Skip to main content

Año nuevo, tecnología nueva: todas las novedades tecnológicas que llegarán este año

2020 tecnología

Depositphotos

04/01/2020 - 18:40

Con 2019 formando parte del pasado, llega el momento de hacer una previsión de las novedades tecnológicas que serán tendencia en 2020 y marcarán el rumbo del futuro inmediato.

Ya suenan los primeros compases de 2020, y mientras todavía dudamos de nuestro exceso de optimismo al formular los propósitos para el nuevo año, caemos en la cuenta de la cantidad de innovaciones tecnológicas que se esperan de cara a 2020.

Si 2019 ha sido un año interesante por la llegada de numerosas tecnologías y la apuesta arriesgada de los fabricantes por aplicarlas. Me vienen a la mente proyectos casi de ciencia ficción, como los smartphones plegables, la posibilidad de hacer tus compras en Amazon con solo pedírselo a un altavoz inteligente o la posibilidad de atravesar toda Europa con un vehículo eléctrico.

2020 supondrá el afianzamiento definitivo de muchas de las tecnologías que ya despuntaban en 2019 en campos tan populares como la telefonía, inteligencia artificial, el entretenimiento o el coche eléctrico.

Año nuevo, tecnología nueva: todas las novedades tecnológicas que llegarán este año

Redes 5G, en 2020 por fin será una realidad para todos

Año nuevo, tecnología nueva: todas las novedades tecnológicas que llegarán este año

Gettyimages

Tras más de un lustro de “inminente” llegada del 5G, 2020 será el año en el que definitivamente se iniciará el despliegue generalizado de las redes 5G en el mundo.

Si bien es cierto que durante 2019 Vodafone inició el despliegue de redes 5G en zonas muy limitadas en 15 ciudades españolas, no será hasta 2020 cuando el gobierno inicie la migración del llamado Segundo Dividendo Digital.

Este proceso supone la liberación de la banda de frecuencia de los 700 MHz que hasta ahora ocupa la televisión TDT, para así iniciar la subasta de licencias entre las operadoras que lo soliciten e iniciar las emisiones de redes 5G.

Conexión 5G

Eso supondrá que, de cara a mediados o finales de 2020, las redes 5G pasarán a jugar un papel importante en la constante guerra de tarifas de los operadores, que se contagiará a las ventas de móviles que ya cuenten con soporte para este tipo de redes 5G.

En 2019 ya pudimos ver algunos ejemplos de móviles con soporte para redes 5G, algunos de los cuales, como el Huawei Mate 20X 5G o el LG V50 ThinQ 5G tuvimos ocasión de probar en primera persona.

Hasta el momento, la conectividad 5G se había reservado para las gamas más top de cada marca, pero en 2020, con un repunte en la demanda de este tipo de móviles, los fabricantes apostarán por incluir soporte para las redes 5G en los modelos de gama media, y no se descarta que hacia finales de año o principios de 2021 esta tecnología pueda llegar hasta las gamas más bajas.

Independientemente del impacto directo en la telefonía que tendrá la llegada de las redes 5G, esta tecnología supondrá una auténtica revolución a todos los niveles. Algo que muchos expertos han coincidido en equiparar a la invención de la máquina de vapor o de la electricidad.

Escucha"Episodio #7: 5G - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

A pesar de llevar años esperando la llegada de las redes 5G, hasta finales de 2020 o principios de 2021 no se verán los primeros despliegues reales de 5G en ámbitos industriales o de grandes infraestructuras como las ciudades inteligentes, automatización de procesos industriales, etc.

Por fin llegan los móviles plegables

Samsung Galaxy Fold

En 2019 se mostraron los primeros smartphones plegables como la revolución que cambiaría el concepto de teléfono móvil y la forma en la que se usa.

Aunque el tiempo y los lanzamientos fallidos demostraron que se trata de una tecnología que todavía necesita ser pulida, ya tenemos oficialmente en el mercado el primer smartphone con pantalla plegable y varios proyectos a punto de salir al mercado.

Samsung, con su Galaxy Fold ha sido quien más se ha jugado en su aventura de los móviles con pantallas plegables y, de hecho, ha sabido sortear los problemas que surgieron con su pantalla reponiéndose a tiempo para llegar al mercado como el primer móvil con pantalla plegable a la venta en 2019 y, de cara a 2020, ya prepara su segunda versión de este modelo con algunas mejoras añadidas.

Huawei Mate X

Huawei fue otro de los fabricantes que apostó por esta tecnología con su Huawei Mate X, que finalmente no se puso a la venta en Europa durante 2019 y se espera que sí lo haga durante 2020.

Otros fabricantes como Motorola o Xiaomi también han mostrado interés por este tipo de smartphones. Mientras que Xiaomi lleva su proyecto casi en secreto y solo se ha dejado entrever un smartphone plegable de tipo libro, al estilo de los presentados por Samsung y Huawei, Motorola apuesta por un formato más innovador y con un toque retro que nos devuelve a los móviles tipo concha para el Motorola Razr 2020 que pudimos probar durante su presentación.

Opinión Motorola Razr 2020

Si bien es cierto que 2020 será un año en el que los fabricantes presentarán proyectos interesantes en el ámbito de los smartphones plegables, es más que probable que ninguna de estas propuestas llegue a convertirse en móviles superventas por el elevado precio que implica el desarrollo de una nueva tecnología tan compleja como esta.

No obstante, controlar el proceso de fabricación e implantación de estas pantallas flexibles abrirán la puerta a otros usos en el futuro, y contribuirán a que, tal vez en 2021 o 2022, todos llevemos un smartphone con pantalla plegable en el bolsillo.

En 2020, el OLED será el rey

Año nuevo, tecnología nueva: todas las novedades tecnológicas que llegarán este año

Gettyimages

Si hablamos de smartphones y dispositivos con pantallas flexibles no podemos dejar de hablar de la tecnología que hace posible ese milagro de la ingeniería: el OLED.

Con una tecnología LCD dando claras muestras de agotamiento, el OLED se muestra como la tecnología de pantalla capaz de ofrecer respuesta a todos los retos del futuro, al menos hasta que terminen de desarrollarse otras tecnologías como el microLED.

La tecnología OLED afronta 2020 en su momento más dulce en aspectos tan importantes como el coste de producción o la mejora en sus prestaciones.

Escucha"Episodio #3: OLED - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

No tenemos más que fijarnos como, en el terreno de los televisores, las pantallas OLED han copado las gamas altas de los fabricantes manteniendo el nivel de precios de las pantallas LCD LED a las que sustituían.

Este es un claro indicio del impacto que tiene la optimización de los procesos de fabricación de los paneles OLED y el aumento de la demanda en el precio final del producto, haciéndolo mucho más asequible. Esta tendencia también la hemos visto en los smartphones, ya que cada vez más modelos apuestan por pantallas OLED en lugar de usar LCD.

Philips OLED+ 934, análisis y opinión

Este incremento en el uso del OLED también se debe a la mejora en sus prestaciones. Volviendo al terreno de los televisores, ya empiezan a llegar al mercado los primeros modelos de televisores OLED 8K y su desarrollo ha contribuido a la mejora en la calidad y fiabilidad de las pantallas, mejorando el rendimiento y el brillo.

La posibilidad de integrar un sensor de huellas bajo la pantalla, el bajo consumo de energía o su flexibilidad son algunos de los factores que han hecho que la industria de la telefonía se postre a los pies de la tecnología OLED. Una tendencia que vivirá su máximo apogeo en 2020 donde se espera que esta tecnología arrase entre la mayoría de dispositivos de gama media y alta.

El desembarco de las pantallas OLED en 2020 no solo se limita a los televisores o a los smartphones. Monitores y portátiles serán los otros grandes beneficiarios de la tecnología OLED y veremos cómo se multiplican los portátiles con varias pantallas integradas, como ya incluyen los Asus ZenBook Pro Duo o el HP Omen X 2S, que aprovechan el bajo consumo de este tipo de pantallas y su fiabilidad en los colores para ofrecer un espacio de trabajo ampliado.

Nueva generación de consolas de videojuegos

Año nuevo, tecnología nueva: todas las novedades tecnológicas que llegarán este año

Gettyimages

En 2013 y con perfecta sincronía, se renovaban las dos principales plataformas de videojuegos, con PlayStation 4 por parte de Sony y Xbox One por parte de Microsoft.

Siete años más tarde, ambas plataformas coinciden de forma casi milimétrica en las fechas de presentación de la nueva generación de sus consolas. Con esto se pone fin a una de las generaciones más longevas, por mucho que a algunos se les haya podido hacer corto.

Navidad de 2020 parece ser el objetivo de ambas plataformas, por lo que se espera que tanto Microsoft como Sony presenten sus consolas entre el tercer y cuarto trimestre del año, con la suficiente antelación como para asegurar su llegada al mercado antes de la campaña navideña.

La ejecución de juegos en resoluciones 8K y una mejora generalizada en el rendimiento de su hardware parecen ser los argumentos para su renovación, algo a lo que se han visto obligadas ante la acuciante presión del repunte en que está viviendo el PC como plataforma gaming.

PS5

Por suerte para los actuales propietarios de una de estas consolas, ambos fabricantes han expresado su disposición a la retrocompatibilidad, por lo que se espera que puedan usarse los juegos de los usuarios han ido comprando durante estos años en la nueva plataforma.

Sagas tan emblemáticas como BioShock, Spider-Man o HALO Infinite ya han confirmado su soporte a la nueva generación de consolas, por lo que se espera que el estreno en el mercado de la nueva generación de consolas vendrá acompañado de una importante biblioteca de nuevos títulos bajo el brazo.

Juegos en streaming: Google Stadia solo es la primera piedra

Análisis Google Stadia

La idea de poder jugar en distintos dispositivos a los mismos juegos es un concepto con el que, desde hace ya algunos años, han estado coqueteando las principales empresas del sector. 2020 será la prueba de fuego para comprobar si las plataformas de juego en streaming se consolidan o no son más que un fiasco.

De alguna forma ese ha sido el germen de iniciativas como Xbox Game Pass o PlayStation Now, aunque al final han quedado en algo así como un repositorio en el que comprar y almacenar juegos en la nube para instalarlos cuando quieras.

Sin embargo, las plataformas de juego en streaming proponen otro punto de vista con respecto a los juegos ya que se desvinculan del dispositivo. No es necesario contar con una consola o un ordenador ya que el juego realmente se ejecuta en un servidor en la nube y no en el dispositivo.

El avance en las redes de fibra óptica y las técnicas de computación en la nube y streaming de contenidos han situado a 2020 como el año clave para determinar la viabilidad de proyectos como Google Stadia o de Start fruto de la colaboración de Nvidia y Tencent que llegará a lo largo de 2020.

Las primeras unidades de prueba de Google Stadia llegaron a finales de 2019 y pudimos probar la experiencia de juego. Esto nos sirvió para afirmarnos en nuestra opinión de que a las plataformas de juego en streaming todavía les queda mucho trabajo por hacer y que 2020 será clave para ver movimientos importantes en esta tecnología que podría cambiar para siempre el panorama de la industria del gaming.

Inteligencia artificial y IoT: bajando del Cloud Computing al Edge Computing

Amazon Echo Show 5

La inteligencia artificial ya no nos parece un concepto propio de las películas de ciencia ficción ya que nos hemos habituado a interactuar con ella en varios ámbitos.

No obstante, el desarrollo y la evolución de estos agentes de inteligencia artificial ha marcado una clara tendencia de “bajar” la inteligencia artificial de los servidores en la nube a los propios dispositivos que la usan, pasando del “Cloud Computing” al “Edge Computing”.

Escucha"Episodio #36: Nube - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

Google se avanzaba a esta tendencia con su pequeño altavoz portátil Nest Mini, integrando un pequeño procesador que le sirve para impulsar los procesos de inteligencia artificial a nivel local. Es decir, sin necesidad de tener que enviar cada operación a un servidor externo para tomar una decisión, de forma que los agentes de inteligencia artificial, en este caso un asistente por voz, ya no dependen de una conexión a Internet constante para hacer su trabajo, pudiendo hacer algunas de esas tareas de forma local.

Este concepto lleva un par de años aplicándose en el ámbito de los smartphones, integrando unidades de procesamiento neuronal (NPU por las siglas de Neural Processor Unit) encargadas de gestionar toda la información relacionada con los procesos de inteligencia artificial.

Procesador Inteligencia Artificial NPU

Durante 2020, con la explosión de conectividad que supondrá la llegada de las redes 5G, se espera que los dispositivos del Internet de las Cosas ubicados dentro del hogar se multipliquen a un ritmo frenético.

Sin embargo, a pesar de la mejora en la conectividad, muchos de estos dispositivos optimizarán sus prestaciones procesando las respuestas de los asistentes por voz, de reconocimiento visual (detección de movimiento, reconocimiento facial, etc.) en el mismo dispositivo, dejando de depender de la disponibilidad de una red para funcionar.

De forma paralela, el ecosistema de hogar conectado por fin se regulará bajo un mismo estándar ya que compañías como Apple, Google, Amazon y otras empresas que forman parte de la Zigbee Alliance que se encarga de este protocolo de conexión de IoT, se han unido para establecer un “idioma” común para los dispositivos IoT que llegará a finales de 2020.

Este nuevo protocolo estará basado en la conectividad IP y ofrecerá mayores garantías de seguridad para todos los dispositivos del hogar. De esta forma, se mejorará la conectividad entre los distintos dispositivos del hogar conectado, simplificando la integración de nuevos dispositivos a los escenarios ya creados.

Transición al coche eléctrico: 2020 será un punto de no retorno en su despliegue

Año nuevo, tecnología nueva: todas las novedades tecnológicas que llegarán este año

Gettyimages

La industria automovilística parece haber entendido que el futuro del sector pasa por el coche eléctrico. Durante todo 2019 los principales fabricantes han dado sobradas muestras de su cambio de modelo hacia la electrificación del parque automovilístico.

Más allá de los retos que suponen el cambio en un modelo productivo que lleva más de 100 años instaurado, la industria del automóvil se enfrenta a un serio problema que durante 2020 debe iniciar su resolución: las infraestructuras de carga para esto vehículos eléctricos.

Año nuevo, tecnología nueva: todas las novedades tecnológicas que llegarán este año

Gettyimages

De poco sirve que las principales marcas hayan anunciado más de una docena de nuevos modelos de vehículos 100% eléctricos, como los ID de Volkswagen, los nuevos Honda E o las propuestas de Mercedes con su EQA, si luego los conductores de estos vehículos cuentan con un número insuficiente de puntos de carga o lo que hay no cubren unas necesidades razonables en cuanto a tiempos de carga.

La solución no solo viene por parte de la reconversión de la industria del automovilismo, sino que debe venir acompañada de un cambio en la industria de los carburantes. Compañías como Repsol ya han anunciado algunos planes de reconversión hacia el modelo eléctrico que empezarán a tomar forma en 2020 y se suman a las estrategias de otras compañías como Shell.

El inicio de esa reconversión de las gasolineras en electrolineras será una de las claves para que 2020 sea un punto de no retorno hacia la electrificación del parque automovilístico y, sin duda, marcará un hito tecnológico imprescindible para el desarrollo de tecnologías derivadas como las de carga rápida, las que mejoren la autonomía de las baterías o los desarrollos que permitan posicionar puntos de carga de forma más eficiente y sencilla para el usuario.

Exclusiva Upday