Skip to main content

El cinturón de seguridad no es solo para sujetarte: la DGT explica su verdadera utilidad

Cinturón de seguridad

DepositPhotos

01/09/2022 - 00:58

Todos conocemos la función de un cinturón, ya sea el del pantalón o el del coche: sujetar o ajustar algo. Pero no siempre es exactamente así.

Los cinturones de seguridad han salvado miles de vidas en sus varias décadas de vida. Comenzaron a ser obligatorios en España en 1975 en los asientos delanteros, y en 1992 en los traseros.

¿Para qué sirve un cinturón de seguridad? Lo lógico es pensar, porque lo podemos comprobar cuando lo usamos, es que nos sujeta al asiento e impide que salgamos disparados, lo que podría provocar un golpe mortal contra la luna del coche, el chasis o un asiento.

En efecto, el cinturón cumple con el objetivo de sujetar, pero según la DGT, no es su función principal. Tal como nos cuenta nuestro compañero Aarón Pérez en Auto Bild, la Dirección General de Tráfico ha explicado en redes sociales que el cinturón de seguridad sirve principalmente... como paracaídas.

 

Es una descripción que conviene explicar. ¿Cómo puede funcionar un cinturón de seguridad como un paracaídas?

Según palabras de la propia DGT: "El cinturón está hecho para estirarse, pierde anchura y gana longitud para no causar lesiones graves. Actúa en cierto modo como un paracaídas".

Este sistema de seguridad no es elástico, pero cuando se produce una sacudidad fuerte, como un frenazo brusco o un choque, sus fibras están tejidas de tal forma que pierde anchura y gana longitud con el fin de no causar lesiones graves al usuario.

Cuando se produce una accidente, las fuerzas de inercia que aparecen son brutales. A 80 Km/h un pasajero sale despedido con una fuerza 80 veces mayor que su peso, según Auto Bild. 

VIDEO

[CH] El primer coche solar urbano del mundo

Casi todos los sistemas de seguridad del coche tienen algún porcentaje de elasticidad o deformación, para dispersar la energía cinética y conseguir que la desaceleración de los cuerpos sea menos brusca. Desde el airbag a los reposacabezas, o la propia carrocería, que se deforma en lugar de partirse o mantenerse rígida.

Y por lo que ahora sabemos, también los cinturones de seguridad. Todo está pensado para salvar vidas, y reducir lesiones.

Etiquetas:

Motor

Y además