Logo Computerhoy.com

Sam Altman, CEO de OpenAI, responde a Elon Musk: 'Es un idiota, pero realmente se preocupa por la IA'

Algo nos dice que a Elon Musk no le van a gustar las respuestas de Sam Altman... ¿Se avecina choque de trenes?

El futuro de la IA, Google, GPT-4 y el mundo laboral: esto es lo que opina el CEO de OpenAI, Sam Altman al respecto

A Elon Musk no le gusta el rumbo de "máximo beneficio" que ha tomado OpenAI, porque la compañía que él mismo fundó nació como una organización sin ánimo de lucro. Sam Altman, el CEO de OpenAI, le ha respondido, en términos no muy amistosos: "Quiero decir, es un idiota, llámalo como quieras, aunque creo que realmente se preocupa por el futuro de la IA".

Elon Musk como otras grandes personalidades del renombre de Bill Gates o Stephen Hawking, teme que la inteligencia artificial se vuelva demasiado lista, y acabe sometiendo a los humanos. Por esa razón el propio Elon Musk, junto con otros expertos en tecnología, fundaron OpenAI hace unos años.

OpenAI iba a ser una organización sin ánimo de lucro que desarrollaría modelos de inteligencia artificial éticos y limitados, de código abierto, para que nunca se pudieran rebelar contra los humanos.

La disputa por OpenAI

Pero algo ocurrió por el camino. Elon Musk abandonó OpenAI en 2018 por "discrepancias con la directiva", y Sam Altman se convirtió en CEO. A partir de entonces la compañía blindó sus algoritmos, y llegó a un acuerdo con Microsoft, que invirtió más de 10.000 millones de dólares para tener prioridad en el uso de sus desarrollos.

Y ya hemos visto los resultados: Microsoft ha integrado ChatGPT en Bing, en Office, y próximamente en Windows 11 y Minecraft. Las suscripciones de pago a ChatGPT Plus  ya están activas.

Hoy se ha sabido, según una investigación de Semafor, que Elon Musk intentó tomar el control de OpenAI. Viendo como Google les estaba ganando terreno, supuestamente se ofreció a invertir 100 millones de dólares para convertirse en CEO de OpenAI. La directiva no aceptó, así que Musk decidió marcharse. Después llegó la entrada de Microsoft.

Hace unos días Elon Musk dijo en un tuit:  "OpenAI se creó como una empresa de código abierto (por eso la llamé IA "abierta") y sin ánimo de lucro para servir de contrapeso a Google, pero ahora se ha convertido en una empresa de código cerrado y máximo beneficio controlada en la práctica por Microsoft. No era mi intención en absoluto".

Lo cierto es que lo que dice Musk se ajusta a lo que hemos podido ver.

GPT-4: ¿será una verdadera revolución en el sector de la inteligencia artificial?

Sam Altman, en cambio, no opina lo mismo. Según cuenta Business Insider, ha estado en el podcast de Kara Swisher, y ha respondido al dueño de Twitter.

A la acusación de Musk, ha dicho que "la mayor parte de eso no es cierto, y creo que Elon lo sabe". 

"Para decir algo positivo sobre Elon, creo que realmente se preocupa para que la Humanidad tenga un buen futuro con la inteligencia artificial", reconoce Altman. "Es un idiota (jerk), o lo que se quiera decir de él, tiene un estilo que no es el que yo querría tener", continúa. "Pero creo que se preocupa de verdad, y se siente muy estresado por cómo va a ser el futuro de la humanidad".

Algo nos dice que estos comentarios no van a gustar a Musk...

En el podcast, Altman asegura que ChatGPT-4 no es de código abierto, porque "creo que eso causaría algunos estragos en el mundo, o al menos existe la posibilidad de que ocurra, pero no podemos estar seguros de que no sea así".

Altman también ha asegurado que OpenAI es independiente de Microsoft, y que ningún directivo de dicha empresa forma parte de la directiva de OpenAI.

La realidad es que la inteligencia artificial puede convertirse en una herramienta peligrosa y manipuladora, pero la ausencia de legislación hace que ese futuro de la Humanidad esté en manos de CEOs y magnates. Es hora de que una ley la regule, aunque llevará su tiempo.

Conoce cómo trabajamos en ComputerHoy.

Etiquetas: Inteligencia artificialElon Musk