Skip to main content

Cómo mantener tu ordenador fresco en verano

:escribiendo en el ordenador

27/07/2022 - 08:29

Como cada verano, aunque con más fuerza en los últimos que hemos vivido, el calor se hace el dueño y señor de todo, siendo el tema de conversación más recurrente y sintiéndose en el cuerpo durante todo el día y la noche. Los ordenadores también sufren cuando las temperaturas se elevan, por lo que lo mejor es que los mantengamos los más frescos posible.

Como es lógico los ordenadores lo pasan mal cuando hace calor, puesto que para conseguir que todos sus componentes estén a una temperatura adecuada, los ventiladores deben funcionar a tope durante mucho más tiempo, para que no llegue ningún componente del ordenador llegue a sufrir de sobrecalentamiento.

Está claro que cuando estamos a temperaturas de más de 30ºC, muchas de las partes del ordenador pueden llegar a tener temperaturas que podemos considerar como excesivas, como pueden ser las tarjetas gráficas, por poneros un ejemplo.

Para que esto no se convierta en un problema irremediable, lo mejor es que intentemos mantener el ordenador todos lo fresco que podamos, siguiendo una serie de consejos que os vamos a explicar en un momento.

Como es lógico vamos a dividir el artículo en dos partes, ya que en lo de disipar el calor los ordenadores portátiles y los de sobremesa difieren en ciertos aspectos, por lo que lo mejor es centrarse en cada uno de ellos.

Ordenadores portátiles

Ordenador portátil abierto con una aplicación de desarrollo y código fuente, un ratón y un Apple Watch sobre una mesa
AltumCode -

Unsplash

Lo normal al irse de vacaciones es llevarse el portátil por si lo necesitamos en un momento dado. El problema viene cuando las temperaturas suben excesivamente, ya que, si por algo se caracterizan este tipo de dispositivos, es porque es más fácil que se calienten.

Es necesario seguir ciertas pautas para intentar que se sobrecaliente lo menos posible, ya que de lo contrario podríamos sufrir un problema grave en nuestro portátil.

Evitar la luz solar directa

Ya sabemos que estamos en verano y que el sol está presente en prácticamente todas las horas del día, pero debemos estar muy atentos para que el ordenador portátil no quede expuesto a la luz solar de manera directa, algo que puede ser realmente peligroso para este dispositivo.

Sí lo vamos a llevar en el coche, por ejemplo, lo mejor es guardarlo en la guantera, si nos cabe, o colocarlo en algún sitio donde le tenga sombra. Debéis tener en cuenta que la luz del sol de manera intensiva puede dañar ciertos componentes del ordenador al elevarse excesivamente la temperatura.

Portátil en el coche

Algo que no deberías hacer nunca es dejar el ordenador en el coche si lo vas a aparcar a plena luz del día y con el sol golpeando de manera clara.

Aunque coloques el portátil en una zona del coche donde haya sombra, la acumulación de temperatura que va a sufrir el vehículo al estar parado y a pleno sol, puede estropear tu equipo.

Una funda

Tener una funda para tostador portátil es algo sumamente importante, ya que muchas de ellas vienen preparadas para resistir tanto la humedad como el calor y así mantener el dispositivo fresco.

Está claro que, si el ordenador portátil va a ir con nosotros de vacaciones, una funda del tipo que te acabamos de comentar se puede convertir en un accesorio prácticamente imprescindible.

Limpiar la zona del ventilador

Cuando las temperaturas son muy altas lo mejor qué podemos hacer es mantener bien limpia la zona por donde los ventiladores expulsan el aire caliente del dispositivo.

Debes intentar que no tenga ni polvo ni suciedad para que de esta manera el sistema funcione de la mejor forma posible.

Desenchúfalo

Cómo estamos en verano y el calor aprieta lo mejor es que carguemos en dispositivo cuando las temperaturas hayan bajado, ya que, si lo hacemos en el momento en el que los grados están más elevados, el ordenador no solo se va a calentar por estar enchufado a la red eléctrica sino también por el calor del ambiente.

Entonces siempre que puedas intenta cargar tu ordenador portátil en el lugar más fresco posible.

Base de enfriamiento

El mejor accesorio que puedes encontrar para ayudarte a disipar el calor de tu ordenador portátil es una base de enfriamiento.

Colocamos el ordenador encima de un dispositivo de este tipo y gracias a los ventiladores auxiliares que tiene (aconsejamos una base de enfriamiento con mínimo 3 ventiladores) conseguimos que la temperatura del ordenador baje bastante, lo que significará que estará mejor cuidado.

Ordenadores de sobremesa

Imagen Desembarco de novedades gaming, portátiles, sobremesas y accesorios en Next@Acer

Si tienes un ordenador de sobremesa va a ocurrir más o menos lo mismo que con el portátil, ya que tampoco se lleva demasiado bien con las altas temperaturas.

Pero lo cierto es que, al no ser un dispositivo que podamos estar llevando de un lugar a otro, la forma de cuidarlos del calor difiere en algunos aspectos.

Colocación de la torre

Imaginamos que es algo que ya sabrás, pero por si acaso hay que comentar que el lugar donde pongamos la torre de nuestro ordenador es primordial a la hora de que se caliente más o menos.

Debemos invitar encerrar el ordenador en un lugar donde le sea difícil disipar el calor y mucho más si nos encontramos en pleno verano.

Lo aconsejable es que el habitáculo donde esté el ordenador sea unas 3 o cuatro veces más grande que la propia torre.

Altura de la torre

La altura a la que debe estar colocada la torre se basa más bien en el conocimiento de que el aire frío es más denso que el caliente, por lo tanto, este último tiende a estar más arriba.

Esto quiere decir que lo ideal sería que la torre estuviera a una altura de unos 20 cm aproximadamente del suelo, ya que, si lo tuviésemos directamente en él, seguiríamos ganando en aire frío, pero podríamos absorber bastantes más partículas de polvo.

Torre cerrada

Por muy altas que sean las temperaturas que estemos sufriendo no debemos dejar abierta nuestra torre, por lo que siempre debe permanecer cerrada.

No estamos diciendo que, si abrimos los laterales de la torre, entre una mejor temperatura, pero absorberá tal cantidad de polvo, que es peor el remedio que la enfermedad.

Tomas y salidas de aire

Otra de las partes de nuestra torre que nunca deben estar obstruidas son las tomas y salidas de aire, puesto que son una de las partes principales para conseguir que todos los componentes internos estén a la temperatura adecuada.

Esto quiere decir que si arrimamos el ordenador algún lugar y justo en ese lateral tenemos una salida de aire, al bloquearla, al sistema le costará más enfriar el hardware y, por lo tanto, podríamos sufrir alguna avería.

Limpieza

Otro de los puntos claves para que la temperatura del ordenador siempre sea la adecuada, es que tanto el exterior como el interior estén lo más limpios posible.

Por eso es muy conveniente limpiarlos mínimo cada 6 meses, sobre todo la parte interior con respecto al polvo y en el exterior lo que son las salidas y tomas de aire.

Evitar el overclock

Por si no lo sabéis el overcloking es una técnica que se utiliza para aumentar la frecuencia de reloj del ordenador. 

Dicha frecuencia se mide en hercios (ciclos por segundo) y básicamente es la velocidad a la que el dispositivo es capaz de realizar las tareas que se le encomienden.

Existen ciertos componentes en un ordenador, como puede ser la CPU o la GPU, que tienen una frecuencia de reloj establecida por el fabricante. Cuando un usuario hace un overclock en alguno de estos componentes, lo que está realizando es una modificación en el reloj, haciendo que ofrezca un mayor rendimiento.

En algunos casos este sistema no solamente provoca que algunos componentes funcionen de manera más veloz, sino que también se calienten más de lo que lo harían con la frecuencia que marcó el fabricante.

Por eso es conveniente que en las épocas en las que hay mucho calor, el overclock no funcione, ya que podríamos hacer que nuestros ventiladores no pueden ser lo suficientemente potentes como para disipar la temperatura, lo que provocaría varios problemas.

Si eres un experto en este tipo de modificaciones, ya tendrás tus medidores para saber que ese sobrecalentamiento no se va a producir, pero si no es así es conveniente que lo desactives por si acaso.

Con todo lo que hoy os hemos contado ya podréis estar un poco más tranquilos a la hora de funcionar con vuestro ordenador portátil o de sobremesa cuando las temperaturas están muy elevadas.

Son consejos sumamente fáciles de cumplir y con ellos lo que vamos a hacer es cubrirnos las espaldas ante cualquier tipo de avería por culpa del calor.

Etiquetas:

Ordenadores, Trucos

Y además