Logo Computerhoy.com

He dicho adiós a TikTok, Instagram y X durante una semana y sí, ha sido una gran decisión aunque con matices

Redes sociales
  • Durante una semana me he propuesto dejar a un lado grandes redes sociales como TikTok, Instagram o X para comprobar qué efecto tenía en mi día a día.
  • Pese a no considerarme una gran fanática de estas aplicaciones y no usarlas para compartir mi vida, hay pequeños matices y aspectos que he echado de menos en estos días.

Si hace unas semanas probé a estar siete días completos haciendo un uso muy restringido de la tecnología, bien sea en el móvil, televisión o incluso el ordenador, me di cuenta de que realmente la única parte satisfactoria fue dejar de lado las redes sociales y sentí que apartar aquello que ya está totalmente inmerso en nuestras vidas, aparte de molesto, es casi innecesario.

Sin embargo, como digo, esa semana sí que descubrí que apartar redes sociales como Instagram, X o, sobre todo, TikToK, tuvo un impacto positivo en mí. 

Precisamente esta última aplicación ha sido ampliamente criticada por ese scroll infinito que genera en los usuarios y que precisamente la Unión Europea quiere ponerle fin y que, en mi opinión, no deja ser culpa de la propia persona que no sabe encontrar un punto medio en su uso —aunque estas apps tampoco lo ponen excesivamente fácil—.

Teniendo esto como base, he decidido probar varios días a dejar de lado tan solo las redes sociales. Matizar que pese a que no soy una persona que me considere adicta a estas aplicaciones, sí que, por ejemplo, me quedo absorta cuando entro en TikTok y puedo estar cerca de una hora viendo vídeos que no me aportan nada. 

En cuanto a Instagram y X, es verdad que no suelo contar demasiado mi vida por ellas, pero sobre todo X sí que lo uso de forma diaria, una, dos o tres veces al día, para enterarme qué está ocurriendo a mi alrededor, ya que sigo cuentas que realmente me interesan y no solo a amigos o familiares.

Mastodon disecado expuesto en el Royal Victoria Museum en Columbia Británica, Canada

En cuanto a cómo empecé la semana, tengo que confesar que no, no desinstalé, como suele ocurrir en estos casos, las aplicaciones que tenía en mi móvil. Simplemente, me lo propuse como reto personal y por supuesto, para dar una opinión sincera de sus pros y contras.

Precisamente valorando estos dos aspectos, puedo decir que sus ventajas superan a sus desventajas, pero con matices.

Como antes decía, sí que uso X no para motivos profesionales, que también, sino para informarme de lo que ocurre a mi alrededor. Como periodista sé que esta red social se usa en infinidad de ocasiones por parte de las marcas para anunciar algunas noticia, evento, nuevo producto o incluso una actualización o problema de seguridad.

Aunque esto no ocurre siempre, sí que he sentido perderme algunos detalles que normalmente suelo consultar

Pese a este pequeño hándicap, tengo que decir que, efectivamente, TikTok no me aportaba nada y siento que con Instagram me ocurre más de lo mismo. Tanto una como otra solo sirven para cotillear o simplemente pasar el tiempo, dejando a un lado también los adictivos Reels de Instagram y en mi caso personal saco poca productividad de ambas apps.

Apatía informativa

Como mencionaba en un principio, es cierto que no me considero una persona muy fanática de estas dos aplicaciones, pese a que las uso de forma diaria, por lo que descartarlas de mi vida varios días, la verdad es que ha pasado totalmente desapercibido.

Entiendo que si te gusta interactuar con otros a través de estas rede sociales vía mensaje directo o incluso usando las Stories puedes sentir que te falta algo, pero, aparte de eso y partiendo de la base de que pocas personas se dedican a la creación de contenido de forma profesional, lo cierto es que aportar, aportan poco.

La evolución de las redes sociales y su impacto en los jóvenes: ¿Cómo afecta a su salud mental?

Como siempre matizo, al final siempre se trata de encontrar un equilibrio en su uso y si bien es cierto que considero que con moderación estas aplicaciones no las considero peligrosas, la cosa cambia cuando son tus hijos o cualquier menor el que se mete de lleno en ellas.

Hace escasas semanas precisamente vi este tema con una psicóloga y su valoración con respecto a ellas fue muy clara, comentando que es fundamental que los padres supervisen de cerca a sus hijos, especialmente cuando son más pequeños. Esto implica revisar las aplicaciones descargadas, los sitios web visitados y las interacciones en plataformas de redes sociales.

Dejando eso a un lado, y tal y como ocurrió con mi semana sin tecnología, no, siento que al menos por mi parte no necesito prescindir de ellas por un tema de salud mental, pero sí que siento que me ha servido para dejarlas un poco de lado —no ocurrirá lo mismo con X— y "desintoxicarme" un poco de ellas. 

Al final si dejas de lado algo que hacías de forma casual suele perder esa necesidad de usarlo, al menos ese ha sido mi caso y siento que TikTok, la verdad es que ya casi ni lo uso. No sé qué ocurrirá con el tiempo, pero por el momento eso es lo que está ocurriendo de forma diaria.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Smartphones, Salud, Apps