Logo Computerhoy.com

Auriculares gaming, o por qué los auriculares también necesitan apellidos

Audio y Hi-Fi
Astro A30, análisis y opinión

Auriculares con cancelación de ruido, auriculares deportivos, auriculares gaming…todos sirven para lo mismo, pero definitivamente no son iguales entre sí ya que han sido diseñados para destacar en características muy determinadas.

¡Lo que nos faltaba por ver! Ahora los auriculares también tienen que llevar apellidos para diferenciar su linaje al más puro estilo de la saga de los Ocho apellidos. Que no cunda el pánico que no vamos a empezar a hacerle el árbol genealógico a los auriculares para conocer sus apellidos.

Algunos pueden pensar que con tener unos auriculares de buena calidad ya basta para conseguir buenos resultados en todos los ámbitos de uso. Pero la realidad es que quien mucho abarca poco aprieta y los auriculares de uso general no dan buenos resultados en ámbitos tan específicos como el gaming.

De ahí que sea bueno ponerles un apellido que ayude al usuario a diferenciarlos más fácilmente en función de lo que se espera de ellos.

Tener auriculares específicos para una actividad concreta, como es el caso de los auriculares para gaming, permite poner el foco en un buen rendimiento en puntos como la conectividad o la comodidad, y tal vez no tanto en la precisión en determinados rangos de frecuencias que no se usan tanto en un juego.

En gaming vamos al milisegundo

La velocidad de respuesta es crucial para los equipos gaming ya que cualquier latencia en las conexiones o en la respuesta se va sumando y marca la diferencia entre una experiencia de juego fluida o un verdadero desastre.

En monitores – y televisores para gaming—, lo vemos con las tasas de refresco, lo mismo que en los mandos de juegos. A nadie le gusta tocar un botón y que el personaje del juego vaya con retraso. Pues en sonido pasa lo mismo ya que se crea una sensación extraña cuando existe un retraso entre lo que se ve y el sonido que se percibe. Aunque este sea muy pequeño.

Más conexiones y más rápidas

El análisis de los Astro A30 me ha servido para ser consciente de la importancia de una conexión eficiente. Por eso, los fabricantes de auriculares gaming han desarrollado distintas vías de conexión para los auriculares con el fin de optimizar la comunicación entre los auriculares y el dispositivo de juegos.

La más fiable siempre es mediante un cable de audio. Aquí no hay misterio. Es el más rápido, pero resta movilidad ya que la longitud del cable limita la distancia con el dispositivo, por lo que este método no siempre es apropiado para, por ejemplo, jugar en una consola en el salón.

Astro A30, análisis y opinión

La alternativa más habitual es la conexión por Bluetooth, pero si no está bien optimizada puede añadir algo de latencia haciendo que los impactos no suenen cuando tocan o que oigas los pasos a tu espalda cuando ya es demasiado tarde.

Muchos fabricantes han desarrollado sus propias conexiones por radiofrecuencia de 2,4 GHz que consiguen minimizar la latencia y aumentar el ancho de banda de los datos. En el caso de los auriculares Astro A30 que he estado probando, esta conexión se conoce como LightSpeed. El problema, es que no es universal para todas las consolas y necesitas un adaptador distinto para la PS5 o la Xbox.

Calidad de sonido centrada en las explosiones y en las voces

Pero Rubén, ¿en unos auriculares lo importante no es que suenen bien? Sí, es uno de los factores más importantes para cualquier tipo de auricular. Sin embargo, los auriculares gaming no son un buen ejemplo de calidad de sonido, al menos no en la misma medida de unos auriculares de uso general como los Sony WH-1000XM5.

Los auriculares para jugar acostumbran a potenciar los bajos, por lo que al escuchar música se pierde detalle en muchos instrumentos que se reproducen en el rango de los agudos, mientras que todo el rango de frecuencias medias entre los que se encuentran las voces, tienden a colorearse haciéndose más graves de lo que en realidad son.

Sin embargo, es eso precisamente lo que se busca, potenciar los graves ya que es donde se concentran las explosiones, disparos e impactos que consiguen meternos en la acción de los juegos. Esto no siempre se consigue con unos auriculares convencionales diseñados para ofrecer mayor precisión en un rango más amplio de frecuencias.

Además, está la voz. Los juegos cada vez son más colaborativos, por lo que es habitual jugar en equipo desde el propio juego o utilizar Discord para jugar con amigos a distancia. Seamos sinceros, ya te cuesta escuchar a algunos amigos, como para encima tener que aguantar como te gritan al oído desde un mal micrófono.

Comodidad de uso, que son muchas horas

Astro A30, análisis y opinión

No sé si a ti te pasa lo mismo, pero cuando empiezo a jugar el tiempo se me pasa volando y en un plis plas se han pasado dos horas. Es por eso que la comodidad se tiene muy en cuenta en los auriculares gaming, y acostumbran a ser circumaurales que cubren toda la oreja.

¿Y por qué apenas hay auriculares gaming in-ear si en teoría serían más cómodos y ligeros? Pues la respuesta la encontraremos en el compromiso entre comodidad y el tamaño de los controladores que montan los auriculares In-ear. Si quieres buenos bajos, necesitas unos controladores más grandes. Cosas de la física.

Como ya sabes, tengo más auriculares que orejas, por eso mismo soy consciente de la importancia de determinadas características a la hora de elegir unos auriculares específicos para jugar, para hacer deporte o para trabajar. Fijarse en los apellidos, ayuda.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Auriculares, Gaming

Hoy destacamos

Y además