Logo Computerhoy.com

España suspende en la adopción del coche eléctrico: cuatro razones que lo explican

Foto del redactor Juan Antonio Pascual Estapé

Redactor Colaborador

España suspende en la adopción del coche eléctrico: cuatro razones que lo explican
Foto del redactor Juan Antonio Pascual Estapé

Redactor Colaborador

Queremos salvar el planeta de la contaminación y el cambio climático, pero no vamos muy bien encaminados...

Un informe de PwC coloca a España entre los peores países de Europa en la adopción del coche eléctrico, con una nota de suspenso. ¿Por qué no acaban de llegar los coches no contaminantes?

Según explica nuestro compañero Mario Herráez en Auto Bild, dicho informe otorga a nuestro país una puntuación de 2,3 sobre 5, valorando aspectos como la penetración del coche eléctrico en el mercado, infraestructuras, cargadores, etc. Un suspenso en toda regla.

El coche eléctrico pretende ser la gran revolución de nuestro tiempo: la eliminación de los humos y de las sustancias cancerígenas que contienen, en las ciudades y las carreteras, nos aportaría grandes beneficios en términos de salud, calidad de vida, y ayuda para combatir el cambio climático y la destrucción del medio ambiente.

Pero pasan los años y los coches eléctricos no terminan de llegar. Al menos de forma masiva. ¿Qué está ocurriendo?

La lenta adopción del coche eléctrico en España

Como explican en Auto Bild, no existe una única razón. En realidad se trata de una auténtica "tormenta perfecta", que juega en contra de este gran cambio.

En primer lugar, hay que hablar del alto precio de los coches eléctricos. A igualdad de rendimiento, son hasta un 30% más caros que los coches de combustión. Es cierto que existen coches eléctricos asequibles, pero suelen tener limitaciones en términos de velocidad y autonomía. Están pensados para moverse por la ciudad, pero no pueden sustituir por sí solos a un coche que se usa para todo.

Según Fiat, los precios entre los coches de combustión y los eléctricos se igualarán en 2025, pero es algo que se ve aún lejano.

El segundo factor es la lenta instalación de estaciones de recarga. En España hay pocas, y la mayoría de carga lenta. El mencionado estudio de PwC indica que por cada millón de habitantes tenemos 245 puntos de recarga. Además, el 83% de ellos tienen una potencia de carga de menos de 22 kW.

La actual red de puntos de recarga no puede soportar una adopción masiva del coche eléctrico. Es cierto que poco a poco va creciendo, y si existiesen ventas masivas de coches eléctricos los fabricantes y estaciones de servicios espabilarían y pondrían más. Pero a día de hoy, cuesta hacer un viaje largo en coche eléctrico en España.

Estas son las autonomías reales de los principales coches eléctricos en autopista

En tercer lugar, el Plan Moves del gobierno, que ofrece ayudas directas a la compra del coche eléctrico, es insuficiente. Las ayudas son pocas y el presupuesto se agota enseguida.

El Estado suspende a la hora de informar sobre el plan. Según el estudio Radiografía de Hábitos de Movilidad de los Españoles llevado a cabo por Foro de Movilidad de Alphabet, 8 de cada 10 españoles no sabe lo que es el plan Moves.

Por último, hay que hablar de las adversas perspectivas económicas actuales. La gran crisis de 2008, la pandemia, y ahora la invasión de Ucrania, que ha traído inflación y una subida desorbitada del precio de la luz, desaniman a la gente a la hora de cambiar de coche, y optar por un eléctrico.

Es una tormenta perfecta que ya dura años, y aún no vemos la luz al final del túnel. La adopción del coche eléctrico es muy lenta en España, y no parece que vaya a cambiar a corto plazo. El problema es que nuestra salud, y la del planeta, no esperan...

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Coche eléctrico, Medio Ambiente