Skip to main content

¿El aspirador que aspira y friega en una sola pasada? Probamos el Roborock Dyad

Roborock Dyad

01/01/2022 - 09:01

En el mercado puedes encontrar robots que aspiran, otros que friegan, pero pocos son capaces de hacer las dos cosas a la vez como el nuevo Dyad de Roborock.

Si hay un mantra en la limpieza del hogar es ese que dice que siempre antes de fregar el suelo hay que barrer 

Por suerte los aspiradores actuales hacen que la primera de estas tarea sea pan comido, ya sea con un robot aspirador que nos permite cruzarnos de brazos, o con un modelo tipo escoba inalámbrico que aunque requiera de cierto esfuerzo poco a nada tiene que ver el recogedor y cepillo de toda la vida.

Fregar es otra historia, aunque puedes encontrar en el mercado algunas soluciones, ninguna ha logrado todavía desbancar al cubo y la  fregona.

Y aquí es donde entra en juego Dyad, el último gadget de limpieza de Roborock, un nuevo dispositivo que no solo friega, también aspira y seca, todo en una sola pasada. Y no solo eso, además promete limpiarse solo, casi nada.

He pasado varias semanas utilizando el Roborock Dyad en mi día a día y ya estoy en disposición de contar mi experiencia y opinión con uno de los gadgets de limpieza más peculiares que he tenido la oportunidad de analizar en los últimos meses.

  Roborock Dyad
Tipo de electroméstico Aspirador de seco y húmedo
Potencia nominal 260 W
Voltaje nominal 22.2 V / 21.6 V
Peso 5,2 kg
Dimensiones 111,2 x 27,0 x 19,1 cm
Dimensiones estación de carga 32 x 24 cm
Nivel de ruido Hasta 78 dB
Duración de la batería AUTO - 35min | MAX - 25min | 280 ㎡
Capacidad de la batería 5000 mAh
Tiempo de carga 4 h
Tamaño del depósito de agua sucia 850 ml
Tamaño del depósito de agua limpia 620 ml
Modos de limpieza Auto | Máx | Secado de suelo
Tipo de rodillo Rodillos suaves (un rodillo delantero + dos rodillos posteriores)
Rango de movimiento del cepillo 180°
Precio 449 euros

Contenido de la prueba el aspirador en seco y húmedo Roborock Dyad

Montaje y puesta en marcha

El montaje y puesta en marcha de este Roborock Dyad resulta muy sencillo, ya que al contrario que la mayoría de aspiradores tipo escoba prácticamente carece de accesorios adicionales.

Dentro de la caja encontramos la unidad principal que está unida y no se puede separar de la base donde se ubican los rodillos, estos puede extraerse para su limpieza, pero el pie siempre permanece unido, no se puede desacoplar como es habitual es este tipo de aspiradores.

En la unidad central se ubican los depósitos: uno en la parte superior más pequeño para el agua limpia con una capacidad de 620 mililitros, y otro justo debajo para el agua sucia ligeramente más grande, unos 850 mililitros que alberga en su interior el depósito para los residuos sólidos.

Roborock Dyad

Ambos depósitos están fabricados en plásticos de muy buena calidad y se acoplan y desacoplan con mucha facilidad gracias a unos botones con resorte.

La estructura de la unidad es muy sólida, está muy bien construida y lo materiales transmiten muy buenas sensaciones y calidad. 

La combinación del blanco de los plásticos con el negro translúcido de los depóstivos de agua resulta muy atractiva y elegante. Es bonito, al menos todo lo que puede serlo algo tan anodino como un aspirador. Aunque sin duda lo que más llama en un primer contacto es su peso.

Mientras que un aspirador inalámbrico como el Roborock H6 ronda los 1.4 kilos, el Dyad se dispara hasta los 5.2 kilos con los depósitos vacíos, un lastre importante que influye en la maniobrabilidad y experiencia de uso como comentaré un poco más adelante.

Roborock Dyad

El resto de accesorios lo componen el brazo con los botones de control y el asa que se inserta en la unidad por la parte superior, la base de carga compuesta por dos piezas, el cargador, un cepillo para limpiar el conducto del agua sucia y dos filtros, uno instalado y un recambio.

Una vez ensambladas todas las partes, y seleccionado el lugar donde queremos ubicar la base de carga, solo queda llenar el depósito de agua limpia para comenzar a funcionar.

Cosas que hay que tener en cuenta

Es importante indicar que la carga únicamente se puede hacer en la base, el cargador no se puede conectar directamente a la unidad, ya que la base juega un papel muy importante en el funcionamiento del fregasuelos de Roborock.

En la parte superior justo encima del depósito del agua limpia hay una display que proporciona información sobre el nivel de la batería y el modo de limpieza activo (automático y máximo), además de un semicírculo de color azul que se ilumina en rojo dependiendo del grado de suciedad, o eso dice el fabricante. 

Roborock Dyad

También cuenta con testigos para indicar cuando los depósitos están llenos, aunque no son muy necesarios ya que cuenta de alertas locutadas en perfecto castellano para todas las acciones y posibles incidencias, desde vaciar los depósitos hasta limpiar los rodillos o iniciar el proceso de carga.

Aunque tengo que admitir que terminé desactivando los avisos locutados por retiraterativos y sobre todo por su nivel de volumen excesivamente alto y molesto.

En la parte superior del mango cuenta con tres botones: Apagado/Encendido, Selección de modo (Automática / Intensa / Secado) y Limpieza de rodillos, este último sólo funciona cuando la unidad está colocada en la base y tiene suficiente batería.

¿Cómo funciona el aspirador que friega el suelo de Roborock?

Antes de empezar a opinar sobre este Roborock Dyad es interesante conocer brevemente cómo funciona.

Para poder aspirar y fregar de forma simultánea cuenta con dos rodillos de limpieza (uno de ellos partido en dos) de cerdas absorbentes que se humedecen con el caudal de agua que llega desde el depósito de agua limpia. 

VIDEO

Dyad elimina la suciedad húmeda y seca en un barrido, con DyadPower

Los rodillos humedecidos en contacto con el suelo giran de forma independiente en sentidos opuestos impulsando el agua y la suciedad hacia el interior donde un motor de succión los canaliza hasta en el segundo depósito, previo paso por un filtro en el que se depositan los residuos más grandes

La acción conjunta de los rodillos y el motor de succión consigue el triple efecto: aspirar, fregar y secar el suelo.

Un estilo de limpieza diferente

Ahora que ya conocemos cómo funciona es el momento de ponernos manos a la obra. Si alguna vez has utilizado un aspirador tipo escoba inmediatamente te das cuenta de que es un concepto totalmente diferente. 

Nada más encenderlo llama la atención el ruido, es bastante ruidoso, unos 65 db en modo normal y por encima cercano a los 80 db en modo de máxima potencia

Roborock Dyad

Aunque lo que más cuesta acostumbrarse es a su rigidez, pese a que el ratio de giro es de 180 grados es mucho menos maniobrable que un aspirador común y cuesta realizar ciertos giros y movimiento, aunque pese a su peso es fácil de empujar y se mueve sin excesivo esfuerzo siempre que los rodillos estén en movimiento.

También hay que tener en cuenta que la base es muy voluminosa lo que hace que no entre debajo muebles en los que sí puede acceder con facilidad un aspirador convencional. Muchas veces te sientes un tanto torpe chocando con los muebles.

Roborock Dyad

El problema de sus más de 5 kilos de peso lo encontramos a la hora de desplazarse de una habitación a otra. No siempre quieres limpiar toda la casa, por ejemplo yo lo he utilizado para fregar los baños después de la ducha.

Para moverlo desde la cocina donde puse la base tenía tres opciones: empujarlo encendido dejando la estela de humedad por toda la casa, empujarlo apagado algo que sin los rodillos encendidos cuesta, o mover a pulso su peso muerto, que es incluso peor.

El gadget de limpieza que siempre habías deseado tener

En cuanto a la limpieza el resultado es sorprendente, con la mayoría de manchas solo es necesaria una pasada, solo si la mancha está un tanto seca hay que incidir un poco en la misma o activar el modo de alta potencia.

Se supone que cuenta con un sensor capaz de detectar el nivel de suciedad del suelo y adaptar la potencia en consecuencia, pero sinceramente no entiendo muy bien cómo funciona. 

Roborock Dyad

Es muy errático y en muchas ocasiones se revoluciona sin motivo aparente, sobre todo con los cambios bruscos de luz ambiente.

Yo siempre he mantenido el modo auto y activado de forma manual la máxima potencia cuando lo he creído necesario. 

La cantidad de agua está muy bien dosificada, es una de las cosas que más me ha gustado y en la que suelen fallar la mayoría de dispositivos para fregar.

Roborock Dyad

En suelos de tarima la capa de agua es tan fina que prácticamente se seca al instante y no se perciben marcas de las pasadas al trasluz.

En las baldosas del baño se aprecia un poco más de agua y tarda algo más en secar, pero mucho menos que con el fregado tradicional, en un par de minutos está seco. Y con un suelo sintético ignífugo como el de mi cocina la capa es más visible, pero se seca también muy rápido.

Es fantástico si tienes niños inquietos como es mi caso, no hace falta tenerlos encaramados en el sofá durante minutos hasta que se seque el suelo, es casi un visto y no visto. 

Si de todas formas tienes prisa dispone de un modo específico de secado, presionando de forma prologada el botón de modo. En este modo el caudal de agua se corta dejando actuar únicamente el motor de aspirado y lo rodillos, lo que requiere obviamente de una segunda pasada

Roborock Dyad

¿Esto siginifica que puedes utilizar el Dyad como aspirador en seco? Aunque la marca así lo anuncia la potencia de succión no es muy alta, por lo que si el suelo tiene muchas partículas sólidas es recomendable darle una pasada previamente con el aspirador. 

El modo secado solo dura un minuto y está pensado para un encharmiento puntual, pero no para utilizar el Dyad como aspirador convencional. De hecho, no funciona si el depósito de agua limpia está vacío, lo que deja a las claras que su funcionalidad principal es la fregar.

No recomendaría utilizarlo ‘a pelo’ tras una fiesta, una comida con muchos comensales o si ha pasado mucho tiempo desde la última limpieza, las particulas más gruesas se le resisten.

En mi opinión, y tras unas semanas de uso creo que este Dyad de Roborock no plantearse como un sustituto del aspirador, más bien lo complementa. De hecho para mi la combinación ganadora es la de complementarlo con un robot aspirador.

,,
,,

Para ponerlo a prueba he simulado todo tipo de vertidos, sólidos y líquidos: leche, harina, huevos frescos (cáscara incluída), café… incluso aceite, y el resultado ha sido espectacular. Resulta muy práctico para este tipo de imprevistos y mucho más efectivo y prático que la fregona y el cubo.

Los rodillos apuran hasta el extremo de la base lo que significa que el Dyad es capaz de apurar al máximo en paredes y esquinas, perfecto para recoger el agua alrededor de la bañera o el plato de duchas tras el baño.

Mantenimiento un tanto pesado como principal desventaja

Si has llegado hasta aquí estarás pensando que no todo puede ser tan bonito como lo estoy dibujando, y lamentablemente estás en lo cierto.

La parte negativa está en su mantenimiento, si vaciar el depósito de suciedad seca del aspirador no es una tarea amigable, imagínate si metes agua de por medio. Todo se vuelve baboso y bastante desagradable.

Además, ya sea para fregar toda la casa o simplemente una sala, es recomendable realizar siempre el proceso de autolimpieza de los rodillos y vaciar el depósito del agua sucia. Esto es importante, ya que de otra forma corremos el riesgo de que se generen olores desagradables por el agua contaminada.

La limpieza del depósito es rápida, hay que vaciar la cesta de residuos sólidos y limpiar todas las piezas bajo el grifo hasta eliminar toda la suciedad. Esto como digo hay que hacerlo tras cada limpieza.

Roborock Dyad

A pesar del sistema de autolimpieza de rodillos, un proceso que tarda poco más de dos minutos, en la base suele acumularse suciedad un poco desagradable de limpiar, además de pelos y otros elementos que suelen adherirse a los rodillos como en cualquier otro aspirador y que hay que retirar periódicamente.

Los rodillos se desmontan con facilidad para su limpieza semanal, pero el no poder separar el pie de la unidad principal hace que sea una tarea un tanto incómoda. 

Cuenta con un soporte abatible para poder apoyarlo en el suelo, pero es muy inestable y poco práctico para realizar el mantenimiento de forma cómoda, se tambalea y cae todo el rato.

Roborock Dyad

Los rodillos son muy sólidos y fuertes, no parece que haya que cambiarlo con mucha asiduidad, incluso creo que se podrían meter en la lavadora para una limpieza en profundidad.

Otro aspecto negativo es la capacidad de los depósitos, son muy pequeños. Cada 13 minutos aproximadamente hay que rellenar el depósito del agua limpia, casi a la par de de agua sucia que dura un poco más, lo que se hace un poco tedioso.

Roborock Dyad

El tiempo de carga es de unas dos horas y media, y la batería tiene una autonomía de unos 36 minutos en modo automático con fases momentáneas a máxima velocidad, lo que no está nada mal. 

Tiempo más que suficiente para dar un par de pasadas a un piso de unos 110 m2, incluso para recrearse en ciertas zonas.

Convencerá hasta a los más reticentes

El Roborock Dyad tiene un precio de 449 euros, es una inversión importante, pero creo que merece con creces cada euro invertido, aunque admito que es de esos electrodomésticos que hay que probar para convencerse.

Durante los primeros días tengo que reconocer que estuve un tanto reticente, pero poco a poco me ha ido ganando, y ahora mismo creo que me costará vivir sin él y volver a la fregona y el cubo.

No es perfecto, pero las ventajas y los resultados superan ampliamente a los inconvenientes. Puede que no sea un electrodoméstico imprescindible, pero sí un pequeño capricho que te hace la vida más fácil.

Y además