Logo Computerhoy.com

¿Son los móviles actuales un formato obsoleto o todavía les queda margen?

Samsung Galaxy S23 y Galaxy S23+, análisis y opinión

Poniendo al primer iPhone como punto de inflexión como primer teléfono inteligente en plantear un formato “smartphone con pantalla táctil” que se mantiene mayoritariamente en la actualidad, el smartphone ha cumplido ya 16 años. ¿Son los móviles actuales un formato obsoleto que ya ha tocado techo o todavía les queda margen de mejora?

Durante todo ese tiempo el formato de los smartphones ha vivido un proceso de revolución y reinvención constante en el que cada nueva generación de móviles dejaba inmediatamente obsoleta a sus antecesores.

Los procesadores para móviles cumplían la Ley de Moore como si fuera una ley divina, las pantallas duplicaban su densidad o su brillo, y los sistemas de carga rápida aumentaban su potencia como si estuvieran alimentados por fusión fría.

Uno, que ya peina canas en esto de la tecnología, recuerda cada presentación de móviles con la ilusión un niño la mañana de Reyes, con mariposas en el estómago, no sé todavía si fruto de los siempre indigestos canapés que componen la dieta básica de la prensa durante estos eventos, o por los nervios de conocer esas características que harían cambiar de forma definitiva la forma en la que usaríamos los móviles en adelante.

Sin embargo, debo decir que llevo un par de años sin sentir esas mariposas en la tripa en las presentaciones de los nuevos móviles…y no, no creo que sea porque los canapés que sirven cada vez sean más “healthy”. ¿Estaremos ante el ocaso de un dispositivo condenado a desaparecer como las radio FM o los Walkman.

¿Crisis económica o falta de ideas?

No puede negarse que, en la actualidad, nos encontramos ante un contexto económico complicado, saliendo (o al menos intentando salir) de una falta de suministros y stock de componentes que se arrastra desde el parón de la pandemia.

Por si nos faltaban emociones, se ha unido una crisis económica que está provocando escenarios inflacionistas en las principales potencias económicas mundiales que está haciendo que las ventas de móviles caigan en picado. La suma de ambos ha hecho que las marcas echen el freno en I+D y reduzcan radicalmente su catálogo de móviles y, sobre todo, sus prestaciones.

Este es uno de los principales motivos por los que los móviles que se están presentando en 2023 son bastante anodinos en cuanto a innovación y prestaciones con respecto a generaciones anteriores, en los que se presentaron móviles de gama media con prestaciones y hardware que compartían con móviles de gama alta.

realme 9 Pro+, análisis y opinión

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, los lanzamientos de los modelos de vanguardia como la gama de los iPhone 14, los Galaxy S23 o los Xiaomi series 13, por citar algunos ejemplos representativos, no tienen ese componente de revolución tecnológica, y se limitan a pulir la experiencia de uso y rendimiento con pequeñas mejoras que ya no justifican el cambio inmediato de terminal hasta bien pasadas dos o tres generaciones.

Todavía hoy me llegan algunas preguntas de lectores habituales, como tú, desde redes sociales o de familiares y amigos sobre si merece la pena cambiar del iPhone 12 o 13 al iPhone 14, o del Galaxy S21 o Galaxy S22 a un Galaxy S23. Salvo casos muy muy puntuales, la respuesta siempre es: “Si te funciona bien, no lo cambies. Espera otra generación más y notarás algún cambio significativo”.

El futuro será plegable o no será

Este contexto de tecnología continuista de los principales actores en telefonía hace que la sensación de haber tocado techo (o de estar muy cerca de él) vaya en aumento. Sin embargo, al igual que Asterix y sus vecinos, hay una aldea de irreductibles que mantienen prendida la chispa tecnológica del I+D: los móviles plegables.

Muchos usuarios opinan que los móviles plegables son dispositivos totalmente innecesarios, entre ellos personajes tan destacados como Carl Pei, el siempre polémico CEO de Nothing.

OPPO Find N2 Flip, análisis y opinión

No obstante, creo que los móviles plegables deben asumir el papel de “gamberros de la tecnología” que antes abanderaban los móviles más top de cada marca, que generación tras generación han ido aburguesándose y perdiendo empuje.

Ya he mencionado en alguna ocasión que en los móviles plegables, en cualquiera de sus formatos, todo está por hacer. Todo es campo. Por eso es el segmento de móviles que debe asumir su papel de laboratorio de pruebas para que las marcas experimenten nuevas propuestas que hagan avanzar a los smartphones hacia otros caminos.

Como supuestamente dijo Einstein, “locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. ¿Tú qué piensas, han entrado los móviles en una vía muerta o todavía les queda mucho por decir?

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Smartphones, Intel, iPhone