Logo Computerhoy.com

Conexión USB: estándares de conexión, tipos de conectores y diferencias

Foto del redactor Manuel Naranjo

Colaborador

Conectar USB al un ordenador
Foto del redactor Manuel Naranjo

Colaborador

La mayoría de los ordenadores y muchos dispositivos tecnológicos tienen conexión USB y seguro que las has usado alguna vez. Pero ¿realmente sabes que son y qué tipos existen? Te lo vamos a contar a continuación.

Los USB son el típico componente que está a la orden del día en un montón de aparatos mínimamente tecnológicos y en todos los ordenadores que hay en la actualidad.

Son componentes que todos hemos utilizado alguna vez, pero que a lo mejor no sabemos que son exactamente, no nos hemos parado a pensar cómo funcionan o desconocemos qué tipos existen en la actualidad.

Por eso hoy vamos a informaros de todo lo referente a las conexiones USB, de esta forma ya conocerás todo lo que rodea a este tipo de estándar para enlazar dispositivos al ordenador, algún aparato tecnológico o simplemente para cargar su batería.

Dejémonos de preámbulos y vamos a meternos en materia, explicando todo lo concerniente a este tipo de conexiones.

Estándares de conexión USB, tipos de conectores y diferencias:

¿Qué es y qué significa exactamente USB?

USB son las siglas de Bus Universal de Serie. Seguro que sabéis qué es o al menos para qué se usa, puesto que lo habréis utilizado miles de veces.

Cuando hablamos de conectores USB nos referimos a conectores y cables que tiene un bus con el que pueden dar electricidad o servir de comunicación en un dispositivo electrónico.

El amplio abanico de posibilidades de tipos de dispositivos que engloba el USB es enorme, ya que hablamos de un conector que vale para un ratón, un teclado, unos altavoces, un cargador o un lápiz de memoria, entre otras muchas cosas.

¿Cuál es la función de los puertos USB?

Un puerto USB es el componente que permite la conexión de distintos dispositivos entre sí. Como ya te hemos comentado antes, periféricos como ratones o teclados, llevan su propio USB, el cual se debe conectar a un puerto, bien sea de un ordenador, un cargador o cualquier otro dispositivo.

Este tipo de puerto USB es una entrada en la que solo pueden ingresar aquellos productos que tengan el conector apropiado.

Ventajas de un puerto USB

La principal ventaja de un puerto USB es que no se necesita reiniciar el sistema para conectar cualquier tipo de aparato periférico, por lo que nada más lo coloquemos ya estará operativo. Este sistema es lo que se denomina Plug and play.

Los USB también cuentan con la capacidad de detectar el programa o la función que se debe utilizar para que el dispositivo conectado funcione como debería desde el primer momento.

Los estándares de velocidad en los puertos USB dependen, evidentemente, del tipo que se use, pero pueden llegar a ser realmente veloces en la transmisión de datos entre dos dispositivos.

Con los nuevos tipos de puerto, la versatilidad y la comodidad también son parte importante, algo que con los primeros tipos no se pudo conseguir.

Otra de sus ventajas es lo extendidos que están en todo tipo de aparatos electrónicos, por lo que será difícil encontrar alguno que no traiga alguno de los servicios que este puede ofrecer.

Estándares de conexión USB, diferencias y velocidades

Dentro de los USB podemos diferenciar distintos tipos de estándares de conexión, los cuales se clasifican según la velocidad a la que se consiguen transferir los datos.

Su desarrollo fue obra de un grupo de empresas del sector que buscaban unificar la forma de conectar periféricos a sus equipos. En ese grupo se encontraban compañías tan relevantes como Intel, Microsoft, IBM, Compaq, DEC, NEC y Nortel

La primera especificación completa 1.0 se publicó en 1996, aunque se construyeron versiones previas como el USB 0.6 en 1994 o la 0.9 en 1995.

Nosotros vamos a comenzar en el USB 1.0 para ir analizando las distintas versiones que han ido apareciendo estos años.

  • USB 1.0: fueron los primeros en comercializarse. Su tasa de transferencia es de hasta 1,5 Mbit/s (188 kB/s). Prácticamente está obsoleto.
  • USB 1.1: mejoraba no solo en velocidad, sino que fue el primero Plug and play. Su tasa de transferencia es de 12 Mbit/s (1,5 MB/s). Actualmente, solo se utiliza en algunos ratones y webcam.
  • USB 2.0: puede alcanzar una tasa de 480 Mbit/s (60 MB/s), aunque lo normal es que se quede en 280 Mbit/s (35 MB/s). Es el estándar más extendido de momento.
  • USB 3.0: tiene una tasa de transferencia de hasta 4,8 Gbit/s (600 MB/s).
  • USB 3.1: este estándar es capaz de duplicar la velocidad del anterior, con una tasa de transferencia de hasta 10 Gbit/s (1,25 GB/s). Se suele usar en conexiones de Tipo C, algo que te vamos a explicar dentro de poco.
  • USB 3.2: capaz de ofrecer hasta 20 Gbit/s (2,5 GB/s).
  • USB 4.0: con una velocidad de transferencia de hasta 40 Gbit/s (5 GB/s) es el más veloz de todos hasta la fecha.
EstándarVelocidad de transferencia
1.0hasta 1,5 Mbit/s (188 kB/s)
1.1hasta 12 Mbit/s (1,5 MB/s)
2.0hasta 480 Mbit/s (60 MB/s)
3.0hasta 4,8 Gbit/s (600 MB/s)
3.1hasta 10 Gbit/s (1,25 GB/s)
3.2hasta 20 Gbit/s (2,5 GB/s)
4.0hasta 40 Gbit/s (5 GB/s)

Tipos de conectores USB

Ahora que ya hemos visto lo que son los estándares de conexión, toca conocer los diferentes tipos de conectadores que engloban los USB.

Veamos cuáles son, para que ya tengas toda la información de lo que te vas a encontrar.

  • USB Tipo A: el conector predominante entre los periféricos y ordenadores principales, privilegio que ahora comparte con los de Tipo C. Se utiliza con los estándares USB 1.0, 2.0, 3.0 y 3.1. Los que llevan el estándar 3.0 o 3.1 llevan un pequeño plástico de color azul en el interior.
  • USB Tipo B: se usa principalmente para conectar periféricos como pueden ser impresoras y escáneres, por medio de corriente eléctrica. Funciona con USB 1.0, 2.0 y 3.0.
  • USB Tipo C: su principal característica es que es completamente reversible, por lo que se puede conectar como queramos. Se suele utilizar con el USB 3.1, pero también acepta el 3.2 y 4.0, además de los Thunderbolt 3, un estándar alternativo al HDMI.
  • Mini USB: actualmente no se emplea, pero puede ser que se encuentre en alguna cámara de fotos antigua.
  • Micro USB: fue muy popular y empleado hasta la llegada del tipo C. Todavía se ve en algún que otro móvil de gama de entrada o en aquellos que tengan unos cuantos años.
Tipos de conectores USB

USB vs Apple Lightning

El Apple Lightning es el estándar de conexión que emplean los dispositivos iPhone y iPad desde el año 2012, cuando la marca de la manzana mordida instauró este sistema propio. Solo hay una excepción en el iPad Pro, ya que los modelos a partir de 2018 llevan USB de Tipo C.

Lo justo es comparar el Lightning de Apple con el USB Tipo C, porque en ambos casos no importa cómo se coloque que el conector al ser reversible y porque son los últimos estándares de ambos tipos.

Lo cierto es que el USB Tipo C es bastante superior a Lightning en casi todos los sentidos. 

USB-C es compatible con USB 4, la especificación USB más reciente y rápida. Como resultado, los cables Tipo C pueden transferir velocidades de hasta 40 Gbps. En comparación, los cables Lightning son mucho más lentos y transfieren datos a velocidades USB 2.0 de 480 Mbps.

De todas formas, Apple no publica todas las especificaciones de su tecnología, por lo que no está excesivamente claro cuál es la velocidad de transferencia máxima real de Lightning, pero hay un dato demoledor y es que Apple no ha incorporado ningún tipo de actualización en su sistema desde 2012, por lo que es de suponer que su desarrollo es mucho menor.

USB Tipo CApple Lightning
Lanzamiento 2014Lanzamiento 2012
Velocidad: hasta 40 GbpsVelocidad hasta 480 Mbps
Soporte USB 4.0Velocidad similar a USB 2.0
Compatibilidad ampliaCompatible únicamente iPhone y iPad
Compatibilidad con Thunderbolt 3 y 4Reversibles
Reversibles

Qué es mejor y más rápido: ¿USB o carga inalámbrica?

Debemos tener claro, antes de nada, de qué hablamos cuando decimos que un terminal va a utilizar la carga inalámbrica.

La carga inalámbrica se trata de un tipo de recarga de la batería por medio de inducción, por lo que no son necesarios los cables. Funciona gracias a la transferencia de electricidad a través de ondas que llegan al teléfono haciendo que así se vaya cargando.

Hay algo que está claro, la carga inalámbrica más veloz es menor en velocidad a la que lleva cable.

Por ejemplo, Xiaomi tiene un sistema de carga rápida por cable que alcanza los 200 W, lo que haría que un smartphone con 4.000 mAh se cargase en unos 8 minutos. Pues bien, esta misma marca presume de un cargador inalámbrico muy veloz con 80 W, significativamente menos que el anterior que hemos visto, pero siendo una velocidad considerable de todas formas.

Otra ventaja del cable es que consume menos para conseguir cargar el teléfono en líneas generales, y siempre hablando de las velocidades máximas de carga de dicho dispositivo.

Aun así, la comodidad que nos otorga la carga inalámbrica, no solo cuando tenemos que cargar el teléfono en casa, sino, en el propio coche, por poner otro ejemplo, es muchísimo mayor. Si tienes un iPhone 14, además de esto también podrás servirte del sistema MagSafe con una batería externa que cargue el terminal inalámbricamente.

Otro de los puntos a favor de la carga sin cable es el cuidado del conector USB del teléfono, el cual con el paso de los meses y los cientos de conexiones y desconexiones cuando se utiliza el cable, puede hacer que sufra demasiado e incluso que llegue a fallar.

USB-C y el futuro de las conexiones USB

Los USB de Tipo C cada vez están más integrados en todas las gamas de los smartphones, de ordenadores e incluso de otro tipo de dispositivos electrónicos, puesto que las ventajas son muchas con respecto al resto de estándares.

Ya solo el hecho de poder colocarlo como uno quiera sin tener que mirar la posición, al ser reversible, es una ventaja sustancial. Pero donde puede sacar pecho es en lo que son sus velocidades de transferencia de datos donde, como mínimo, tendrá el estándar 3.1 logrando los 10 Gbps.

Si hablamos de aquellos conectores Tipo C USB 4.0 entonces ya tendremos que hablar de 40 Gbps, una velocidad absolutamente despampanante.

El futuro se presenta realmente bien, adoptando velocidades que dejan muy lejos a las actuales máximas, puesto que según la organización responsable de todo lo que tiene que ver con este estándar, el USB Implementers Forum (USB-IF) ya se está preparando la versión 2.0 del estándar USB 4.

Depuración USB Android

Si hoy en día tenemos como máximo 40 Gbps, en un futuro esa cifra podría alcanzar en algunas circunstancias los 120 Gbps gracias a la segunda versión del USB 4.

Como habéis podido leer la importancia de los puertos y conectores USB han sido, son y serán máxima, puesto que tanto el Tipo A como el Tipo C, van a seguir marcando el camino en un futuro para lo que es la conexión por cable.

Aunque en algunos ámbitos el cable tiende a desaparecer, los USB siguen estando a la orden del día, bien sea por su capacidad para conectar miles de dispositivos, para conseguir la utilización de sistemas de almacenamiento o simplemente para sincronizar dos dispositivos.

Los USB siguen en muy buena forma y más cuando los de Tipo C comienzan a prometer unas velocidades de transmisión de datos o de carga impresionantes y de las que todos los usuarios se van a ir aprovechando en los próximos años.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: USB, USB C