Logo Computerhoy.com

Coche eléctrico: Motivos para comprarlo (o no)

Coche eléctrico cargando

Pixabay

Si hoy en día te planteas cambiar de coche, siempre surge la idea de dar el paso a uno eléctrico, pero es en ese mismo momento cuando comienzan las dudas de si será un buen momento o habrá que esperar un poco más. Vamos a intentar arrojar algo de luz sobre esta disyuntiva.

Seguro que, si en los últimos tiempos has pensado cambiar de vehículo, se te ha pasado por la cabeza comprar uno eléctrico, ya que, al fin y al cabo, es el futuro de la automoción o al menos así nos los hacen ver desde las marcas de coches.

Lo cierto es que la expansión de esta tecnología parece imparable, porque pocas marcas quedan en el mercado que no ofrezcan al menos un modelo de este tipo en su catálogo.

El problema viene cuando se empiezan a recopilar los pro y contras de tener un eléctrico en el garaje, momento también en el que las dudas asaltan enormemente, sobre todo si no eres una persona excesivamente seguidora del mundo de la automoción.

Nosotros queremos ayudarte en tu elección, sobre todo si te urge cambiar de coche, haciendo un repaso por todo lo bueno y positivo de tener un vehículo propulsado por electricidad, además de aquello que no es tan bueno en este tipo de coche.

A partir de ahí sacaremos las conclusiones pertinentes, siempre desde la más absoluta imparcialidad, sobre todo porque creemos que es la mejor manera de ayudarte.

Razones para comprarte un coche eléctrico

Evidentemente, existen múltiples razones para considerar la compra de un coche eléctrico y más hoy en día, que todas las marcas han apostado por este tipo de vehículo y seguro que algún modelo así tendrá dentro de su catálogo.

Como es normal hay algunas que están más avanzadas en este sentido que otras, pero eso no quiere decir que los que acaban de incorporar este tipo de tecnología lo hagan de peor manera.

Pero posiblemente hay una pregunta que te has hecho alguna vez ¿por qué las marcas apuestan por esta tecnología de forma tan decidida? 

La verdad es que es una unión de varias circunstancias como puede ser el hecho de que sea la tecnología verde más avanzada y que menos ha costado instaurar, que tiene un margen de mejora increíble (aún estamos en sus inicios), la buena aceptación del público con respecto a otras soluciones
y que las administraciones públicas también han apostado fuertemente por ello.

Precisamente por todo esto es por lo que el coche eléctrico tiene tanto presente, pero sobre todo tanto futuro, ya que veremos como en unos años esta tecnología poco tiene que ver con lo que se avecina.

Pero sin entrar en el futuro, comprarse un coche eléctrico en la actualidad tiene muchas ventajas y sería una buena opción por muchas razones.

coche eléctrico recargando

Pixabay

Ecología lo primero

El nivel de emisiones de un coche eléctrico es cero, por lo que la ecología está conseguida, ya que conseguimos devorar kilómetros siendo totalmente verdes.

Ya sabemos que los vehículos de combustión son una fuente de emisiones constante, por lo que todo indica que, si queremos luchar contra el cambio climático, muchos de nuestros esfuerzos pasan por utilizar masivamente este tipo de transporte.

Eficiencia energética

Para que esto se entienda mejor, debemos comentar que un motor a combustión se acerca al 50% del aprovechamiento de la energía que puede generar.

En un vehículo eléctrico este aprovechamiento es mucho mayor, puesto que está en torno al 90% de la energía que genera. Pero es que además un motor eléctrico cuenta con sistemas que recuperan la energía, algo impensable en uno de combustión.

La DGT pide que denuncies si ves este tipo de comportamientos en carretera

Recargarlo es más barato

Este es otro punto donde el eléctrico gana por goleada a cualquiera de combustión, por muy poco que este último consuma.

Según datos calculados recientemente. Si hacemos un uso constante del vehículo y recargando 30 días en un cargador de casa, tendríamos un coste de unos 98 euros aproximadamente al mes para una potencia de 3,45 kW y de unos 110 euros con una potencia de 6.9 kW.

Si lo comparamos con su equivalencia en gasolina o diésel, haciendo 3.000 Km al mes, suponiendo un consumo medio de 6 y 5 litros cada 100 kilómetros y un precio de 1,549 y 1,409 euros litro respectivamente, el resultado sería que el coche gasolina gastaría 278,82 euros y el diésel 211,35 euros.

Excepción de impuestos y libertad de movimiento en grandes ciudades

La excepción de impuestos como el de matriculación o circulación es otro punto a favor del vehículo propulsado por baterías.

Por otro lado, tener la etiqueta 0 de la DGT hace que pueda circular libremente por ciudades que tienen restricciones a la circulación como Madrid o Barcelona.

Ayudas gubernamentales

Cuando vamos a comprar un coche eléctrico en el concesionario nos informan de las ayudas del Gobierno, las cuales están hechas para fomentar que nos llevemos un coche de este tipo.

Actualmente, el Plan Moves III podemos englobarlo en dos partes principalmente:

  • La primera son 4.500 euros por el hecho de comprar un coche de baterías.
  • La segunda hace que esa cantidad suba hasta los 7.000 euros, siempre y cuando se tenga un vehículo de combustión de más de 10 años para achatarramiento.
  • Además, estas ayudas se incrementarán en un 10% para empadronados en municipios de menos de 5.000 habitantes o personas con movilidad reducida.

Lástima que estas ayudas no sean directas, puesto que una vez comprado el coche hay que solicitarlas y precisamente veloces en llegar no son, ya que parece que de media hay que esperar un año.

De todas formas, hay marcas que adelantan estas ayudas al comprador.

10 cosas que debes saber antes de emprender un viaje largo en coche eléctrico

10 cosas que debes saber antes de emprender un viaje largo en coche eléctrico

¿Tienes pensado comprarte un coche eléctrico para completar viajes largos? Hay cosas importantes que debes saber, pues van mucho más allá de la autonomía.

Lee el reportaje

A la hora de conducir

También tenemos ciertas ventajas a la hora de conducirlo por sus cualidades, su manera de entregar la energía, el mantenimiento que hay que hacerle en el futuro o la depreciación futura.

Estas otras ventajas que engloban todo lo que tiene que ver con la conducción y con el hecho de ya tenerlo entre las manos son:

  • Comodidad: es un vehículo sin ruido alguno, puesto que lo único que vas a oír es el efecto del aire y de la rodadura de los neumáticos, además de que no vibra cuando estamos parados. Todo ello contribuye a una mayor comodidad de uso.
  • Conducción: son vehículos sumamente fáciles de conducir, puesto que solo se trata de acelerar y frenar, nada más. Bueno, de vez en cuando poner la marcha atrás para aparcar.
  • Mantenimiento: el mantenimiento es mucho más barato que cualquier coche de combustión. Ten en cuenta de que no hay que cambiar el aceite, sustituir el embrague o estar pendiente de la correa de distribución. Los periodos de garantía son mucho mayores que en los coches normales, por algo será.
  • Depreciación: por todo lo que comentamos un vehículo de este tipo pierde mucho menos dinero a lo largo de los años que los de combustión.
Recargando dos coches electricos

Pixabay

Razones para no comprarte un coche eléctrico

Como es evidente también hay razones para no comprar un coche eléctrico, ya que todavía hay algunas lagunas qué, estamos seguros de que en el futuro estarán subsanadas, pero que hoy en día son de bastante calado, sobre todo para aquellos que hacen muchos kilómetros por carretera.

Además, la logística también es algo que tiene mucho que decir en todo este tema y desgraciadamente es algo que no da la talla.

Pueden que los puntos negativos para comprar un eléctrico sean menos que los positivos, pero sí que son sumamente contundentes o incluso insalvables dependiendo de cada caso.

El problema de los viajes largos

Salvo algunas excepciones, que suelen coincidir con los coches eléctricos de mayor coste, el resto se engloba entre los 200 y los 400 kilómetros de autonomía real.

Esta es una cifra que se antoja muy escasa si somos persona que solemos viajar. Pero a esto hay que sumarle una falta de infraestructuras en España bastante considerable, sobre todo si hablamos de cargadores de carga rápida, eso que en 30 minutos tienes el 80% de la batería cargada.

Estos dos hechos, la falta de autonomía y de infraestructura, hacen que para muchos el coche eléctrico sea aún una quimera.

cargador coche electrico

Precio del vehículo y punto de carga en casa

Los coches eléctricos son caros, esto es un hecho, por lo que podemos sumarlo al punto anterior. Mucha gente recela aún de estos vehículos porque la suma de poca autonomía, pocos puntos de recarga y elevado precio de compra, les chirría demasiado.

Las ayudas que da el Gobierno hacen que esa diferencia, a igualdad de equipamiento con la versión de combustión, se minimice, pero debemos recordar que no es una ayuda directa. Es decir, hay que pedirla y actualmente esta tramitación tarda en torno a un año en hacerse efectiva.

A este gasto debemos sumarle la instalación, si queremos, de un punto de recarga en casa. Un wallbox, es decir, un cargador de pared cuesta unos 1.000 euros su instalación.

Entonces ¿yo me compraría un eléctrico actualmente?

Si me lo permitís os voy a dar mi opinión personal,, lo que no quiere decir que tenga la verdad absoluta ni mucho menos.

Si hablamos de un coche con una autonomía real de 350-400 kilómetros y si nuestro radio de acción es escaso, es decir, difícilmente nos vamos a ir a más 100 o 200 kilómetros de donde vivimos, el coche eléctrico nos va a compensar de manera clara. Al igual que si somos personas que nunca abandonamos la ciudad, donde incluso con menos autonomía podríamos funcionar.

Si estos números no se cumplen o tenemos a nuestros padres lejos, por poneros un ejemplo, el coche eléctrico no es para nosotros. Podríamos estar muy cómodos si solo lo utilizamos para ir al trabajo, pero una vez que tengamos que salir, se puede convertir en una odisea, sobre todo si estamos en una zona escasa de puntos de recarga rápidos.

Si puedes permitirte un vehículo con 600 kilómetros de autonomía, posiblemente cualquier problema de los comentados anteriormente se evapora, puesto que es una buena cantidad de kilómetros como para, planificando el viaje, encontrar puntos de recarga rápidos y efectivos.

Por consumos, comodidad, mantenimiento, conducción y ecología merece mucho la pena, pero el problema de la autonomía y los puntos de recarga son todavía demasiado potentes como para ignorarlos.

A nivel personal, hace poco que cambié de coche, y después de sopesarlo decidí comprar uno de combustión (un SUV), ya que a mí todavía no me compensa un eléctrico, puesto que de vez en cuando hago viajes largos y con 350 kilómetros poco tengo que hacer.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Coche eléctrico

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.