Skip to main content

Los astrónomos dan con la primera ráfaga de radio rápida surgida dentro de la Vía Láctea

Vía Láctea

18/06/2020 - 09:13

Dentro de los misterios del universo que aún nos quedan por descifrar están las ráfagas de radio rápidas como la que se acaba de detectar, surgida de una estrella cercana dentro de la Vía Láctea. Los astrónomos aseguran que es un campo fascinante al que aún le queda mucho estudio por delante, pero cada vez tenemos más información al respecto.

Después de tantos siglos de estudio del universo, la realidad es que seguimos sin conocer todos sus secretos. Aún quedan muchas preguntas sin contestar, como por ejemplo el origen de las llamadas ráfagas de radio rápida (FRB). Este fenómeno astronómico se ha visto por primera vez surgir desde dentro de la Vía Láctea. 

Todo empezó el pasado 27 de abril, cuando muchos satélites detectaron rayos que fluían desde un punto concreto de la Vía Láctea. Un día después era el radiotelescopio CHIME en Canadá el que recogía enorme destello de radio proveniente de SGR 1935 + 2154

Las ráfagas de radio rápidas son un pulso fugaz, una gran explosión de energía que dura apenas unos milisegundos. Las condiciones que provocan este fenómeno no están muy claras, pero se piensa que surgen de explosiones de astros que emiten una inmensa radiación. Hasta ahora todas se habían detectado a millones de años luz, pero esta última es la más cercana que hemos visto nunca

Esta nueva ráfaga de radio rápida surge desde la estrella SGR 1935 + 2154, que se encuentra a a 32.600 años luz de la Tierra. A la vuelta de la esquina no está, pero en términos astronómicos esta distancia se considera muy baja. La estrella es una magnetar, un tipo de estrella de neutrones cuyo campo magnético es de una fuerza extrema, y esta sería la que ha disparado ese FRB (ráfaga de radio rápida).

En la Vía Láctea se calcula que hay unas 30 magnetar y es habitual que emitan radiaciones muy fuertes, pero aún no se conoce el motivo por el que desde dentro de esa estrella se genera ese alto campo magnético y esas explosiones. 

No obstante, el hecho de haber detectado está ráfaga cercana, da una oportunidad de estudiar con mayor detenimiento este fenómeno que hasta ahora nos llegaba desde mucho más lejos. Hasta ahora, eran fenómenos atmosféricos muy extraños, salvo en dos situaciones en las estas ráfagas son periódicas. Por un lado hay una que se manifiesta cada 16 días y otra que se repite cada 157 días. ¿Por qué estas dos ráfagas de radio rápidas son constantes? Esto es algo que aún deben averiguar los astrónomos. 

Desde la revista Nature, aseguran que es un campo fascinante al que aún le queda mucho estudio por delante. Los científicos de distintos centros como la Universidad de Amsterdam o Caltech en California, quieren recopilar el mayor número de ráfagas de todas partes del Universo, para que su estudio sea más completo y crear un mapa de la distribución de la materia en el Universo.

Y además