Skip to main content

Tras las tiendas sin cajeros, Amazon quiere que puedas pagar escaneando tu mano

Amazon
user

16/09/2019 - 08:30

Si hace poco conocíamos la noticia de que Amazon anunciaba nuevos y controvertidos avances relacionados con su tecnología de reconocimiento facial, ahora capaz de detectar emociones como el miedo, esta semana se ha dado a conocer que los de Jeff Bezos están haciendo pruebas con escáner manual como medio de pago.

El nombre del proyecto en código es “Orville” y un informe publicado en el New York Post señala que los empleados están probando la tecnología en las máquinas expendedoras de la compañía. El objetivo sería desplegar este método en las tiendas Whole Foods en todo el país.

El funcionamiento es sencillo y revolucionario, aunque tiene sus peros tocantes a la privacidad. Los usuarios sostienen sus manos sobre un escáner especial que usa visión por ordenador y geometría de la mano para identificar la forma y el tamaño únicos de cada mano. 

Los clientes de Amazon Prime deberían ir a las tiendas para que sus manos sean capturadas y vinculadas a su cuenta antes de que puedan comenzar a usar el método de pago.

Una de las principales ventajas atañe a la velocidad de pago, ya que este método biométrico permitirá procesar las transacciones de forma mucho más rápida que a través de tarjeta de crédito. Si normalmente una transacción típica se demora tres o cuatro segundos, la nueva tecnología de Amazon puede procesar el cargo en menos de 300 milisegundos.

El concepto de geometría de la mano fue desarrollado y patentado en 1985, según la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos. El primer producto comercial que utilizó la tecnología salió al año siguiente, pero no fue ampliamente adoptado. Sin embargo, muchas compañías lo usan. Sin ir más lejos, Walt Disney World ha usado durante años para acelerar la entrada a los parques.

Los sistemas que miden la geometría de la mano utilizan una cámara digital y luz para realizar un escaneo. Es preciso apoyar la mano sobre una superficie plana y alinear los dedos para obtener una lectura precisa. Una cámara toma varias fotos de la mano y las sombras que proyecta. A posteriori, estos datos se emplean para determinar la longitud, el ancho, el grosor y la curvatura de los dedos y la mano. Luego, se traduce en una plantilla numérica a través de un algoritmo.

En total, se analizan 31.000 puntos y se toman 90 mediciones, según el FBI. Aunque es confiable -ya que tanto las manos como los ojos son únicos en cada persona- y no cambian durante la edad adulta, las manos son menos distintivas que las huellas dactilares o los iris, los datos biométricos más populares utilizados en los teléfonos inteligentes para desbloquear aplicaciones o realizar pagos. Cabe destacar que las manos pueden cambiar de tamaño y forma si su peso fluctúa o si desarrolla artritis.

Aun así, se informa que la tecnología tiene una precisión de una diezmilésima del 1 por ciento, los ingenieros de Amazon están luchando para mejorarlo a una millonésima parte del 1 por ciento, según destacaba el informe.

Más:

#amazon

Ver ahora: