Logo Computerhoy.com

Google Stadia: de ambiciosa plataforma gaming al motivo por el cual abandonar el negocio para siempre

Google Stadia

Cuando se anunció Google Stadia los planes de la compañía de Sundar Pichai era tan ambiciosos que no se entendía lo que intentaban vender. Dos años después cerraron y ha servido como escarmiento para que Google no quiera volver al negocio del gaming.

Este año Google Stadia ha llegado a su fin. Por muchos que nos duela, la plataforma gaming de Google no funcionó en ningún momento durante los más de dos años que lo intentó.

Google Stadia planteaba un negocio realmente diferenciador dentro del juego en la nube, ya que el plan del equipo de Jade Raymond (entre otras) era cobrar un alquiler para poder acceder al servicio y, además, tener que pagar por los juegos que se quisiera jugar.

Claro, uno hacía números y era difícil que saliera a cuenta a final. Por eso no consiguieron aguantar más de dos años sin tener que dar cuentas a Google. Cualquier otra empresa sin ese músculo financiero lo hubiera cerrado en el primer trimestre.

Lo realmente novedoso es que hoy ha salido a la luz que Google ha tenido tan mala experiencia con Google Stadia y el sector gaming que no quieren tener nada más que ver con dicho negocio.

Adiós al alquilar los servidores en la nube para gaming a terceros

Jack Buser, ejecutivo de Google, ha admitido que la compañía ya no ofrece la versión de marca blanca de Stadia, que permitía a empresas como Capcom que cualquiera pudiera probar juegos como Batman: Arkham Knight, Control o una demo de Resident Evil Village de forma gratuita a través de Internet.

"No estamos ofreciendo esa opción de streaming, porque estaba ligada a la propia Stadia", explicó a Stephen Totilo, de Axios. "Así que, por desgracia, cuando decidimos no seguir adelante con Stadia, ese tipo de oferta ya no se podía ofrecer también".

Google llamó a la versión de marca blanca Google Stream y sólo se utilizó en experimentos, nunca como una oferta real de negocio con terceros.

Lo más extraño de esta noticia: la entrevista de Totilo forma parte del nuevo impulso de Google al juego en la nube, pero no como se creía.

Buser, antiguo director de juegos de Stadia y responsable de PlayStation Home de Sony, intenta ahora vender una serie de herramientas de Google Cloud para ayudar a las empresas a gestionar sus servicios de juegos en directo. Pero lo tienen difícil, ya que su última aventura (Google Stadia) salió realmente mal.

Google Stadia juegos

Google Stadia, crónica de una muerta anunciada

Cuando Google anunció Google Stadia muchos no entendieron bien qué estaban vendiendo. Y claro, si la misma industria no entiende tu proyecto, venderlo a millones de clientes es tarea complicada.

Google Stadia se basa en una plataforma de pago por la cual los usuarios podían acceder a su servicio... pero sin juegos. Es decir, pagar por la plataforma era como pagar Netflix para poder entrar a echar un ojo al catálogo, pero sin poder ver ninguna película o serie.

Google Stadia

Si querías jugar a alguno de los videojuegos que tenían en el catálogo (que eran bastantes) había que comprar los juegos como si de cualquier plataforma tradicional se tratase. Es decir, pagabas por el acceso a la nube de forma mensual y luego comprabas el juego para poder disfrutar de la aventura.

Concretamente era como alquilar una consola mes a mes mientras tenías que seguir comprando el último Call of Duty o Assassin'S Creed para poder jugarlos. En principio esto puede interesar a mucha gente, pero la realidad fue bien distinta. Por ese motivo tuvieron que cerrar.

¿Es el juego en la nube algo que interesa a los gamers?

Todo esto lleva a un último punto —y, quizá, el más importante: ¿está el sector preparado para este tipo de ofertas? Actualmente tenemos un buen puñado de compañía que están intentando, de una u otra forma, ofrecer soluciones gaming en la nube.

Para empezar tenemos GeForce Now, la plataforma de NVIDIA que da acceso a ordenadores de gran potencia en la nube y desde donde podemos jugar a infinidad de juegos. Esta plataforma tiene una gran ventaja: si tienes los juegos en tu posesión puedes jugar solo pagando la suscripción mensual.

Nvidia GeForce Now Activision

NVIDIA acertó dando la opción a los clientes de que pudieran jugar a los juegos que tuvieran ya en propiedad, ofreciéndoles ellos tan solo el alquiler del equipo en la nube. De esta forma tu te comprabas en Steam un Triple A y lo jugabas en 4K gracias a la nube de NVIDIA.

Luego tenemos Xbox, la cual ha integrado dentro de sus servicios el Xbox Cloud Gaming, este añadido va dentro de la suscripción Xbox Game Pass Ultimate y permite a cualquier usuarios poder jugar desde el móvil / tablet / tele a cualquier juego que tenga en su biblioteca de juegos.

Xbox no lo ha apostado todo al rojo o al negro, como hizo Google. En su lugar ha desarrollado un sistema de juego en la nube que se engloba dentro de un servicio mayor y mucho más interesante. De esta forma los jugadores que quieran aprovecharlo ahí lo tienen, y los que no, pues no molestan. Y, mientras tanto, todos sus clientes lo están pagando.

La última en llegar ha sido Amazon con su plataforma Luna, la cual sí que se parece mucho a Google Stadia y que, por desgracia, no está funcionando todo lo bien que querrían en la compañía de Jeff Bezos. Veremos si esta no acaba cerrando como le pasó a su homólogo de Alphabet.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.