Logo Computerhoy.com

El retraso del cohete Ariane 6 obliga a Europa a contratar a SpaceX para poner en órbita sus ultrasecretos satélites Galileo

Foto del redactor Juan Antonio Pascual Estapé

Redactor Colaborador

El retraso del cohete Ariane 6 obliga a Europa a contratar a SpaceX para poner en órbita sus satélites

SpaceX

Foto del redactor Juan Antonio Pascual Estapé

Redactor Colaborador

  • La Agencia Espacial Europea es una compañía líder en la puesta en órbita de satélites.
  • El retraso del nuevo cohete Ariane 6, la ha obligado a contratar a su gran rival SpaceX.

Es una pequeña humillación y un problema de seguridad, pero a la Unión Europea no le ha quedado más remedio que contratar a la SpaceX para poner en órbita cuatro de sus ultrasecretos satélites Galileo.

La Agencia Espacial Europea (ESA) es una potencia en la puesta en órbita de satélites, pero en los últimos años se ha encontrado con dos problemas inesperados: la invasión de Ucrania, y el interminable retraso de su cohete Ariane 6.

Así que no le ha quedado más remedio que contratar a su gran rival SpaceX, al que pagará un 30% más de lo que cobra habitualmente por poner satélites en órbita, para que la UE se encargue de la seguridad de la misión.

Satélites Galileo a bordo del Falcon 9: un problema de seguridad

Los satélites Galileo de la UE son la joya de la corona de la industria espacial europea. Desarrollados con tecnología propia, y secreta, se encargan de gestionar el sistema de posicionamiento Galileo, que ya es más preciso que el GPS.

Para la UE, que estos carísimos satélites que cuestan cientos de millones de euros, con tecnología propia, se lancen desde Estados Unidos, supone un problema de seguridad. Es un país aliado, pero el espionaje industrial no conoce amigos.

Imagen del satélite Galileo

Según informa Politico, vía Ars Technica, la Unión Europea ha acordado con Estados Unidos la puesta en órbita de cuatro satélites Galileo en dos misiones a bordo del Falcon 9 de SpaceX.

La UE va a pagar 90 millones de euros a SpaceX por cada una de las misiones, un 30% más que la tarifa habitual que cobra la compañía de Elon Musk. A cambio, la UE podrá colocar guardias de seguridad en el puerto espacial, así como miembros de la Agencia Espacial Europea en el centro de control.

Si se produjera un accidente, el personal de la ESA tendría prioridad a la hora de recuperar los restos que caigan al suelo.

SpaceX podría estar construyendo una red de satélites espía para el gobierno de Estados Unidos

Es una situación complicada para la UE, aunque no nueva. Hace unos meses también recurrió a SpaceX para poner en órbita el telescopio Euclid, así como otros satélites. Pero no tenían el nivel de seguridad de los satélites Galileo.

La razón de usar a SpaceX en vez de cohetes propios de la UE, se debe a dos causas inesperadas: la invasión de Ucrania, y el retraso de cuatro años del cohete propio Ariane 6.

Con la jubilación del Ariane 5, la Agencia Espacial Europea estaba usando cohetes Soyuz rusos personalizados para sus lanzamientos desde la Guayana francesa. Pero tras romper relaciones con Rusia, los cohetes ya no están disponibles.

La solución deseada por todos era el Ariane 6, el supercohete europeo que se ha ido retrasando por diversos problemas técnicos.

La buena noticia es que ya está casi listo, y supuestamente en verano se harán lanzamientos de prueba. Pero el hecho de que las misiones contratadas con SpaceX estén previstas para final de año, indica que el Ariane 6 no estará listo al menos hasta 2025.

Mientras llega, a la Unión Europea no le ha quedado más remedio que recurrir a SpaceX para lanzar sus ultrasecretos satélites Galileo. Algo parecido le ha pasado a Amazon, que ha tenido que hacer lo mismo para poner en órbita sus satélites que competirán con Starlink, porque Blue Origin no ha llegado a tiempo. Y es que, adaptando el viejo dicho: "Las cosas del espacio, van despacio".

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Unión Europea, Elon Musk