Skip to main content

La crisis de los semiconductores está lejos de terminar: 2022 puede ser su peor año

Imagen de unas obleas de procesadores.

26/01/2022 - 10:39

Desde que en 2020 la crisis del coronavirus dio una estocada mortal al suministro de chips, el sector tecnológico va a remolque de las escasez de semiconductores. Pese a las buenas previsiones, este 2022 parece que va a resultar terrible.

El suministro de chips y semiconductores en Estados Unidos está a punto de romperse, o eso asegura un nuevo macroestudio encargado por el Departamento de Comercio de EE.UU.

La conclusión de esta investigación es que la disminución de los inventarios y la sobrecarga de las fábricas está en máximos históricos, y muy lejos de poder solucionarse durante este año 2022.

Y es que las cifras ponen de manifiesto la escasez de chips. En 2021, las empresas que compran semiconductores tenían menos de cinco días de inventario a mano, frente a los 40 días de inventario que tenían en 2019, según una encuesta a más de 150 empresas.

Fábrica de Foxconn

Wikimedia

Al mismo tiempo, la demanda aumentó un 17%, por lo que muchas de las empresas encuestadas dijeron que la demanda superó sus previsiones internas. Esto hace que no se vislumbre el fin de la escasez de chips. No al menos este año.

"No estamos ni siquiera cerca de salir del paso en lo que respecta a los problemas de suministro de semiconductores", dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, en una convocatoria de prensa el martes.

Raimondo instó al Congreso a aprobar una legislación que autorice 52.000 millones de dólares en subvenciones e incentivos para apuntalar la capacidad de fabricación de semiconductores en Estados Unidos. Recordemos que Intel va a montar una megafábrica en Ohio de 20.000 millones de dólares.

Por suerte, el informe tiene algunas buenas noticias. Por ejemplo, las fábricas, que suelen funcionar a un 80% de su capacidad, están operando por encima del 90%. Lo que la utilización extra de estas ha ayudado a satisfacer parte del aumento de la demanda.

Pero no será fácil solucionar el resto del déficit. Los expertos dicen que la única forma de solucionar realmente la escasez de chips es construyendo más fábricas. Pero las fábricas tardan años en construirse y ponerse en marcha. Las nuevas de Intel, por ejemplo, no estarán operativas hasta 2024.

TSMC ha dicho que gastará 100.000 millones de dólares en tres años para aumentar su capacidad, mientras que Intel está construyendo cuatro nuevas fábricas solo en Estados Unidos, dos en Arizona y dos en Ohio.

Entre 2021 y 2022, se espera que toda la industria de los semiconductores gaste alrededor de 150.000 millones de dólares, superando con creces los años anteriores. El mundo necesita más fábricas porque todo el mundo necesita chips.

Y además