Skip to main content

Samsung Neo QLED 8K QN900A, análisis y opinión

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Lo mejor

  • Diseño y calidad de materiales
  • One Connect mejorado
  • Imagen y sonido sobresalientes
  • Escalador de imágenes
  • Cuatro puertos HDMI 2.1

Lo peor

  • Sin Dolby Vision
  • Sin soporte Dolby Atmos
  • Sin soporte DTS
  • Pocos contenidos nativos en 8K
Neo QLED 8K QN900A

Neo QLED 8K QN900A

Samsung Neo QLED QN900A es el Smart TV premium más avanzado del fabricante coreano. Incorpora su nuevo sistema de retroiluminación mediante Mini LED, una nueva caja de conexión más fácil de ocultar y potente procesador Neo Quantum 8K capaz de gestionar hasta 16 redes neuronales.

03/08/2021 - 15:24

El Samsung QN900A no es un televisor destinado a liderar los ranking de ventas, pero sin duda es el Smart TV más influyente del extenso catálogo de la firma coreana, pues es el encargado de sentar las bases de las tecnologías que veremos en un futuro próximo en las gamas más accesibles.

A la hora de lanzar al mercado un producto tecnológico los fabricantes siempre tienen claro la finalidad del mismo y el público al que van dirigidos. Los hay que por su característica, y fundamentalmente por su precio, están destinados a llegar a las masas, cuanta más gente mejor. Otros por el contrario ven la luz a sabiendas de que venderán tan solo unas pocas unidades.

Y aunque pueda resultar contradictorio, para los fabricantes estos productos son casi más importantes que los primeros porque entre otras cosas sirven para demostrar lo que son capaces de hacer. Es por así decirlo, su forma de marcar el territorio.

Cada año Samsung nos permite analizar uno de estos productos dentro de su gama de televisores. En esta ocasión se trata del nuevo Samsung Neo QLED QN900A, el Smart TV más premium y exclusivo del fabricante coreano.

El QN900A cuenta como principal novedad con su nuevo sistema de retroiluminación mediante Mini LED, una nueva tecnología que aumenta el número de zona de atenuación de la luz, además aumenta drásticamente la potencia de procesamiento de IA gracias a su nuevo procesador Neo Quantum 8K capaz de gestionar hasta 16 redes neuronales.

Un nuevo sistema de encapsulado de los puntos cuánticos para la mejora del color, cuatro puertos HDMI 2.1, un sistema de audio integrado con seguimiento objetos mejorado y una nueva unidad de conexiones One Connect más discreta y estilizada, conforman el que está destinado a ser sin lugar a dudas uno de los mejores televisores del 2021.

¿Quieres comprobarlo con nosotros? No te pierdas nuestro análisis del Samsung Neo QLED QN900A 8K. ¡Comenzamos!

 Samsung Neo QLED 8K QN900A
Dimensiones1433,1 x 819,9 x 15,2 mm (sin peana) | 1433,1 x 892,0 x 300,5 mm (con peana)
Peso22,1 kg (sin peana) / 30,1 kg (con peana)
PanelLCD VA (120 Hz) con sistema retroiluminación Mini LED de 1.344 zonas
Tamaño de pantalla65"
Resolución7.680 x 4.320 píxeles
Relación de aspecto16:9
Procesador de imagenProcesador Neo QLED 8K con IA
Formatos HDRQuantum HDR 3000, HDR10+ y HLG
Sistema OperativoTizen 6.0
Control por vozDesde el televisor y el mando a distancia
SonidoSistema con 6.2.2 canales, 80W RMS
DomóticaBixby, Alexa y Asistente de Google desde SmartThings y Siri con AirPlay 2
Consumo420 W (Máximo)
Conexiones4 x HDMI 2.1 |  3 x USB | Ethernet | Salida óptica digital | Bluetooth 5.2 | CI+ 1.4 | Coaxial TDT | Satélite | WiFi 6 | Bluetooth 4.2 | AirPlay 2 | RS-232C
Precio4.999 euros

Resumen del análisis del Samsung Neo QLED QN900A 8K por apartados:

Más mejoras de las que aparenta a primera vista

Hace tan solo unos meses en el análisis del Samsung Q950TS QLED 8K me permití afirmar que estaba ante el que posiblemente era el televisor más bonito que había visto en mi vida. 

No debía de estar muy desencaminado en mi afirmación, ya que las diferencia de este Samsung Neo QLED QN900A con respecto a su predecesor en el ámbito del diseño no son excesivas, al menos a primera vista.

Para gustos los colores, pero me parece complicado que nadie le pueda poner una sola pega a este QN900A en lo que a diseño se refiere.

La pantalla Infinity extiende en área de visionado hasta prácticamente el extremo, el bisel es inapreciable, escasamente un 1 milímetro de grosor. Desde una distancia normal de visionado es absolutamente inapreciable.

Externalizar toda la conectividad gracias a la caja One Connect, que es quien soporta gran parte de las novedades estéticas de este nuevo modelo y del que hablaré a continuación, permite que el panel siga manteniendo un grosor de tan solo 1,5 centímetros.

Esto no evita que la pantalla integre un completo sistema de sonido de 80W de potencia en la parte trasera con 8 altavoces distribuidos en dos bloques de cuatro a ambos lados del panel, más dos subwoofer que emiten sus frecuencias a través de las perforaciones de los marcos laterales y superior.

La parte trasera muestra un acabado en plástico mate que a diferencia del modelo anterior permite una fácil limpieza. Puede parecer una tontería, pero el Q950TS tenía una textura tipo lija que lo hacía imposible de limpiar, el paño se desgarraba y llenaba toda la superficie de pelusas.

Con estas especificaciones el QLED QN900A es un televisor que luce en todo su esplendor colgado de una pared gracias al soporte No Gap Wall incluido en la caja.

,

El problema es que no todo el mundo puede permitirse colgar el televisor, siendo lo más habitual recurrir al tradicional soporte de pie. 

Samsung repite fórmula, pero la mejora sobre su predecesor. El pie central con acabado en plástico brillante se ha sustituido por uno de metal cepillado en color gris, más sólido y menos invasivo que además aporta un contraste de color muy elegante.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

El soporte mide solo 36 x 30 centímetros, lo que permite que se pueda instalar sin problemas en superficies relativamente estrechas. Además deja un hueco de unos 6.5 centímetros con respecto a la pantalla para poder colocar una barra de sonido delante sin que entorpezca la visión.

Como curiosidad Samsung ha eliminado la inclinación de 5 grados que otorgaba a la pantalla el anterior soporte de pie y que sinceramente aportaba bastante poco. Volvemos a una pantalla normal totalmente perpendicular, y se mantiene el soporte totalmente rígido, es decir, no podemos graduar ni la inclinación ni mover la pantalla en el eje horizontal.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Al igual que su predecesor lo estilizado de la pantalla y su diseño sin biseles hacen que parezca mucho más pequeño de lo que realmente es. No resulta nada abrumador ni tienes la sensación tan invasiva como en otros modelos con el mismo tamaño de pantalla.

Aunque no hay que dejarse engañar, es grande y sobre todo muy pesado. El modelo de 65 pulgadas utilizado para este análisis tiene unas dimensiones de 143 x 89 x 30 centímetros con peana, y un peso total de unos 30 kilos.

La instalación resulta sencilla, solo hay que acoplar las dos partes de la peana y fijarla con unos pocos tornillos, pero resulta delicada debido a su peso por lo que se necesitan al menos dos personas para el proceso, y mucho cuidado.

Además la nueva peana el cambio más relevante llega de la mano de la caja de conexiones One Connect que ahora es mucho más delgada, ligera y discreta.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Mide 33 x 4 x 29,5 centímetros, y su apariencia es similar a la de uno de los últimos modelos de reproductores de DVD que salieron al mercado. También se han modificado sus acabados, pasando del negro liso y brillante al negro mate con acabado texturizado, mucho más tolerante con las huellas y el polvo.

Otra de sus novedades es el hueco que Samsung ha habilitado en la parte posterior de la peana para poder colocar allí en One Connect en caso de no tener otro lugar para ubicarlo, incluso incluye un cable de conexión más corto sin finalmente decidimos colocarlo aquí.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Esta idea me genera sensaciones encontradas, ya que desvirtúa un poco el concepto de One Connect de facilitar la conexión de dispositivos externos, es un poco volver a lo de siempre: un televisor con las conexiones en la parte trasera, solo que de una forma un tanto diferente

Además hace que volvamos en cierta medida a los antiestéticos cables saliendo del televisor, incluso puede considerarse una especie de involución.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

La ventaja es que se trata de algo opcional, nadie te obliga a colocar aquí la caja de conexiones por lo que al final terminas teniendo lo mejor de los dos mundos y puedes elegir la opción que más te convenga.

Se mantiene el cable único entre el panel y el One Connect, aunque con un cable un poco más grueso y algo más rígido.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

En lo que respecta a la conectividad, buenas noticias: todos los puertos HDMI de este Samsung QN900A son de tipo 2.1 con soporte para 8K a 60Hz , 4K a 120Hz , VRR y ALLM, además uno de ellos es compatible eARC, por lo que se pueden conectar de forma simultánea dos consolas de videojuegos de última generación PS5 y Xbox One X sin tener que preocuparse por el tipo de HDMI.

Cuenta también con dos puertos USB 2.0, un puerto USB 3.0, puerto ethernet, salida óptica y una entrada de antena RF, además de dos sintonizadores satélite y terrestre, WiFi 6.0 de doble banda, Bluetooth 5.2 y compatibilidad con Apple AirPlay 2.

Pequeños retoques sobre algo que ya funciona muy bien

En cuanto al mando bluetooth One Remote, siento repetirme una vez más, pero todavía sigo a la espera de encontrar un mando a distancia mejor que este.

Tiene todo lo que le puedes pedir a un mando: sencillo e intuitivo, tiene los botones justos y necesarios para poder manejarse cómodamente con tan solo una mano sin tener que mirarlo. Desde que conocí este mando, exceptuando el del Apple TV, el resto me parecen engendros llenos de botones, muchos de los cuales para colmo no sirven para nada.

Samsung ha cambiado los materiales principales del mando, pasando del metal al plástico parcialmente reciclado, además de un cambio de color del plata a un negro más clásico y sufrido. 

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Los botones no sufren grandes modificaciones, salvo el botón de acceso directo a la función Multi View y la sustitución del botón de Rakuten TV por el de Samsung TV, Plus la plataforma de canales de televisión en streaming gratis de la marca coreana, que sinceramente tampoco aporta gran cosa. De hecho la gran novedad la encontramos al darle la vuelta.

Aquí encontramos un pequeño panel fotovoltaico que permite cargar las baterías internas mediante luz solar o artificial. Sí, el nuevo One Remote carece de pilas, ya no hace falta reemplazarlas y es más ecológico, además de ser mucho más ligero.

Si la carga solar no fuera posible o fallase, cuenta además con un puerto de carga USB 3.0 en la parte inferior para poder cargar las baterías por medios tradicionales.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Por mi experiencia no es necesaria la exposición directa a la luz, llevo ya unas semanas de uso para este análisis del Samsung Neo QLED QN900A y el mando sigue funcionando con normalidad tal cual lo saqué de la caja.

En ningún momento me he preocupado por exponerlo a luz solar o artificial, he realizado el mismo uso que con un mando de pilas, me atrevería a decir que la mayor parte del tiempo el panel está mirando hacia la mesa, y no he tenido problema alguno.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

El único inconveniente que he observado tras varias semanas de uso es la aparición de arañazos superficiales en el plástico transparente que protege el panel solar, no parece muy resistente e intuyo que a larga los arañazos serán más evidentes y abundantes.

En lo que respecta al software Samsung renueva su apuesta por Tizen OS, su sistema operativo propietario para televisores Smart TV que ya llega a su sexta generación.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

No hay novedades en este apartado con respecto al modelo anterior, tampoco veo necesidad en ello y me parece acertada la apuesta de Samsung de ir simplemente añadiendo pequeños retoques mediante actualizaciones puntuales a una plataforma con muy pocas lagunas y que funciona de una forma muy robusta.

Tizen OS cuenta con aplicaciones nativas para los principales servicios de vídeo en streaming como Netflix, Disney Plus, Amazon Prime Video, YouTube, Twitch, Apple TV+, Pluto TV… Además de servicios de música como Spotify, y plataformas de televisión online como Movistar Plus, Vodafone TV o Dazn

En este aspecto Samsung ofrece la compatibilidad más amplia en lo que a aplicaciones se refiere, prácticamente no falta ninguna, al menos de las más relevantes, su tienda de aplicaciones..

Todas están perfectamente optimizadas e incluso muestran capacidades añadidas como la posibilidad de ver una vista previa de los últimos contenidos vistos para continuar la reproducción de forma directa. 

Si presionamos hacia abajo desde la barra principal accederemos a la guía universal, un recopilatorio por categorías de contenidos recomendados en base a nuestras preferencias seleccionados entre todas nuestras fuentes de contenido disponibles. 

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Es una especie de Netflix, pero con el contenido de todas nuestras plataformas. No está mal, pero sinceramente la mayoría de las veces te olvidas de que existe, y mi sensación es que las recomendaciones no son muy acertadas, al menos en mi caso.

En lo que respecta a funcionalidades la gran laguna sigue siendo la falta de compatibilidad con Dolby Vision

Pese a los grandes avances de Samsung con HDR10+, Dolby Vision es actualmente el formato dominante y no parece que este puede cambiar en el corto plazo, por lo que resulta muy frustrante que Samsung siga empeñada en negarnos esta compatibilidad.

Actualmente solo algunos contenidos de Disney Plus y Amazon Prime Video son compatibles con HDR10+, mientras que Dolby Vision sigue siendo el formato con mayor apoyo con Netflix como principal referente.

Algo parecido ocurre en el apartado sonoro con Dolby Atmos, que solo se puede reproducir mediante un reproductor externo compatible vía HDMI eARC.

Si hablamos de funcionalidades más concretas, se mantiene la opción Multi View, que permite ver simultáneamente dos fuentes de contenido diferentes, incluida la pantalla de nuestro propio smartphone iOS o Android. Lo que permite realizar combinaciones curiosas como estar viendo un programa mientras seguimos los comentarios sobre el mismo en redes sociales.

Me gusta la flexibilidad que permite Multi View y su potencial, puedes seleccionar el tamaño y posición de las ventanas, definir cuál de las fuentes reproduce el audio, e incluso añadir una tercera ventana para la cámara USB, muy útil para, por ejemplo, realizar videollamadas directamente desde la pantalla del televisor.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

El problema es que todavía está algo limitado en lo que a las aplicaciones, ahora mismo solo es compatible con YouTube y Samsung TV Plus, además de la TDT, lo que limita todavía bastante.

En lo referente al control por voz, es compatible con Bixby, el asistente de Samsung, además de Amazon Alexa y Google Assistant, pudiendo integrar el televisor dentro de nuestro sistema domótico así como utilizar diferentes comandos de voz directamente al televisor, lo que si soy sincero no me ha resultado excesivamente útil, llamarme raro, pero me sigue pareciendo raro eso de hablarle a la tele.

También tenemos la opción de utilizar la pantalla del televisor como monitor en remoto de nuestro ordenador, incluso conectado de forma inalámbrica a un ratón y teclado bluetooth.

Un sonido notable teniendo en cuenta las circunstancias

Por una simple cuestión de espacio el sonido siempre ha sido uno de los grandes talones de Aquiles de los televisores planos, más aún si en casos como este donde el panel tiene una profundidad tan reducida.

A pesar de las complicaciones los ingenieros de Samsung han conseguido generación tras generación mejorar la calidad de sonido, diría que incluso al mismo ritmo que hemos visto evolucionar su calidad de imagen.

El Samsung Neo QLED 8K QN900A cuenta con un sofisticado sistema de altavoces repartidos a lo largo y ancho de todo el panel, compuesto por dos grupos de cuatro controladores para medios y graves en la parte inferior trasera, uno en cada extremo de la peana y dos tweeters para agudos.

Además hay dos altavoces en la zona superior y un par más en los laterales hasta conformar un disposición de 6.2.2 canales con una potencia de hasta 80W impulsados por amplificadores clase D.

Como es habitual, es compatible con Dolby 5.1 y Dolby Digital Plus, pero no es capaz de procesar Dolby Atmos o DTS, para los cuales es necesaria una barra de sonido o sistema de procesamiento de sonido externo.

En el caso de optar por una barra de sonido externa de la marca coreana, la función Samsung Q-Symphony permite combinar los altavoces integrados en la pantalla con los de la barra de sonido para mejorar la sensación envolvente.

El nuevo televisor 8K de Samsung para 2021 incluye la mejora sobre la tecnología de sonido que ya vimos (escuchamos más bien) en la pasada generación: Object Tracking Sound (OTS) Pro.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Mediante un algoritmo y el uso de la Inteligencia Artificial el sistema analiza la señal para determinar la zona de la imagen de la que surge el sonido. De esta forma podemos sentir como el sonido se mueve por la imagen siguiendo al objeto o personaje, creando una superficie sonora realmente amplia con efecto tridimensional.

Solo un pequeño inconveniente: el sistema Object Tracking Sound (OTS) Pro hace que el sonido quede algo encapsulado, es decir, queda muy restringido a la zona frontal a la pantalla, lo que provoca que si nos sentamos en los alrededores de la misma se pierda gran parte de ese efecto 3D.

El sonido es limpio y equilibrado, las voces se perciben nítidas y los graves aunque en algunas situaciones se quedan algo cortos, cumplen.

El volumen máximo es ligeramente inferior al modelo anterior, aunque podemos subir a niveles muy altos sin distorsión, por lo que no supone un problema. Además incluye modo amplificado si todavía necesitamos un poco más.

Los Mini LED se notan, y permiten un nuevo salto en calidad de imagen

La gran novedad de la nueva generación de televisores 8K de Samsung para 2021 reside en su nuevo sistema de retroiluminación mediante lo que la marca denomina Mini LED.

Estos MiniLED tienen son hasta 1/40 más pequeños que un luz LED convencional, lo que permite que en una misma superficie sea posible integrar un mayor número de estas pequeñas luces. 

Con ello se consigue un control más preciso de la iluminación mediante un mayor número de zonas de atenuación, lo que se traduce en un negro más intenso, mejores ratios de contraste y un mayor número de detalles en las zonas más oscuras de la imagen.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Aunque Samsung no revela en las especificaciones el número de zonas de atenuación disponibles del sistema FALD (Full Array Local Dimming), en foros especializados se estima que cuenta con hasta 1344 zonas para el modelo de 65 pulgadas, y 1920 zonas para los modelos más grandes de 75 y 85 pulgadas. 

La uniformidad de la luz es excelente, no se aprecian sombras o bandas en ninguna de sus zonas, incluso en el marco exterior o la zona central. 

El sistema de iluminación ha respondido de forma impecable durante los test de atenuación local, mostrando unos negros profundos en toda la pantalla. 

El corte de las bandas negras de formato en las películas es perfecto, y con los subtítulos, el habitual es halo alrededor de las letras se ha minimizado incluso con fondos negro puro, no llega al nivel de un televisor OLED pero no desmerece en absoluto. 

Samsung Neo QLED 8K QN900A

También ha superado con creces las pruebas de ángulos de visión, donde no se aprecian pérdidas de calidad incluso en los ángulos más extremos.

Eso sí, pese a la mejora sustancial en número de zonas de atenuación, todavía está a años luz del control uno a uno que ofrecen los televisores OLED, donde cada pixel produce su propia luz.

Esto se compensa por los altos niveles de brillo que este QN900A puede alcanzar, aspecto en el que los televisores OLED se quedan en fuera de juego. Hasta 3.000 nits en el modelos de 65 pulgadas y 4000 nits para las versiones de 75 y 85 pulgadas.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Obviamente estos son picos puntuales que nada tienen que ver con un uso normal, pero es innegable que a nivel de brillo y reproducción del color blanco es todo un portento, algo que destaca sobre manera con los contenidos en HDR

Utiliza un panel LCD VA de 7680 x 4320 píxeles de resolución con tecnología Ultra Viewing Angle para mejorar las carencias en los ángulos de visión fuera del eje de los paneles VA, además de una nueva capa antirreflejos. 

Ambos funcionan bien realmente bien, sobre todo en lo referente a los reflejos donde el modelo de la anterior generación dejaba mucho que desear como ya comentamos en su análisis hace unos pocos meses.

No es perfecto, pero al menos no se degrada tanto la imagen, ahora es más discreto y los reflejos de las luces directas se focalizan únicamente en un área muy limitada alrededor del punto de incidencia de la luz, no se extienden por gran parte de la pantalla como antes.

Cuenta con diversos modos de imagen y muchas opciones de configuración, aunque sorprendentemente el modo estándar está bastante bien calibrado, algo que no suele ser habitual. 

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Pese a ello, conviene dedicarle un tiempo para afinar ciertos detalles como el balance de blancos o la temperatura de color, y si tenemos acceso a alguna herramienta de calibración profesional, mucho mejor.

Uno de los aspecto que más me ha sorprendido es la impecable reproducción del color, con especial énfasis en las tonalidades de la piel. El televisor nos ofrece un amplio expectro de opciones para adecuar el color a nuestra preferencias, desde los tonalidades más cálidad y suaves, hasta colores fluor más fuertes.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

En mi caso me decanto por los colores más cálidos, y me fijo mucho en la tonalidades de la piel, detesto las caras anaranjadas y para mi es uno de los grandes indicativos de calidad de un televisor, y este Samsung Neo QLED 8K QN900A lo borda, incluso en los contenidos HDR los tonos de piel se muestra naturales y podemos apreciar hasta los más mínimos detalles, una delicia.

Al igual que su predecesor este QN900A incorpora un procesador Neo Quantum 8K aunque severamente actualizado gracias Multi-Intelligence Deep Learning que ofrece un nivel de procesamiento de imágenes mucho superior gracias al uso de hasta hasta 16 redes neuronales que analizan la señal de entrada y las escenas en tiempo real para seleccionar las opciones óptimas de escalado para las imágenes.

Dejando a un lado las señales nativas 8K, donde todavía sigue siendo muy escaso el contenido disponible. Con imágenes 4K el resultado es impresionante, con una ganancia en detalles significativa.

La escena de la entrada en el agujero de gusano y los paisajes espaciales de Interstellar te dejan con la boca abierta, con un negro puro casi perfecto, un brillo desmunal y un nivel de contraste apabullante.

Me encanta cómo consigue inventar detalles en las zonas oscuras, aunque donde realmente consigue hacer magia es como las señales de menor calidad.

Con señales 720p las imágenes se ven fantásticas, con un nivel detalle y contraste sorprendente, incluso con la precaria señal de TDT que tenemos en España el salto es significativo, sobre todo si tenemos teniendo en cuenta la extraordinaria cantidad de píxeles que el televisor tiene que inventarse hasta llenar el enorme panel 8K.

Lo mismo ocurre con las fuentes de mayor calidad, tanto de las plataformas de streaming como desde Blu-ray. El sistema de escalado es, sin lugar a dudas y una vez más, el mejor que puedes encontrar a día de hoy en un Smart TV

Samsung Neo QLED 8K QN900A

En lo que respecta a la temperatura de funcionamiento ronda los 47 grados en la zona central tras un par de horas de uso, no es excesivo, aunque el gran tamaño de la pantalla hace que a la larga se convierta en una foco de calor considerable que incluso se percibe si pasas por delante de la misma.

Si hablamos de consumo su certificación energética G, la más baja disponible, lo dice todo, aunque no creo que esto sea un motivo de preocupación para sus potenciales compradores.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

La media de consumo según la hoja técnica del fabricante es de 255 W con picos de hasta 420 W. En mis mediciones la media por hora siempre fue algo más alta, unos 270 Wh con picos muy puntuales por encima de los 300 Wh.

Todo depende mucho de la configuración de imagen y del tipo de contenido que estemos viendo. Incluso el propio televisor te advierte previamente que activar ciertas funciones puede repercutir de forma negativa en el consumo eléctrico.

Un objeto de deseo para los gamers

A la hora de jugar las sensaciones no decrecen en absoluto, el QN900A cuenta con soporte para 4K@120Hz , VRR (frecuencia de actualización variable), ALLM (modo automático de baja latencia)  y FreeSync Premium Pro (refresco adaptativo), además de los cuatro puertos HDMI 2.1.

La experiencia de juego resultante es sobresaliente, los paisajes de Ghost Of Tsushima desde una PS5 son un auténtico espectáculo visual, con imágenes rebosantes de detalles y un HDR impresionante. 

Samsung Neo QLED 8K QN900A

Si hablamos de latencia, fundamental a la hora de jugar, se mueve por debajo los 10 milisegundos, independientemente de la resolución y opciones de imagen. Un valor ínfimo que permite disfrutar cualquier género con solvencia (y sin excusas).

La nueva barra de juegos permite personalizar la experiencia con un acceso visual y rápido a los ajustes principales, que pueden modificarse o no dependiendo de la fuente conectada, ya sea un PC o consola.

La barra de juegos se inicia de forma automática al detectar la fuente y puede invocarse en cualquier momento manteniendo presionado el botón central del mando a distancia.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

 

La referencia absoluta en televisores LCD

Una vez más estamos ante uno de los mejores Smart TV del mercado y la referencia absoluta en lo que a televisores con tecnología LCD se refiere

Con los Mini LED Samsung sigue evolucionando y mejorando una tecnología consolidada que no parece tocar techo y que sigue mejorando con el tiempo, como los buenos vinos. 

Una evolución bastante continuista en diseño en la que se han pulido ciertos detalles relevantes como la nueva unidad One Connect, más estilizada y fácil de ocultar con el soporte en la parte posterior de la peana, o una nueva cobertura antirreflejos mucho más eficiente que soluciona los problemas de la anterior generación.

Samsung Neo QLED 8K QN900A

En lo técnico, el aumento en las zonas de atenuación gracias a los Mini LED mejora los ratios de contraste y el número de detalles en la zonas oscuras, aunque todo hace prever que todavía hay margen de mejora en este apartado ya que estamos ante la primera generación que hace uso de este nuevo sistema de retroiluminación.

Los cuatro conectores HDMI 2.1, las bajas tasas de latencia y un sistema de sonido notable para estar integrado en una pantalla tan delgadas y estilizada crean un conjunto casi perfecto que no está exento de algún lunar, como la falta de compatibilidad con Dolby Vision, Dolby Atmos o DTS.