, tiene prioridad ese país.

Y llegamos, al fin, al espacio ultraterrestre. Ahí fuera ningún país tiene jurisdicción, así que aplicaron las mismas leyes que en el mar o el aire.

Estación espacial

Según el Artículo VIII del Tratado del Espacio Exterior firmado en 1967 por todos las países con objetos en el espacio, cada nave, cohete, satélite, estación espacial, sonda o robot terrestre (como los rover de la Luna o Marte) son responsabilidad del pais en donde está matriculado o registrado ese objeto.

Por tanto, si un turista espacial europeo agrede a otro, o lleva a cabo un delito por Internet desde un cohete de SpaceX o Blue Origin, será detenido por la policía de Estados Unidos y juzgado en ese país, pues los cohetes de SpaceX y Blue Origin son de nacionalidad norteamericana.

¿Y qué ocurre si hay un crimen en un cohete de la ESA, la Agencia Espacial Europea, que ha sido fabricado por varios países de la Unión Europea?

Es un caso similar al de la Estación Espacial internacional, así que lo explicamos más adelante.

Crímenes en el espacio exterior

Tenemos ya la primera respuesta: si el delito se comete dentro de una nave, se aplica el Derecho Penal del país en donde está registrada la nave.

¿Y si ocurre durante un paseo espacial fuera del cohete, o incluso en posibles aterrizajes en la Luna o Marte?

Paseo espacial

Aunque el delito se cometa fuera del cohete, es una actividad ligada a dicho cohete, y por tanto será juzgado en el país donde se ha matriculado.

Esta ley se aplica tanto a los paseos espaciales como a los aterrizajes en la Luna o Marte.

La Estación Espacial Internacional

En la mayoría de las ocasiones, las naves espaciales pertenecen a un país: Estados Unidos, Rusia, China...

Pero no ocurre así con la Estación Espacial Internacional, o un cohete de la ESA, la Agencia Espacial Europea, que han sido construidos por varios países. ¿Quién tiene prioridad?

Estación Espacial Internacional

SpaceX

El Tratado del Espacio Exterior determina que cada país registra el módulo de la Estación Espacial que ha construido, pero a nivel penal esto podría convertirse en un lío.

Por ejemplo si dos turistas espaciales que visitan la Estación Espacial Internacional comienzan una pelea en el módulo de Estados Unidos, destrozan varias propiedades en el de Rusia y uno acaba provocando lesiones a otro en el de Japón.... ¿Dónde se juzga?

Para evitar conflictos internacionales los países que participan en la Estación Espacial Internacional firmaron El Acuerdo Intergubernamental de 1998, llamado IGA.

Según explica el abogado especialista en el espacio Rafael Moro, en la Estación Espacial rigen dos principios: el territorial con el registro de cada módulo, y el de la nacionalidad de las personas, teniendo prioridad este último.

Si un astronauta o turista espacial comete un crimen en la Estación, será juzgado por el país de su nacionalidad. Si ese país se niega a juzgarlo, el otro al que pertenece el módulo, puede pedir hacerlo.

Aquí ya entraría el lugar en donde se le detenga, y el proceso de extradición firmado por los países implicados, aplicándole las leyes terrestres que afectan a la nacionalidad de las personas.

¿Y qué ocurrirá con las colonias lunares o marcianas?

Un último supuesto que los legisladores tendrán que abordar, serán las bases y colonias espaciales que, al menos en teoria, se edificarán en las próximas décadas.

¿Qué ocurrirá con los delitos cometidos en una colonia espacial? ¿Se dará prioridad al país que ha construido cada módulo de la colonia, o a la nacionalidad de los habitantes?

Por defecto se tiene en cuenta el Tratado del Espacio de 1967, así que la ley la aplica el dueño del módulo en donde viven los habitantes de la colonia espacial.

Pero como en la Estación Espacial Internacional, es posible que se firme otro tratado en donde se de prioridad a la nacionalidad.

Si se trata de una colonia estable, los expertos no descartan que con los años tenga sus propios tribunales, y los delitos se juzguen según sus propias leyes.

Como vemos, pese a ser un territorio inexplorado completamente nuevo, la ley impera en el espacio, aunque por suerte, aún no hemos tenido que aplicarla.

Pero en el futuro, ningún crimen se quedará sin castigo porque en el vacío exterior no hay países ni territorios. Se aplican las leyes asociadas a la propiedad de los objetos, y a la nacionalidad de los astronautas y turistas espaciales.

Y además